x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Club de lectura

La vida loca

  • El lector sabe que la alegría de Esperando a mister Bojangles se romperá en cualquier momento, que “el show no va a continuar para siempre”
  • La historia de Olivier Bourdeaut es una montaña rusa que sube y baja. Divierte, sorprende, desconcierta, desquicia, empacha, desazona y desagrada

Publicada el 01/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 31/05/2018 a las 20:59
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.
___________________________________


El libro durmiente comenzó su andadura como club de lectura en junio de 2003. Su nombre hace referencia a la necesidad de rescatar los valores y principios que duermen en el seno de los libros. El libro durmiente se define como una entidad creada sin fin de lucro. Nuestra acción adquiere la condición de voluntariado cultural. Desde el año 2012, correspondiendo con el período lectivo, impartimos los talleres de escritura creativa, en dos niveles: básico y avanzado. Finalmente, la invitación a los autores para presentar sus obras o impartir clases magistrales sobre las técnicas de escritura ha dado lugar a la creación de un foro literario, donde confluyen los lectores, libros y escritores, compartiendo ideas e inquietudes en pro de la cultura.

 
Esperando a mister Bojangles
Olivier Bourdeaut

Traducción de José Antonio Soriano Marco
Salamandra
Barcelona
2017
  Esta historia es una montaña rusa que sube y baja. Divierte, sorprende, desconcierta, desquicia, empacha, desazona y desagrada. A tramos. El comienzo es dulce, mágico, pero el pastel se va agriando a medida que nos percatamos de la realidad que subyace bajo una preciosa historia de amor supuestamente feliz de una pareja tan singular como disparatada.

La voz que nos cuenta es la del hijo cuando ya es adulto aunque la novela intercala las notas que el padre escribía en la intimidad, donde –por lo menos– ya sabemos, que es consciente de la felicidad enferma que padece su mujer. Aunque a veces nos haga dudar.

Esperando a mister Bojangles es una canción de Nina Simone con la que los padres bailan mientras su hijo se queda embelesado. El lector también, porque su rutina es divertida, improvisada y surrealista. Me parece genial que cada día el marido llame de forma diferente a su mujer, que tengan una grulla por mascota o que las fiestas sean lo habitual en su casa. Por eso, cuando arranca la historia todo parece simpático. Pero la alegría duró poco. Era demasiado bonito y disparatado como para ser compatible con la cordura.

Cómo no iba a ser genial para ese niño que sus padres fueran tan sumamente divertidos, que no supieran de responsabilidades ni cuentas a final de mes porque la vida está para disfrutarla a todas horas. Como filosofía es una idea y práctica maravillosa. Te dan ganas de levantar la mano y decir: yo también quiero eso. Pero empiezas a poner nombres a las cosas: a la galaxia particular de su madre, ajena al mundo real (para qué cuándo se puede inventar uno) y lo más grave, a su propia locura. Antes incluso de que esa palabra impronunciable aparezca en esta novela. Como otras muchas.

La mujer comparte esa isla particular con el beneplácito de su marido y por supuesto, con la alegría permanente del hijo de ambos. Pero el lector sabe que se romperá en cualquier momento, que “el show no va a continuar para siempre”. Lo sabes y por eso, el placer se torna amargo. La vida loca se lee con un rictus en la boca. Por eso no he podido disfrutar esta lectura.

La idea de esta novela que se debate entre el relato y un cuento largo, es original. Es una estupenda alegoría a la felicidad, a la magia y el gozo de la vida que está acompañada del amor ideal, el que encaja como si estuviera hecho a medida. Pero era muy difícil resolverla sin que provocase una colisión de emociones. Esta realidad y el hecho de que sea una historia breve ha provocado incluso que no me haya detenido, ni para bien ni para mal, en la prosa de Olivier Bourdeaut. Puede que llevada por el desconcierto de lo que estaba leyendo. Incluso a veces por el enfado que me causaba la ceguera generalizada de los protagonistas.

Sin duda, una lectura diferente. Pero sobre todo, extraña. Incluido el final.

 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.