x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los libros

'El irresistible encanto de la interioridad', de Pilar Carrera

Publicada el 30/12/2016 a las 06:00
Portada de 'El irresistible encanto de la interioridad: cine y literatura', de Pilar Carrera.

Portada de 'El irresistible encanto de la interioridad: cine y literatura', de Pilar Carrera.

El irresistible encanto de la interioridad: cine y literatura
Pilar Carrera
Biblioteca Nueva
Madrid
2016

Portada de El irresistible encanto de la interioridad: cine y literatura, de Pilar Carrera.Desde que muchos intelectuales abordaran el invento del cine, hace algo más de un siglo, como un espectáculo de barraca de feria, las reflexiones sobre esta manifestación artística no han dejado de inspirar libros y más libros. Por cierto, entre aquellos que despreciaron el valor del cine se hallaban muchos escritores de la española Generación del 98, aunque algunos de ellos, como el longevo Azorín se reconciliaran más tarde con la pantalla. Desde biografías sofisticadas de actores destinadas a un público popular hasta los exhaustivos análisis universitarios sobre teorías del cinematógrafo, pasando por obras sobre la técnica y la forma de producir una película, la bibliografía sobre el cine es infinitamente variada y, sin lugar a dudas, resulta interminable. De hecho, la variedad del cine y la posibilidad de múltiples aproximaciones han llevado a periodistas, profesores, críticos e incluso sencillos aficionados a aventurarse a dar su opinión en forma de libro. No obstante, siempre restan esquinas oscuras o poco iluminadas como terreno para los especialistas y en esos resquicios entran autoras como Pilar Carrera.

Profesora de Teoría de la Comunicación y Cine Documental en la Universidad Carlos III, de Madrid, Pilar Carrera ya cuenta en su trayectoria con obras sobre directores tan heterodoxos e interesantes como el ruso Andrei Tarkovsky o el finlandés Aki Kaurismäki o con ensayos de ámbito universitario, como Teoría de la comunicación mediática (Tirant lo Blanch, 2008). Ahora, en su última obra, esta profesora universitaria analiza a cineastas que se sitúan en los márgenes más periféricos y rupturistas, como el ya citado Kaurismäki o nombres como el ruso Serguei Parajanov o el norteamericano Michael Cimino; o bien a realizadores que combinaron la experimentación con éxitos de premios y público como puedan ser Luis Buñuel o Werner Herzog. Escrito para un lector especializado, el libro de Pilar Carrera está lleno de referencias a otros artistas de diversos campos (Walter Benjamin, Bertolt Brecht, Fiodor Dostoievski, Led Zappelin…) en un alarde de erudición y en un intento de ampliar los, en ocasiones, estrechos límites de la crítica cinematográfica.

Como señala el profesor y poeta Jenaro Talens en el prólogo, “lo que define fundamentalmente la mirada de Pilar Carrera es su voluntario nomadismo por los caminos del discurso, huyendo siempre del encasillamiento de lo especializado a que suele someterse el estudio en el mundo académico”. De hecho, junto a su enfoque innegable de libro académico, la autora transmite una pasión intelectual y emotiva por el cine, fruto precisamente de esa mirada nómada. No en vano, y a modo de ejemplo, muestra su admiración por un genio al recordar que vio siete veces seguidas, en su época de estudiante, el Othello de Orson Welles.

Y por encima de todo, más allá de todas sus reflexiones de teórica de la comunicación, Pilar Carrera apunta al cine como aventura, como viaje interior, como experiencia intimista. Así lo define al hablar de Herzog, uno de los cineastas que más admira. “No pide” escribe la autora, “ni la adhesión del corazón ni la de la razón. Herzog nos trae en plena era de Internet, novedades de lugares lejanos, físicos o espirituales, igual que los viajeros de tiempos antiguos, historias sorprendentes y maravillosas, o inauditas, historias contadas de nuevo e imaginadas (hechas imagen) de nuevo”. ¿No fue acaso el mismo impulso el que empujó a los hermanos Lumiére? ¿No fueron gestos de asombro los que iluminaron los rostros de los primeros espectadores de cine? ¿No ha sido siempre el ansía de explorar otros mundos interiores y exteriores lo que ha hecho crecer el cine como un arte?

*Miguel Ángel Villena es periodista de infoLibre y editor de tintaLibre
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión