x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Club

La historia en minúsculas

  • El club de lectura de la biblioteca municipal de Sanlúcar la Mayor se encuentra con Marcello Fois, autor de la novela Estirpe, sobre el devenir de un clan de Cerdeña
  • El autor confiesa que la historia que le interesa no es la que se escribe con mayúsculas sino la vivida por unos personajes en su propio tiempo

Chary Arbolí
Publicada el 09/06/2017 a las 06:00
Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.
___________________________________

Uno de los beneficios con que nos obsequia el club de lectura de la biblioteca municipal Juan Ramón Jiménez de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) es la riqueza de experiencias  participando en actividades de otras instituciones. Otro es el goce que experimentamos con ellas. Eso nos ha pasado con la Fundación Tres Culturas de Sevilla que nos hace partícipe de sus eventos interculturales, nos presta lotes de libros interesantes y fuera de los circuitos comerciales, y nos invita a encuentros  con autores vinculados a las culturas del Mediterráneo. Esta maravillosa sinergia nos ha llevado recientemente a conocer a Marcello Fois (Nuoro, 1960), escritor, dramaturgo y guionista italiano. Con él conversamos sobre su libro Estirpe.
 
Estirpe
Marcelo Fois
Traducción de Francisco Álvarez
Hoja de Lata
Gijón
2017

Pero comencemos por el principio. La lectura del libro nos conduce a un pequeño  municipio italiano de la isla de Cerdeña: Nuoro. Conocemos la historia de Michele Angelo y Mercede y la de su estirpe, los Chironi,  una humilde familia de herreros a finales del siglo XIX. Ellos serán los bisabuelos de este premeditado linaje, precisamente porque “antes de ellos no hay nada. (…) La familia Chironi es el resultado de la unión de dos parias, de dos negaciones que se afirman entre sí”. El destino primero y sobre todo el amor obstinado e inflexible harán posible esa raíz inexistente y a la vez necesaria que dará su fruto a través de una numerosa prole.

La literatura debe ser un instrumento para observar el mundo que nos rodea y, especialmente la novela, puede reflejar cualquier asunto de la vida, el conocimiento de las realidades de otras épocas y ayudarnos a ponernos en la piel de otras personas para comprender sus historias y circunstancias. Estirpe es una gran historia precisamente porque su trama no es trascendental sino el devenir cotidiano y aparentemente  trivial de una familia, pero que contiene la esencia universal del ser humano. Sus protagonistas son gente sencilla de un medio rural que viven cada día enfrentándose a un destino que les concede prosperidad pero les arrebata a sus hijos. Y como telón de fondo el marco de las dos grandes guerras europeas del siglo XX.

Estirpe (primer libro de la trilogía sobre la familia Chironi) también es una gran obra literaria por el extraordinario oficio de su creador. El tono íntimo, la belleza de su prosa emotiva y contundente, las abundantes imágenes descriptivas y evocadoras y la magnífica destreza en el retrato de personajes elevan la novela por encima de la mediocridad que hubiera resultado en autores más sensacionalistas. Desde el comienzo te atrapa la historia y deseas acompañar a los protagonistas  sintiendo el latido de sus vidas.

Las opiniones de los lectores coincidieron en un abanico uniforme de expresiones positivas que la novela les había producido. Y como colofón el encuentro emotivo con el Marcello Fois, persona sencilla y profunda, que nos habló del proceso de creación, contestó amablemente a las preguntas de los asistentes, casi todos miembros de diversos clubes de lectura, y nos confesó que la historia que le interesa no es la que se escribe con mayúsculas sino la vivida por unos personajes en su propio tiempo. Un placer de lectura y de experiencias gratificantes.

 
Volver a Los diablos azules
 
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión