X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

En la muerte de un poeta

  • Dicen que la escritura tiene un singular efecto catártico, espero, tras la muerte de Derek Walcott, que también lo tenga balsámico
  • Con mi ejemplar bajo el brazo llamé a su puerta; no solo me invitó amablemente a pasar, sino que acabamos cenando juntos tortilla de patata 

José Antonio Gurpegui Publicada 24/03/2017 a las 06:00 Actualizada 24/03/2017 a las 13:06    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

El poeta Dereck Walcott, en una imagen de archivo tomada en Costa Rica en 2012.

El poeta Derek Walcott, en una imagen de archivo tomada en Costa Rica en 2012.

EFE
Ha muerto el poeta Derek Walcott, el autor de Omeros (1990), y me siento triste por mí y por la poesía. Dicen que la escritura tiene un singular efecto catártico, espero que también lo tenga balsámico… o que al menos lo tengan los recuerdos. Sin duda se publicarán estos días multitud de artículos de contenido académico, pero tal vez no tantos glosando la vida personal de un hombre con una humanidad tan grande como su obra escrita. Tal vez alguna que otra anécdota sirva para ilustrar la semblanza de Walcott.

Lo conocí tras la publicación de su magna epopeya del Caribe. Un amigo, a quien había comentado que la obra me había impresionado, me dijo que el autor vivía en Boston, donde yo me encontraba aquel año, no lejos de su casa. Con mi ejemplar bajo el brazo llamé a su puerta no sé muy bien por qué ni para qué; simplemente quería conocerlo. No solo me invitó amablemente a pasar, sino que acabamos cenando juntos una tortilla de patata en su cocina y hablando de poesía española. Conocía muy bien la obra de García Lorca, a quien consideraba no solo el mejor poeta español del siglo XX, sino uno de los tres o cuatro poetas referenciales de ese siglo (años más tarde, en un evento académico conjunto en Canarias, lo mencioné al hablar de sus gustos literarios y puntualizó diciendo que también debía incluir a Cernuda). Comenzó entonces una amistad que se solidificó con el paso del tiempo.

Tras la concesión del Premio Nobel, la Universidad de Alcalá le otorgó un Doctorado Honoris Causa y, aprovechando la circunstancia, viajamos durante un par de semanas por España. Tenía especial interés en conocer Granada, a donde volvería en un par de ocasiones más, y le pareció una de las ciudades más hermosas que había conocido. Entendía los homenajes y parabienes que le dispensaban como parte del tributo que debía pagar por su popularidad, pero cuando realmente se encontraba cómodo y revelaba su personalidad, su carácter divertido, era cuando se encontraba en la intimidad, en compañía de escritores y artistas. Entonces cualquier excusa era buena para la broma y la risa. Recuerdo una irrepetible cena en Granada, a donde habíamos ido con motivo de un festival de poesía; también participaba Luis García Montero y le acompañaba Almudena Grandes. Derek, como siempre hacía, comenzó a bromear con Almudena, yo le dije que era la compañera de García Montero, entonces él le miró y dijo con aspecto circunspecto y evidente ironía: “Pero yo soy Premio Nobel”. Las carcajadas en nuestra mesa acallaron al resto de comensales; ni que decir tiene que Sigrid, su inseparable compañera los últimos treinta años, estaba presente en la mesa.



En aquellas mismas fechas se celebraba en la ciudad de La Alhambra un homenaje a los represaliados del franquismo; los organizadores preguntaron si era posible que participara en el acto. ¡Por supuesto que estaba dispuesto a hacerlo! Su único temor era que los anfitriones del evento poético se incomodaran por tal hecho. Cuando quedó claro que no tenían impedimento alguno no solo participó, sino que abrió el acto y, tal como dijo, aquel fue “uno de los días más importantes de su vida” y se sintió “honrado” por poder colaborar. Particularmente no me sorprendió ni lo que dijo ni cómo lo dijo.

Walcott conocía muy bien la obra de Antonio Machado (“Reading Machado” es el título de uno de sus poemas en la sección dedicada a España en The Bounty —1997-) y la de Miguel Hernández, en particular El rayo que no cesa, y en especial la “Elegía” a Ramón Sijé, “indudablemente la mejor elegía jamás escrita” en sus propias palabras. Es una noticia triste para quienes le conocimos, para Esperanza, musa en alguno de sus poemas; para Luis Pastor –me hizo repetir una y otra vez su disco En esta esquina del tiempo, interpretando poemas de Saramago en el viaje entre Granada y Madrid—; para Luis y Almudena… y también para todos los amantes de la poesía.

*José Antonio Gurpegui es profesor de Filología Inglesa y traductor.
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • Sancho Sancho 25/03/17 00:41

    UN sentido artículo de un amigo poeta que se marchó. Gracias por contar un instante de su vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre