x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Club de lectura

‘Retrato en sepia’, de Isabel Allende

  • La autora chilena continúa en esta novela la saga familiar iniciada en Hija de la fortuna y que se desarrolla a lo largo de 130 años
  • El club de lectura Mardeleva de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) ha abordado la historia de Paulina del Valle, enmarcada en la Guerra del Pacífico

Ifigenia Bueno
Publicada el 07/10/2016 a las 06:00
'Retrato en sepia', de Isabel Allende.

'Retrato en sepia', de Isabel Allende.

Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.

Cuando leímos Retrato en sepia, de Isabel Allende en el club de lectura Mardeleva de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), nos dimos cuenta que este libro era una continuación de Hija de la fortuna, incluso con ciertos guiños en algunos personajes con La casa de los espíritus, pero cada uno puede ser leído independientemente en cualquier orden. Una saga familiar que va a abarcar unos 130 años.

Retrato en sepia
Isabel Allende
Debolsillo
Madrid
2009

Retrato en sepia
Una novela narrada por la protagonista, una joven, Aurora del Valle, que durante toda su vida sufre unas pesadillas terribles, además de pasar por un fracaso matrimonial. Criada por su ambiciosa abuela paterna, Paulina del Valle, crece en un ambiente privilegiado de la ciudad de San Francisco. Recibe una educación libre de prejuicios, muy distinta de la opresora que en ese momento recibían las mujeres. Cuando descubre la traición de su marido, que le es infiel con su cuñada, decide explorar el misterio de su pasado, sus orígenes y para poder encontrarse consigo misma y emprender una nueva vida con su nuevo amor en otro lugar, pero para ello necesita desterrar su pasado tirando del hilo tenue de la memoria. Encuentra explicación a sus traumas infantiles tras reencontrarse con su abuela materna a la que no veía desde hace 25 años. En una serie de conversaciones va recomponiendo las piezas del puzzle de su vida, de la que ha borrado los primeros cinco años, el retrato en sepia sepultado bajo el silencio.

Isabel Allende sabe fabular como nadie con los personajes, con los que juega y entremezcla las historias reales con la ficción que se van tejiendo y fundiendo para engendrar unos personajes ya míticos con un halo de magia especial. Como telón de fondo, la segunda mitad del siglo XIX (entre 1862 y 1910) y la Guerra del Pacífico, enfrentamiento entre Chile con con Perú y en el que Bolivia pierde su salida al mar. La novela retrata también la realidad de San Francisco a finales de ese mismo siglo y su barrio chino, donde están los orígenes de Aurora. Un periodo histórico muy bien contextualizado y con el que Isabel Allende manifiesta su actitud pacifista, mostrando el horror de la guerra, lo absurda, inútil y sanguinaria que fue.

Todos los personajes están bien trazados, pero Isabel Allende, feminista convencida, retrata de manera sublime a la mujer, de ahí que Aurora sea una mujer inconformista que lucha por su independencia y por sus ideas. Uno de los personajes que más nos ha llamado la atención ha sido Paulina del Valle, una mujer fuerte que sabe labrarse un porvenir desde su cama florentina, que es capaz de hacer negocios desde San Francisco con Chile y Perú sin saber de economía, comercializando azúcar, harina, frutas y vino. Esta gran fortuna le va a permitir llevar una jubilación plena acompañada por su fiel mayordomo Wiliams, al que hace su esposo y que la acompaña hasta sus últimos días.

Con gran maestría mezcla el tiempo presente con diálogos y el tiempo pasado con descripciones muy meticulosas. Con un estilo directo y sencillo, sin rebuscamientos en la escritura ni exageraciones estilísticas, pero no carente de un rico lenguaje que provoca en el lector imágenes muy sugerentes. Con un ritmo constante, te atrapa desde sus inicios, haciéndote disfrutar de cada página, aunque se avance por silencios, silencios que hablan por sí solos hasta ir descubriendo los secretos poco a poco, desenredando líos familiares hasta finalmente resolver los sueños que atormentan a Aurora.

También la recomendamos por lo que nos enseña de memoria histórica, de cómo tenemos que conocer el pasado para desde el presente encaminarnos al futuro, conociendo los errores para no repetirlos.

Volver a Los diablos azules

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión