X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

El conflicto primario

  • Armitage ofrece entonces una visión de conjunto, “más sintomática que sistemática”, del pensamiento político occidental sobre el trágico concepto de guerra civil
  • Las guerras civiles son cuatro veces más largas que las interestatales, y en la segunda mitad del siglo XX han durado tres veces más que en la primera mitad

Hernando Valencia Villa Publicada 20/04/2018 a las 06:00 Actualizada 19/04/2018 a las 18:44    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 1

Las guerras civiles. Una historia en ideas
David Armitage

Traducción de Marco Aurelio Galmarini
Alianza Editorial

Madrid
2018

Al final de este libro extraordinario, en la página ritual dedicada a sus deudas intelectuales, el historiador inglés David Armitage confiesa que la idea de escribir una historia de las ideas políticas en torno a la guerra civil surgió con la revelación que supuso para él descubrir los manuscritos de Francis Lieber mientras investigaba en la ilustre Biblioteca Huntington en San Marino, California. Exiliado en Estados Unidos desde 1827, Lieber fue el jurista alemán que redactó la Orden General No. 100, de 24 de abril de 1863, por medio de la cual el presidente Abraham Lincoln adoptó las llamadas “Instrucciones para los ejércitos de los Estados Unidos en campaña”, que se constituyó así en el primer estatuto moderno que aplicaba las leyes y costumbres de la guerra en un conflicto armado de carácter interno como la guerra civil norteamericana de 1861 a 1865. Conocido también como el Código de Lieber, el instrumento se considera desde entonces el principal antecedente directo del actual derecho internacional de los conflictos armados en su doble vertiente de derecho humanitario o de Ginebra y derecho de la guerra o de La Haya. El espíritu del Código de Lieber está resumido en su artículo 15, que representa la síntesis más feliz de la ética de la guerra en el último siglo y medio de historia: “Los hombres que se enfrentan con las armas en combate abierto no dejan de ser por ello seres morales, responsables los unos frente a los otros y frente a Dios”.

En Las guerras civiles, el profesor Armitage ofrece entonces una visión de conjunto, “más sintomática que sistemática”, del pensamiento político occidental desde Grecia y Roma sobre el trágico concepto de guerra civil, que resulta “necesariamente contextual y conflictivo” por tratarse de la forma de violencia humana organizada más extendida, destructiva y característica. El autor parte de un hecho: las guerras civiles tienden a ser más largas, cuatro veces más largas, que las guerras interestatales o internacionales, y en la segunda mitad del siglo XX han durado tres veces más que en la primera mitad. Entre 1816 y 2001 ha habido 484 guerras, de las cuales 296 han sido civiles. Tales conflictos, decía De Gaulle, “son imperdonables porque la paz no nace cuando la guerra termina”. Y Hans Magnus Enzensberger añade: “La guerra civil no es sólo una costumbre ancestral, sino la forma primaria de todo conflicto colectivo… En las actuales guerras civiles ha desaparecido todo vestigio de legitimación. La violencia se ha desligado totalmente de las justificaciones ideológicas”.

Ampliamente documentada, muy bien argumentada y escrita con esa claridad proverbial de los historiadores de tradición anglosajona, la obra de Armitage está dividida en tres partes. La primera explora los orígenes del problema en la Grecia clásica y sobre todo en la república romana, donde apareció por vez primera la noción de guerra civil como conflicto armado entre los ciudadanos del mismo Estado en un discurso de Cicerón sobre Pompeyo, pronunciado en el año 66 antes de Cristo. La segunda parte se ocupa de la reflexión de los grandes juristas y filósofos políticos de los siglos XVII y XVIII, como Grocio, Hobbes, Locke, Vattel y Rousseau, hasta llegar a la era de las guerras de independencia y las revoluciones burguesas que instauran la modernidad a ambos lados del Atlántico. Y la tercera parte, por fin, examina la cuestión en los siglos XIX y XX, con especial énfasis en la convergencia entre revoluciones y guerras civiles, la reducción de las guerras internacionales y el incremento de las guerras intestinas, y la llamada “guerra civil global” contra el terrorismo.

Aunque el profesor de Harvard cita numerosos ejemplos históricos, se suma a la opinión según la cual ha habido cinco grandes guerras civiles: la inglesa de 1642 a 1649, la norteamericana de 1861 a 1865, la rusa de 1918 a 1921, la española de 1936 a 1939 y la libanesa de 1975 a 1990. Ahora bien, estos casos prueban, más allá de toda duda razonable, que en el corazón de toda revolución hay una guerra civil; que ya existe una “polemología” o teoría de la guerra internacional y una “irenología” o teoría de la paz mas no una “estasiología” o teoría de la guerra civil; y que si la guerra civil es la apoteosis del poder, la política es la continuación de la guerra civil por otros medios.

Las guerras civiles se cierra con una advertencia notable. La guerra civil global contra el terrorismo se plantea hoy como una guerra total, sin cuartel, puesto que en apariencia de ella depende la civilización planetaria. Pero Armitage nos recuerda que si existen leyes y costumbres de la guerra, que se recogen en los Convenios de Ginebra de 1949 y en sus Protocolos Adicionales de 1997 y que son aplicables tanto a los conflictos armados externos cuanto a los conflictos armados internos, la lucha contra el terrorismo no sólo puede sino que debe someterse a los derechos humanos y a la ética humanitaria para librarse de una manera civilizada. Tal es el desafío que implica pensar la guerra civil como idea y como experiencia.

*Hernando Valencia Villa es doctor en Derecho por la Universidad de Yale y traductor al español de El derecho de gentes de John Rawls y La idea de la justicia de Amartya Sen.
 
Volver a Los diablos azules
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



1 Comentarios
  • noencaja noencaja 21/04/18 10:53

    Tiene buena pinta, pero el salto del final me sorprende. ¿Realmente habla de
    una guerra civil global contra el terrorismo? Los conceptos entonces me parecen flojos. No creo que se le pueda denominar así. ¿Qué es la guerra de Siria? ¿Una guerra civil a secas o una guerra civil global contra el terrorismo? ¿Los procesos de colonización y de postcolonizacion son guerra civil global contra la humanidad? En fin que si el libro aborda de este modo el asunto del terrorismo fundamentalista parece más un de tantos ensayos occidentales que no van más allá de su ombligo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Televisión de negro

    La manipulación partidista de los medios públicos de información es el signo más claro de la degradación democrática. Y en este sentido, como en todos, las actuaciones del PP son desoladoras.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    ¿Empieza el diálogo en Cataluña de una vez?

    El periodista Fernando Berlín analiza cómo ha reaccionado la prensa internacional a la investidura de Quim Torra como president de la Generalitat.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La maldita Torrateca

    ¿En qué se parecen Aristóteles y Quim Torra? En nada. Uno lleva gafas y el otro no, uno tiene cuenta de Twitter y el otro no, uno reflexionó y el otro no... Muy fan de Quim el incontinente.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre