x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

La deshumanización

  • Cartas sirias desde Grecia recoge varios testimonios estremecedores de refugiados sirios en los campos de Eko, Idomeni y Vasilika
  • En la compilación del sello Icaria mujeres, hombres y adolescentes cuentan en un lenguaje sobrio, de cronología exacta y ordenada, hechos terribles

Publicada el 29/09/2017 a las 06:00 Actualizada el 28/09/2017 a las 19:30
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cartas sirias desde Grecia
Sameer, Hassan, Liali, Ahmad, Wadah, Abdullah Hammal, Dalal, Braa Ahmad, Ahmed Dibou, Esraa, Ibrahim, Jahina Aisa, Abdulah, Ahmed, Ayad, Abdulkader Chukri, Abdulmejid, Mohamed, Shiar, Ghassan y Ahmed Yooso

Prólogo de Sami Naïr
Compilación de Cristina Llaràs Jordana

Traducciones de Abdullah Sabouni, Ibrahin Ayan, Ahmed Alyousef, Ahmed Yooso, Deyar Sheiko, Sameer y Hassan

Icaria

Barcelona
2016
  ¿Qué se siente mientras se está "en medio del mar en un pequeño bote de goma, esperando el momento en que se va a hundir y todo habrá acabado"? No puede describirse esta sensación, explica Hassan Alhomse.

Cartas sirias desde Grecia recoge varios testimonios estremecedores de refugiados sirios en los campos de Eko, Idomeni y Vasilika. El libro —una admirable iniciativa de la editorial Icaria y cuyas ventas se destinan a los autores de las cartas y a sus traductores— no puede leerse sin un nudo insoportable en la garganta. Se pone rostro, cuerpo, nombre y relato vital a mujeres, hombres y adolescentes que cuentan en un lenguaje sobrio, de cronología exacta y ordenada, hechos terribles. El primer testimonio es de Sameer: "Muchos de mis amigos fueron arrestados y asesinados y de muchos de ellos no sabemos nada". "Resultaba extraño pagar por tu muerte", reflexiona Hassan Alhomse sobre su viaje por mar desde Turquía. Liali, forzada a huir con cuatro niños pequeños sin saber nada del destino de su marido, encarcelado por el ejército, habla de la tranquilidad de su vida anterior y se pregunta si alguna vez volverá a ser feliz. "Guerra y paz, amor y odio, felicidad y sufrimiento, muchas cosas de las que hablar", empieza su relato Ahmad Alyousef. Wadah Maktaby cuenta cómo estando en la guerra no podía parar de escuchar voces en su cabeza y cómo huyó cargado a hombros con su compañero muerto, secándose "sangre en vez de lágrimas". Su carta acaba así: "Ya llevo un mes en este campamento [Vasilika] y sigo esperando a que la generosidad y la humanidad que alegan tener los europeos lleven a conseguir una solución para que nos saquen de esta pesadilla".

Abdullah Hammal Sabouni hace el siguiente relato vital de sí mismo: "Nací en Alepo y crecí allí. Miro mis sueños de niño y veo cómo la catástrofe convirtió nuestros sueños en un infierno. Ahora mi sueño básico es la seguridad y la paz y poder trabajar para conseguir unas mínimas condiciones de vida". Dalal recuerda la dimensión de añorada normalidad de su vida de antes de la guerra: "Vivíamos con seguridad y en paz en Siria y acostumbrábamos a salir fuera una vez por semana". El adolescente Braa Ahmad Kharwof confiesa: "En Eko intenté suicidarme siete veces y todavía ahora pienso en ello. Pero estoy intentando controlarme y permanecer tranquilo".

También corta la respiración el relato de Ahmed Dibou Darwish: "Salí porque huí de la guerra y porque una bomba cayó en mi casa y yo estaba allí. La bomba me cortó la mano derecha y pequeñas piezas de metralla me tocaron el corazón […]". Esraa Alabeid, madre de un bebé y diabética, escribe: "Espero tener un hogar para mí y mi familia, tener trabajo y ganar dinero para vivir en un lugar seguro […] porque realmente estoy totalmente cansada de esta vida".

Ibrahim Ayan confiesa: "No sé qué más hacer, y me siento como frente a un muro alto y largo, que incluso me rodea". Jahina Aisa Amohamd, con un hijo de seis años que no puede andar ni hablar, se ha quedado sin dinero para comprarle comida. "Salí de Alepo porque mi hijo murió allí por una bomba y mi casa fue destruida también", resume su tragedia Abdullah Abdulkarim. "Solo espero proporcionar una vida segura a mis hijos", desea Ahmed Sheikho, de 66 años. "Decidí escapar y dejar Siria y salvar a mi familia de la muerte, la perdición y el hambre", escribe Ayad Al-Gharib.

"Tenía una casa en Zamalka […]. Allí murieron cuatro personas de mi familia, mi mujer, mi hija y dos de mis hijos". Es el escalofriante testimonio de Abdulkader Chukri Jaafar, que tiene 59 años y una importante discapacidad física. "Al llegar a Grecia sentí mis sueños morir por segunda vez ", apunta el joven Abdulmejid. "Cuando el camión llegó a la frontera griega, la policía macedonia nos obligó a pasar por un agujero de la valla, y empezaron a golpearnos muy fuertemente, y nos pegaron a través de la valla", cuenta Mohamed Alyoussef. Shiar Yousef explica que él y su familia están "buscando un futuro luminoso". Ghassan Ebrahim, profesor de matemáticas, viaja con su hija, que "necesita a su madre y a su hermana".

El libro se cierra con algunos poemas en inglés de Ahmed Yooso. "Si estás en la gasolinera de Eko, verás realmente la deshumanización", escribe en uno de sus versos.

*Ioana Gruia es escritora y profesora de Literaturas Comparadas. 
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • labiscagao labiscagao 01/10/17 20:00

    Muchas gracias por el libro, por su artículo y sobre todo por su actitud.

    Impagable también la actitud generosa y comprometida de tanta gente que se mueve y actúa a favor de los más débiles.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Ankli Ankli 30/09/17 10:26

    He estado en Idomeni, en Eko y en Vasilika. He escuchado de primera mano historias como estas y nunca se acostumbra a ellas  el corazón. Gracias x este artículo. Gracias x este libro. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isabelle0651 Isabelle0651 29/09/17 16:56

    Muchas gracias, señora Gruia. Leeré su libro, aunque duela, las historias que resume aquí son tan tristes y durísimas que merecen ese sentimiento cercano de los que vivimos en el otro lado. Ayudo económicamente por medio de tres ONGs pero sigo sintiendo que no es suficiente, que sus historias debemos hacerlas nuestras para no olvidar el drama de tantos inocentes. Hay que presionar y presionar a los gobiernos para que se impliquen al máximo. El nuestro sigue impasible. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Rollon Rollon 29/09/17 09:02

    Libro imprescindible para comprender y comprendernos. Es la historia de todas las historias. Gracias por el artículo tan necesario.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.