x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
De viva voz

'La Rambla', de Jordi Valls

  • Lee y escucha los versos del poeta catalán
  • "Mireu-la, és com la ciutat, misteriosa,/ però no en aparença", escribe

Publicada el 15/09/2017 a las 06:00
El poeta Jordi Valls.

El poeta Jordi Valls.

La Garúa
 


La Rambla

Mireu-la, és com la ciutat, misteriosa,
però no en aparença. Baixem la Rambla
ocults, entre aus migratòries que depassen
la fascinació de tenir-la prop, tèrbola
riuada de joves impertinents, de sobte
per no trobar-ne cap que s’assembli al riure
d’ella i adonar-me del tràfec, del fum
de la seva desaparició, i Rambla
avall, confós entre llaunes de cervesa,
amb els turistes de pell cremada i paella
nocturna a les terrasses.
He vist els horts
per carrers envellits i marginals. Foscos
bergants al turment de la Boqueria, xais
oberts, caps de porc, deixalla amb mosques quietes.
T’he buscat al Boadas, a L’Excelsior. Balles?
No t’equivoquis, tinc la navalla oberta,
treballo per encàrrec, nocturnament.
Empedreit de nostàlgia, només vull creure
que sóc ara, i aquí mateix, i no fora,
al carrer on m’embafa l’olor de salobre.
Penso que tu t’has perdut per atrapar-me
o m’he perdut jo per no evocar-te prou?
No tinc la certesa d’haver-te vist mai
i sí que et vaig conèixer, no recordo on.
“Te la menjo una miqueta, semental?
tan sols per uns pocs euros, aquí al racó”.
La Rambla somnolenta, on res no sembla
autèntic. Com paper de vidre, la barba
de dos dies. No et disculpis, som el que som,
rudimentaris en temps d’inconcrecions.
Un torrent d’equatorians canten un himne
a tota veu. Prenc una cervesa, menjo
un entrepà de pernil. Els toxicòmans
sense sostre toquen la flauta, transpiren
Cannabis. Ho sento, no tinc ni diners,
ni temps, ni misericòrdia. A la Rambla
venim tots a morir. L’eco sense mida
és més intens a mesura que m’endinso.
El dinamisme del cor, que perseguit,
es multiplica per l’efecte de les ones.
Vidre rodó amb la insistència del mar,
estranys fetitxes –només són indicis- .
L’atenta mirada juny allò que és obvi:
la unió d’ impureses provoca la perla
que segrega l’ostra.
He vist passar:
els que carregàveu fusta al moll, els coixos
que ho apostàveu tot al canòdrom, els mítics
combats nocturns de pes wèlter, el meu pare
trist assegut a les escales del port
entre xiscles de gavines inclements.
Tu també, aurora, desig d’un nou dia,
de veu rogallosa i cafè sol, la mà
d’ella al clatell, suau, ferma, la seva mà
entre tantes altres i la veu perduda
a la línia del blau i dius: Tornem a casa.

Violència gratuïta, Jordi Valls (Edicions 62, 2006).
Premi Jocs Florals de Barcelona.
 
La Rambla

Miradla, es como la ciudad, misteriosa
pero no en apariciencia. Bajamos la Rambla
ocultos, entre aves migratorias que van más allá
de la fascinación por tenerla cerca, turbia
riada de jovenes impertinentes, de repente
para no encontrar nada que se parezca a la risa
de ella y darme cuenta del tumulto, del humo
de su desaparición, y Rambla abajo
confundido entre latas de cerveza,
con los turistas de piel quemada y paella
nocturna a las terrazas.
He visto los huertos
por calles envejecidas y marginales. Oscuros
macarras al tormento de la Boquería, corderos
abiertos en canal, cabezas de cerdo, suciedad con moscas quietas.
Te busqué en el Boada, en el Excelsor. Bailas?
No te confundas, tengo la navaja a punto,
trabajo por encargo, con nocturnidad.
Abrumado por la nostagia, solo quiero creer
que estoy ahora y aquí mismo, no fuera,
en la calle donde me agrede el olor a salnitre.
Creo que te has perdido para atraparme
o me perdí yo por no evocarte más?
No puedo precisar si te he visto nunca
y sí que te he conocido, no recuerdo donde.
“¿Te la como despacito, semental?
Por unos pocos euros, aquí en un rincón”
La Rambla soñolienta, donde nada parece
auténtico. Como papel de vidrio, la barba
de dos días. No te disculpes, somos lo que somos
rudimentarios en tiempos de inconcreciones.
Un torrente de ecuatorianos cantan un himno

a grito pelado. Tomo una cerveza, me zampo
un bocadillo de jamón. Los toxicómanos
sin techo tocan la flauta, transpiran
canabis. Lo siento, no tengo ni pasta,
ni tiempo, ni misericordia. A la Rambla
todos venimos a morir. El eco runruneante
es más intenso al tiempo que voy adentrándome.
El dinamismo del corazón, que perseguido,
se multiplica por el efecto de las olas.
Vidrio redondo con la insistencia del mar,
extraños fetiches -solo son los indicios-
La atenta mirada suma aquello que es obvio:
la unión de impurezas provoca la perla
que segrega la ostra.
He visto pasar:
los que cargabais la madera al muelle, los cojos
que todo lo apostaban en el canódromo, los míticos
combates nocturnos de peso wélter, mi padre
triste sentado en las escaleras del puerto
entre graznidos de inclementes gaviotas.
Tu también, aurora, deseo de un nuevo día,
de voz aspera y café solo, la mano
de ella en la espalda, suave, firme, su mano
entre tantas otras y la voz perdida
en la línea del azul y dices: Volvemos a casa.

*Jordi Valls es autor, con Lluís Calvo i Guardiola, de Última oda a Barcelona (2008). 
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




1 Comentarios
  • Rollon Rollon 15/09/17 12:15

    Impresionante

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión