x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

‘Sicilia paseada’, de Vincenzo Consolo

  • Este libro es un bonito resumen de la isla no sólo para los amantes de Italia, sino para los amantes de los viajes, de las notas reflexivas, de la buena prosa
  • Gran parte de los mitos continentales —y universales— tienen su referencia expansiva en la Trinacria, antiguo nombre de la región

Juan Carlos Abril
Publicada el 13/05/2016 a las 06:00 Actualizada el 12/05/2016 a las 21:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Portada de 'Sicilia paseada' por Vincenzo Consolo.

Portada de 'Sicilia paseada' por Vincenzo Consolo.

Sicilia paseada
Vincenzo Consolo

Traspiés
Granada

2016

Sicilia paseada
Vincenzo Consolo (1933-2012) es un autor relativamente poco conocido en España, si bien existen obras suyas traducidas principalmente desde los años noventa. Miguel Ángel Cuevas, profesor de italiano en la Universidad de Sevilla, nos ofrece una excelente edición, amena y rigurosa al mismo tiempo, y con una serie de notas que hacen que la lectura se convierta en algo más, pues las opciones que se abren son inmensas.


Sicilia paseada es un magnífico librito de apenas 90 páginas. Escrito con una prosa de calidad excepcional, a veces la brevedad se agradece hasta el punto de que este tipo de opúsculos son los que más se leen, por la comodidad de una edición coqueta y pulcra, pero también por lo atractivo del tema. Efectivamente, Sicilia está de moda. Lo está posiblemente desde finales del siglo XIII, cuando se inició el dominio de la isla por los aragoneses. Cuando éstos llegaron, sin embargo, no eran pocos los estratos que ya se habían acumulado desde la Antigüedad remota, sin olvidar la posterior Sicilia barroca: "Sin embargo el barroco no fue solamente el fruto de una coincidencia histórica. Ese estilo fantasioso y abigarrado, retorcido y abundoso es, en la Sicilia de los continuos terremotos naturales, de los infinitos vuelcos históricos, del riesgo cotidiano de la pérdida de la identidad, como una exigencia del alma contra el extravío de la soledad, de lo indistinto, del desierto, contra el vértigo de la nada" (p. 33-34).

El paseo se realiza en sentido inverso de las agujas del reloj y tiene un carácter eminentemente cultural desde un punto de vista antropológico, ya que la antropología filosófica que entronca con La rama dorada de Frazer posee aquí un alto valor: gran parte de los mitos continentales —y universales— tienen su referencia expansiva en la Trinacria, antiguo nombre de la isla. Los mitos que transcurren en ella son innumerables. No muy lejos del municipio de Piazza Armerina, hacia el centro de la isla, donde se halla la capilla Sixtina de los mosaicos, la villa romana del Casale, una joven bella, Perséfone, estaba recogiendo flores cuando Hades emergió del mismo infierno para raptarla. Tras su desaparición, Deméter, su madre, paralizó la vida y Zeus obligó a Hades a devolverla. Ahí comenzó el mito. Si la joven había comido algunos granos de la granada, ya no podría volver, y así fue, no se sabe bien si porque no quería volver o porque la engañaron, pero el caso es que al final tuvieron que llegar a un acuerdo —así nacieron las estaciones, cumpliendo con los ciclos vegetales— para pasar unos meses en el infierno con su marido, y otros con su madre, en la Tierra. En Sicilia, no está mal recordarlo, se encontraba una de las puertas de entrada al infierno, y la bibliografía acerca del azufre viene de perlas, como de hecho Vincenzo Consolo anota convenientemente (p. 57-60).

Pero qué decir de los extraordinarios apuntes sobre la pesca del atún (p. 79-83): "Se podría repasar la entera civilización mediterránea gracias a la historia de la pesca del atún, así como mediante la historia del comercio de púrpuras y vidrio, de cereales, de aceites, de quesos, de cueros y de lanas, de ceras y de especias; una historia de paz, contrafigura cotidiana y serena de la historia de violencias y de guerras, una historia de intercambio de bienes, de cultura, de apertura de emporios, de migraciones de gentes de un país a otro, de fundaciones de nuevas ciudades" (p. 80-81). Páginas sobre el atún que además nos traen a la mente la espectacular secuencia, a modo de documental, inserta en Stromboli, tierra de Dios (1950), de Roberto Rossellini. O la cultura de la miel y la abeja (p. 22-26), o el repaso a los escritores y poetas allí nacidos, a través de sus textos emblemáticos, como por Luigi Pirandello, Salvatore Quasimodo o Leonardo Sciascia, entre otros.

Este librito es una delicia en todos los sentidos y nos falta espacio para recomendarlo. Nos falta espacio para abarcar todos los temas y las sugerencias, la riqueza que desborda. Decía Goethe que hacían falta varias vidas para conocer Sicilia (p. 61). En cualquier caso este libro es un bonito resumen no sólo para los amantes de Italia, y Sicilia en concreto, sino en general para los amantes de los viajes, de las notas reflexivas, de la buena prosa de estirpe borgiana.

*Juan Carlos Abril es poeta y profesor de literatura.


Volver a Los diablos azules

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • Rollon Rollon 13/05/16 09:22

    Artículo breve, conciso y sugerente para adentrarse en las notas reflexivas de una prosa de estirpe borgiana. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.