x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

‘La maniobra de la tortuga’, de Benito Olmo

  • El autor viene a completar la tradición negra de Cádiz, iniciada por nombres como Ramón Solís o Ángel Torres Quesada, con una novela que cumple todas las reglas del género
  • Se trata un thriller de reglamento, a la manera de como los quería Dashiell Hammet, en la medida en que la intriga desvelaba un trasfondo corrupto

Juan José Téllez
Publicada el 16/09/2016 a las 06:00 Actualizada el 15/09/2016 a las 20:36
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

'La maniobra de la tortuga', de Benito Olmo.

'La maniobra de la tortuga', de Benito Olmo.

La maniobra de la tortuga
Benito Olmo

Suma
Madrid

2016

La maniobra de la tortuga
La salada claridad de Cádiz convive desde antiguo con una vibrante serie negra cuyo primer testimonio impreso quizá fuera el de Ramón Solís en su novela El alijo, una trepidante aventura de narcotráfico desde las costas del Estrecho al Madrid de los años setenta: claro que Ángel del Pozo trasladaría la adaptación de esta road movie a las rías de Huelva. Ángel Torres Quesada con Sombras en la eternidad, ganadora de la Semana Negra de Gijón o el mismísimo Fernando Quiñones con un intenso aunque breve thriller sureño titulado Vueltas sin fecha, en torno al narcotráfico, convivieron en los escaparates con la saga de David Serafín-Ian Michael, en torno a la transición española, uno de cuyos títulos fue Incidente en la bahía, que giraba en torno a la posibilidad de que un grupo ultra se refugiase en la Santa Cueva gaditana bajo la coartada de acudir a la Oración Nocturna.


Quizá sea Rafael Marín Trechera el autor gaditano que más ha recreado el espíritu de la novela negra en dicho entorno. Desde su primera novela corta, Nunca digas buenas noches a un extraño, publicada por Nueva Dimensión cuando morían los setenta, a su saga en torno a Torre, un olvidadizo investigador que aparece en títulos como Detective sin licencia o Los espejos turbios, por no hablar de su inquietante recreación carnavalesca de La ciudad enmascarada, en una atmósfera que Paco S. Sampalo retomaría en La maldición de los duros antiguos.

También respiran una atmósfera decididamente negra las tres primeras novelas, tan distintas entre sí, de Óscar Lobato: Cazadores de humo, Centaurae y La fuerza y el viento, mucho más que una trepidante aventura de piratas contemporáneos. Hay mucho más, claro es, desde el gaditano Félix BayónAdosados, Un hombre de provecho, De un mal golpe, ambientada en la Marbella de Jesús Gil— a Montero GlezManteca colorá o Pistola y cuchillo, en la que lleva al mismísimo Camarón al microcosmos de las galleras—, pasando por Carmen Moreno, la intriga intimista de Daniel Heredia en La sombra vencida y algunos relatos de José Manuel Benítez Ariza, Felipe Benítez Reyes, Enrique Montiel o de su hijo Enrique Montiel de Arnáiz, así como Manuel Jesús Ruiz Torres.

Ahora, Benito Olmo (Cádiz, 1980) viene a cerrar ese círculo negro bajo la luminosa Cádiz con una trepidante novela titulada La maniobra de la tortuga (Suma, 2016) que cumple con todas las reglas del género, desde la verosimilitud a la solución racional del enigma central y de las historias transversales que cruzan su argumento. Olmo confirma las buenas maneras apuntadas en sus anteriores títulos, Caraballo (2007) y especialmente Mil cosas que no te dije antes de perderte (2011).

La maniobra de la tortuga es un thriller de reglamento, a la manera de como los quería Dashiell Hammet, en la medida en que la intriga desvelaba un trasfondo corrupto. Los crímenes evidentes denunciaban otros crímenes disimulados, los de una democracia manifiestamente mejorable y un poder empeñado en erigirse juez y parte de la historia. Olmo elige, además, para conducir su narración a un investigador hard-boiled, decadente y de vuelta, aunque en su caso es agente de policía, un oficio al que el autor de El halcón maltés nunca concedió protagonismo alguno. Más allá del asesinato de una joven inmigrante, Olmo construye un alegato contra la violencia machista, pero también contra la violencia de un sistema cuyo patriarcado a menudo permanece impune de todas sus fechorías.

Una novela bien escrita, con la precisión de una storyboard, pero con un saludable equilibrio entre el cuidado léxico y el de la acción propiamente dicha. Desde la Punta de San Felipe a la Zona Franca, desde la calle Plocia al paseo marítimo de Puerto Real, los personajes de su trama van tejiendo una sólida red de ficciones con un indudable pálpito de realidad. En ese sentido, el autor asume al pie de la letra el célebre decálogo de otro de los maestros del género, Raymond Chandler, que pasaba por la verosimilitud de la historia y del desenlace, la precisión que no admite errores técnicos en cuanto al asesinato y la investigación; el realismo, la consistencia de la historia que sostiene el misterio, la sencillez –que no simpleza— de su estructura narrativa, la sorpresa que encierre la solución del caso, la coherencia, la concreción en torno a un enigma al alcance de la mano, el acto de justicia que no tiene que venir necesariamente de la justicia y, algo mucho más ambiguo, la honestidad respecto al lector, evitando las trampas inútiles. A rajatabla sigue Olmo esa hoja de ruta: la alta sociedad se entremezcla con la humilde con la comisaría de policía como único puente entre ambos universos.

Prostíbulos, hospitales, bares de mala muerte, frente a una reflexión constante en torno a la legitimidad de la Ley del Talión frente a la aparente indolencia o sumisión del poder policial o judicial. Mickey Spillane lo habría resuelto con el habitual arrebato fascistoide de sus personajes. Olmo, en este caso, prefiere las tradiciones patrias, más progresistas aunque también estremecedoras, cuyas pistas conducen hacia Andreu Martín o Juan Madrid, por poner un par de buenos ejemplos: la mala conciencia y el buen oficio del inspector Manuel Banquietti, la memoria y la intuición de un final feliz que ningún personaje espera, plantean un retrato a vuelapluma de una España que, desde hace años y al margen de la reedición de algunas utopías razonables, respira rabia, resignación o, en cualquier caso, impotencia.

Algún mínimo error en la secuencia temporal que inicia cada capítulo y que habrá de ser corregido en futuras ediciones aparece como el único pero en esta novela resuelta con la misma solvencia con que un huelebraguetas de los de antaño entregaba el informe de sus investigaciones a un cliente escéptico. En este caso, este último abriría el sobre y miraría su contenido con un cierto temor, el de que no iba a gustarle lo que iba a ver pero que, como cantara Joan Manuel Serrat, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio. De ahí, el miedo al otro, el complejo de superioridad, la ambición y el desprecio. Las cuidadas páginas de La maniobra de la tortuga salpican más asco que sangre. Ya espero la segunda entrega de la serie contemplando, en la portada del libro, tres casquillos de bala sobre la blanca catedral de Cádiz, teñida ahora de un apropiado gris.

*Juan José Téllez es escritor. Su último libro es Paco de Lucía. El hijo de la portuguesa (Planeta, 2015).

Volver a Los diablos azules

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • Sancho Sancho 20/09/16 23:21

    Gracias, me voy volando a por el libro para saber moverme en la actualidad de un país que apesta más cada día...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.