X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Por todos los Diablos

  • Leer es una forma de emancipación. La cultura nos hace más libres, o al menos más conscientes de los ataques nada sutiles a nuestra dignidad y a nuestras libertades
  • Un periódico libre, que pretenda abrir debates en la sociedad y batallar por una convivencia más justa, necesita acoger en sus páginas a quienes más y mejor piensan

Publicada 10/03/2018 a las 06:00 Actualizada 09/03/2018 a las 15:54    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5

El café-bar literario Diablos azules.

El café-bar literario Diablos azules, cerrado en 2016, que presta su nombre a este espacio.

La primera vez que Luis García Montero propuso la creación en infoLibre de un espacio dedicado a hablar, escuchar y debatir sobre libros seguramente ni siquiera había nacido infoLibre. Ahora resulta que en la misma semana coinciden el quinto aniversario del diario digital y los cien primeros números de Los diablos azules. Benditos los poetas que se adelantan a los tiempos y nos ayudan a entenderlos, digerirlos o incluso cambiarlos. Y corren tiempos convulsos, cargados de ruido y saturados de infamias y falsedades. ¿Qué mejor medicina contra la manipulación que una información rigurosa y fiable? ¿Qué mejor antídoto frente a la imposición de un discurso único que la reflexión compartida, la duda inteligente, la conversación argumentada? La verdad y la duda hacen muy buena pareja. No pueden vivir la una sin la otra. Lo mismo le pasa al periodismo con la literatura. Un periódico libre, que pretenda abrir debates en la sociedad y batallar por una convivencia más justa, necesita acoger en sus páginas a quienes más y mejor piensan, a quienes se niegan a permitir que la velocidad de los acontecimientos fagocite y difumine la potencia de las ideas.

Ese fue el lúcido y generoso empeño de Luis cuando además escaseaban los huecos para la narrativa y la poesía en el territorio digital. Otro error de calibre, ese empeño colectivo y empresarial en la identificación exclusiva de los suplementos de libros con el formato papel. Como si la calidad literaria fuera incompatible con las pantallas. Como si la capacidad de pensar, escuchar, leer y criticar fuera un ejercicio antiguo, anclado en el pergamino o la linotipia, pero no factible en la era digital. Otra trampa de quienes desde el poder se dedican a bloquear todo intento de progreso basado en valores y no en beneficios puramente crematísticos. Pretenden utilizar las nuevas herramientas tecnológicas para multiplicar la ignorancia y no el conocimiento; prefieren que se propaguen los bulos y las fake news, y así ocupar el espacio que deberían tener la crítica argumentada y los datos contrastados. Con la excusa de defendernos de las mentiras sofisticadas, nos propondrán (ya lo hacen) legislar contra la libertad de expresión, y por el camino crearán la confusión suficiente para que al final nadie distinga una intoxicación propagandística de una denuncia solvente.

“¿De qué me sirve la libertad de expresión si sólo la utilizo para decir imbecilidades?”, se preguntaba José Luis Sampedro, como también lo hace el profesor Emilio Lledó. Ambos han defendido la absoluta necesidad de la libertad de pensamiento, o sea, de fomentar la divulgación del conocimiento para sacar el mejor partido de la libertad de expresión. Quienes andan obsesionados con culpar a Internet y a las redes sociales de todos los males que en el mundo han sido, deberían preguntarse si hacemos el esfuerzo suficiente por contraponer ideas y argumentos a ese cúmulo de infamias, insultos y ligerezas que tan fácilmente circula y tanto les enfada (con razón). Nunca una mentira había tenido mayor capacidad para propagarse, pero tampoco Antonio Machado habría podido imaginar la posibilidad de llegar a tantos millones de lectores.

Aprovechemos las nuevas herramientas para hacer el bien, y no para observar y quejarnos de la banalidad de los ignorantes o del éxito de los malvados. Leer es una forma de emancipación. La cultura nos hace más libres, o al menos más conscientes de los ataques nada sutiles a nuestra dignidad y a nuestras libertades. La fuerza de la palabra no distingue vehículos para propagarse. Otra cuestión es que la palabra vaya cargada de veneno o de decencia.

Si en el futuro los historiadores se documentan a través de búsquedas en Google, es muy probable que la historia de estos tiempos se desvirtúe por el cúmulo de falsedades que protagonizan habitualmente la guerra del click y la competencia por tener la máxima notoriedad y alcanzar el récord de audiencia. Si se bucea con cierto rigor, entonces aparecerán esos humildes intentos de escuchar al otro, por contrastar un dato o por compartir cualquier duda.

Diablos azules es una expresión peruana que define el estado de excitación o delirio de esos borrachos que en muy pocas horas pasan por la exaltación de la amistad, la irritación casi violenta, el llanto o la risa floja. Cada cultura tiene sus términos para definir la alucinación etílica o los efectos de otras drogas. Pero si se busca en Google “Los diablos azules” aparecerá también la historia de un pequeño bar de Malasaña que durante diez años se convirtió en templo de la poesía y en lugar de encuentro para enamorados de las letras y forofos de la amistad. En febrero de 2016, cuando las dos amigas peruanas que lo fundaron y sostuvieron, Lena Demartini y Jimena Coronado, ya no podían mantenerlo abierto, aceptaron que esos lúcidos diablos prestaran su nombre a las páginas digitales que Luis García Montero y Clara Morales se disponían a alumbrar en infoLibre, con la complicidad generosa de decenas de poetas, novelistas, escritoras, profesores… gente que cree en esa fructífera pareja que pueden y deben formar el periodismo y la literatura.

Se trataba de facilitar una conversación permanente entre autores y lectores capaces de escucharse mutuamente, de cruzar voces contradictorias desde el respeto y la admiración. Y en este nuevo “bar literario-digital” hemos compartido ya cien veladas, a las que han asistido muchos de los nombres más brillantes de la literatura en español y en catalán, en euskera o en gallego. Que han incluido monográficos dedicados a asuntos que a todas y todos nos conciernen; que han recogido diálogos más eficaces para el entendimiento y el progreso que cien discursos políticos; que han publicado relatos inéditos hilvanados por firmas ilustres y jóvenes talentos; que han acogido las reseñas y comentarios de clubes de lectura de toda España, de libreros y editores, de críticos y autores. Lo escrito ya en estos primeros cien Diablos azules ya da para unos cuantos libros en distintos géneros.
Más que de oscuridad, vivimos tiempos marcados por fogonazos que nos deslumbran, desviándonos la vista de lo que más importa, o por un griterío que difumina las voces que más pueden aportar. Es hora de brindar por todos los Diablos que nos ayudan a escuchar, a dudar, a debatir, a pensar y a respetarnos.

*Jesús Maraña es responsable editorial de infoLibre y tintaLibre. Su último libro publicado es el ensayo Al fondo a la izquierda (Planeta).
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Larry2 Larry2 13/03/18 18:50

    Artículo interesante, Sr Maraña, seguiremos leyendo sus artículos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • CinicoRadical CinicoRadical 11/03/18 20:40

    Diablos El Perú en fín
    https://youtu.be/zWxbP3aJeRc
    https://youtu.be/THFao1WpOfw

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • urbano urbano 11/03/18 12:59

    No puedo estar mas de acuerdo contigo Jesús. '' Leer nos hace mas libres, o por lo menos , conscientes de que no lo somos tanto como pensemos ''. Siempre te he admirado, ahora cada día más y tu clarividencia en los análisis siempre me sorprende. Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 10/03/18 22:36

    Me ha gustado mucho su artículo, Sr Maraña. Y su cita de la frase de J.L. Sampedro me ha recordado a otra similar de Manuel Azaña, muy conocida, que más o menos viene a decir: “Si los españoles habláramos sólo de lo que sabemos se produciría un silencio tan grande que bien podríamos aprovecharlo para leer y estudiar”.

    Para el tamaño modesto de este digital, el esfuerzo que ponen en la información cultural es encomiable. Y sobre todo, es seria. Me produce vergüenza, por ejemplo, leer los titulares de la sección cultural de algún periódico con lectores muy influyentes, a pesar de que cuente con algún periodista bastante válido en esa sección. En todo caso le sugiero que la amplíe cuando los números den para ello y que no se circunscriba sólo a los libros, aunque sea esta la información principal.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 12/03/18 11:54

      Si, Coronel Dax; Manuel Azaña 'El grande', en mi calificación de estadista, pronunció la frase repetida...Pero, nos enseñaron a leer y por consecuencia, a buscar... no podemos saber de todo...eso si, hay que satisfacer 'la curiosidad' y, para eso, están los libros.

      Las leyes cambian, nos decían entonces; hay que tener claros los conceptos para saber buscar...El libro, es la sabiduría.

      Menos televisiones y mas lecturas...quizás, no tendriamos esta situación politico-económico-social.

      Agradecida como siempre a Jesús por sus arlos y,

      Saludos cordiales, Coronel Dax.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.