x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Club de lectura

Milagro en San Cristóbal de los Ángeles

  • El instituto de este barrio madrileño desarrolla un Plan Lector para avivar el interés de sus alumnos por la lectura
  • Sus actividades en torno a Kafka, Sherezade o Agatha Christie han sido muy valoradas por los alumnos

Publicada el 15/09/2017 a las 06:00
Actividades en el Festivalito de Autoedición de Villaverde, en el barrio madrileño de San Cristóbal de los Ángeles.

Actividades en el Festivalito de Autoedición de Villaverde, en el barrio madrileño de San Cristóbal de los Ángeles.

FAV / HUL
Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.
___________________________________


Miguel Castro Vidal, uno de los responsables del Plan Lector del I.E.S. San Cristóbal de los Ángeles (Madrid), cuenta su experiencia con esta iniciativa. 

¿Por qué un Plan Lector?

El proyecto surge como respuesta a las dificultades que se derivan del contexto en el que se encuentra el centro. San Cristóbal es uno de los barrios más deprimidos de Madrid y nuestros alumnos proceden principalmente de familias con escasos recursos económicos y sin estudios. Muchos de ellos son inmigrantes con serias dificultades de adaptación al sistema escolar: desfase curricular de más de dos años, dificultades con el idioma y, naturalmente, problemas de comprensión y expresión escrita. Hoy día, lo mayoritario es que el adolescente considere la lectura como algo ajeno a su mundo, en el caso de muchos de nuestros alumnos, la cosa es aún peor. Leer se percibe no solo como algo ajeno sino como algo problemático. No como una fuente de placer sino, más bien, de fracasos y frustraciones. Nuestro objetivo es cambiar este panorama. Conseguir que lean y que disfruten de ello. Animar a la lectura o, como mínimo, no animar contra la lectura. Ir instaurando una cultura lectora en el centro. Creemos que ese es el camino para conseguir nuestro fin último que es conseguir que aprendan a leer y a escribir.

¿Qué es un Plan Lector, qué hacemos?

Crear materiales, proponer medidas y gestionar recursos para trabajar la lectura y la escritura desde un enfoque transversal, lúdico, participativo y no exclusivamente académico. El enfoque también es interdisciplinar la lectura se trabaja desde todas las asignaturas, a lo largo de todo el curso y buscando la participación de todos los sectores presentes en la vida del centro (alumnos, profes, padres, asociaciones e instituciones). Añado que esta es la teoría que estamos intentando poner en práctica desde que empezamos con el proyecto. Es un proceso de plazos largos y que supone mucho esfuerzo.

¿Cuándo?

Empezamos con este proyecto el curso pasado. Tiene dos años académicos de vida.

¿Quiénes?

En teoría todo el centro. En la realidad, quienes llevan el peso de la organización, diseño de materiales y puesta en práctica de lo que vamos sacando es un grupo de trabajo formado por siete profesores de diferentes Departamentos (Orientación, Lengua extranjera y Lengua).

¿Cómo?

Grosso modo, proponemos tres “temas lectores” que se convierten en el leitmotiv de cada trimestre y, desde el grupo de trabajo, y con la ayuda de los profesores que quieren sumarse, se generan actividades e iniciativas que se ponen en práctica a nivel de aula o de centro. El primer año, los temas lectores fueron La metamorfosis, Ms. Agatha Christie, La lección de Sherezade. Este año han sido Habrá poesía, Mr. Roald Dahl  y Puro teatro.

Algunos ejemplos

En el aula, recuerdo como actividades especialmente fructíferas las relacionadas con La metamorfosis, de Kafka. Todo el instituto, de un modo u otro se leyó la obra (los alumnos de compensatoria y con más dificultadas se leyeron la magnífica versión en cómic de Peter Kuper, y les encantó). Empezábamos con un corto (de Carlos Atanes) como actividad de motivación/pre-lectura que verdaderamente enganchaba a los alumnos. Elaboramos materiales diversos para facilitar la lectura y como actividad de post-lectura ahondamos en las posibilidades de anclar la fábula de Kafka en su realidad, poniéndola en relación (desde valores éticos y filosofía) con el síndrome Hikikomori que sufren los adolescentes japoneses, recogido en el documental Hikikomori, jóvenes invisibles.

En la biblioteca, para el tema de Ms. Agatha Christie, aparte de organizar juegos de búsqueda de información para enseñarles a manejarse, recreamos el escritorio de Agatha con objetos que representaban episodios interesantes de su vida. Con cada grupo de alumnos organizábamos una visita guiada contándoles qué sentido tenía cada objeto del escritorio en relación con su vida. También organizamos un concurso interactivo acerca de Diez negritos, en el que íbamos formulando preguntas y tachando negritos conforme los alumnos iban leyendo respondían a quién sería la siguiente víctima.

En el centro, especial éxito han tenido todos los concursos que hemos convocado, de relatos, de poesía visual, de ilustración kafkiana… en los que ha habido mucha implicación y entusiasmo por parte de los chavales. También nuestra fiesta de la poesía, la clase y actos acerca de Bob Dylan (Ciudadano Zimmerman) y el encuentro contigo y con otro poeta del barrio llamado Andrés París. También el  "concurforum" acerca de Matilda.
Hemos elaborado además una antología de poesía y otra de cuentos, La lección de Sherezade (como el libro de Lynch) en la que junto a los inmortales y los consagrados se incluyen dos relatos de dos profes del instituto, uno de ellos asturiano.

Hemos creado bibliotecas de aula instaurando en algunos grupos 15 minutos de lectura diarios al comenzar la clase de lengua. Esta iniciativa ha sido un éxito total, a los chavales les gustó mucho la selección. Esperamos extenderla a más grupos el año que viene y organizarlo de modo que los 15 minutos se repartan entre todas las asignaturas.

¿Cuál ha sido la respuesta a todas estas iniciativas?

Por parte de los chavales, que, finalmente, son quienes importan en este negocio, buenísima. En las encuestas que les hemos pasado la valoración es excelente. Por otra parte, su motivación y entusiasmo en todo lo que les hemos propuesto ha sido francamente desbordante. Hacer todo esto supone mucho trabajo, pero compensa. Nunca olvidaré aquella mañana en que una de mis alumnas de 1º de ESO de Compensatoria se presentó en clase, después de haber leído el cómic de Kuper, con una biografía de Kafka que había ido a sacarse en la biblio del barrio.
 
Volver a Los diablos azules
 
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • vianero vianero 15/09/17 07:49

    Ánimo valientes. Qué no decaiga!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión