X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

En menos de 500 palabras: 'Diario' de Jules y Edmund de Goncourt

  • Más allá incluso del conocido premio literario que honra hoy el nombre de los dos hermanos, sus memorias serían la gran obra por la que iban a ser recordados
  • Estos cuadernos son un retrato de los modos de un tiempo en el que París era ya la avanzadilla de la moderna sociedad urbana contemporánea

José Manuel Benítez Ariza Publicada 16/03/2018 a las 06:00 Actualizada 15/03/2018 a las 17:39    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Diario. Memorias de la vida literaria (1851-1870)
Jules y Edmund de Goncourt

Selección, edición y traducción de José Havel
Renacimiento

Sevilla
2017

Cuando Edmond de Goncourt (1822-1896) tomó la decisión de publicar en vida el diario que había mantenido con su hermano Jules (1830-1870) desde 1851 hasta la muerte de este y luego unos años más en solitario, no es seguro que llegara a sospechar que, más allá incluso del conocido premio literario que honra hoy el nombre de los dos hermanos, esta iba ser la gran obra por la que iban a ser recordados.

Se adelantaban estos diarios, en efecto, a una época en la que el apunte del natural, el testimonio de vida y, por qué no decirlo, la indiscreción desacralizadora iban a gozar de más aprecio que las grandes construcciones retóricas. Los propios diarios lo dejaban ya claro: Salambó, la novela que su contemporáneo Flaubert publicó precisamente en esos años, no era más que un “poema bárbaro” con un protagonista que no era, “en el fondo, más que un tenor de ópera”. Por entonces los hermanos ya habían aprendido a caracterizar a personas y libros de ese modo tajante, que los fijaba definitivamente para la posteridad en un gesto no siempre favorecedor. Al influyente crítico Saint-Beuve, por ejemplo, lo retratarían como a “un bibliotecario de provincias que viviese a la sombra de un claustro de libros bajo el cual tuviese una bodega de generoso borgoña”.  Y al poeta Théophile  Gautier, al que también trataron asiduamente, como al crítico, en las famosas “cenas Magny”, celebradas en el restaurante de ese nombre, lo dejaron lacónicamente caracterizado como “el sultán del epíteto”.

Pero este aspecto epigramático es solo uno de los muchos alicientes que ofrece la lectura de estos diarios. Hay también en ellos un implacable retrato de los modos y costumbres de un tiempo en el que París era ya palpablemente la avanzadilla y el laboratorio de pruebas de lo que luego se ha llamado la moderna sociedad urbana contemporánea, con sus deslumbrantes novedades y sus preocupantes anticipos. Los Goncourt no se engañaban al respecto: reaccionarios convencidos, a la vez que consumados ejemplos del tipo humano que conocemos como intelectual moderno, dejaron elocuentes testimonios de lo que esperaba al creador bajo un régimen despótico, el de Napoléon III, hecho a medida de los deseos e intereses de la alta burguesía; también, de lo que suponía pretender el éxito en un medio literario en el que mandaban los dueños de los periódicos y en el que las prebendas se conseguían en función del respaldo político y social del que gozara el aspirante: poco más o menos lo de hoy. “Toda discusión política equivale a '¡yo soy mejor que usted!”, zanjan en un momento dado, cuando todavía faltaban algunos años para que el atribulado Edmond, después de haber presenciado el rápido declive físico y mental de su hermano, muerto antes de cumplir los 40, atribuyera su prematuro final a “las horas sin descanso pasadas en reestructurar y corregir un fragmento”. Lo cierto es que murió de sífilis. Pero ya se sabe que la literatura no anda nunca demasiado lejos de ciertos males.

*José Manuel Benítez Ariza es escritor. Sus últimos libros, Nosotros los de entonces (La Isla de Siltolá, 2015) y Efémera (Takara, 2016).

Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.