x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




El rincón de los lectores

Morder el barro y ser belleza

  • A Ángela Figuera le pasa lo mismo que a muchas magníficas poetas ignoradas que estamos intentando rescatar quienes creemos en la buena poesía
  • “Y soy una mujer. Apenas algo. / Carne desnuda, sola, desarmada”, escribe. ¿Seguimos estando solas? Por las concentraciones de los últimos días, afirmo que no

Nieves Álvarez Martín
Publicada el 11/05/2018 a las 06:00 Actualizada el 10/05/2018 a las 17:05
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La poeta Ángela Figuera (1902-1984).

La poeta Ángela Figuera (1902-1984).

Fue en Madrid, en Mujeres y Compañía, hace un par de semanas. Llegué tarde (la verdad es que no es habitual en mí, pero Santander está muy lejos, hace años que no conduzco y los transportes públicos no siempre funcionan bien), la librería estaba iluminada por la multitud de mujeres (algunos hombres, pocos) y Nieves Muriel, de pie, recitando un poema (del libro Ser palabra desnuda  de Ángela Figuera Aymerich) que me puso la piel de gallina.

El evento (un taller poético) estaba convocado por Genialogías, asociación de mujeres poetas a la que pertenezco y en la que he comprendido y sentido la sororidad como un privilegio. Mi tocaya (ella dice que  hasta ahora solo se ha dedicado a estudiar —tres carreras universitarias— pero creo que a algo más, también) es una joven poeta que (entre otras actividades) imparte la asignatura El día que estrené el vestido verde. Poesía española del siglo XX en el Centro de Investigación DUODA, Universidad de Barcelona, y lee-canta los poemas de una forma que subyuga a quien escucha (sobre todo, claro, si son poemas tan impresionantes como los de Ángela). Por eso, compré Ser palabra desnuda, editado por Sabina editorial, y al llegar a la casa de Madrid lo leí de un tirón (como no se debe leer la poesía), devorando cada verso, tiritando tras cada mensaje, suplicando que aquella sensación no se acabase nunca. Después, lo he leído más despacio, algunos poemas repetidamente: enorme.

  ¿Qué quién es Ángela Figuera Aymerich (1902-1984)? No la conoces, ¿verdad? Ese es un mal muy común, porque a ella le pasa lo mismo que a muchas magníficas poetas (de antes y ahora, del 27 y de todas las generaciones poéticas) ignoradas, que estamos intentando rescatar quienes creemos en la buena poesía, sin distinción de género. La de Ángela tiene la virtud de sobrevivir a su tiempo y creo que por eso se cuela en algún rincón de las entrañas en el que se siente la vida, la verdadera esencia del devenir poético de una mujer, poeta —“Mi sangre, zumo denso circulando / por todos mis poemas”—, que lanza su mensaje de rebeldía, sin fisuras: “Eva quiso morder en la fruta. Mordedla. / Y cantad al destino de su largo linaje / dolorido y glorioso. Porque, amigas, la vida / es así: todo eso que os aturde y asusta”. No pueden estar más de actualidad estos versos, no pueden ser más oportunos, cuando las manadas andan sueltas y los jueces no ven la barbarie en sus actos, dejando solas a las víctimas de sus dentelladas. Ella se pregunta y yo también: “¿Qué hacer con este barro que me llena las manos?”. Porque algo hay que hacer para seguir siendo personas (hombres o mujeres) diferentes pero con el derecho de ser tratadas como iguales.

Me sigue emocionando la libertad, esa palabra manida que, sin embargo, adquiere un sentido universal y revolucionario, cuando ella afirma: “Me he declarado libre contra el tedio y la duda”. Cuánta fuerza verdadera en sus versos: “Difícil es salir del agujero / de un túnel sin estrellas ni bombillas. / Difícil es llegar a las orillas / de tanta sangre y tanto estercolero”. Es el primer cuarteto de un soneto duro, descorazonar y sin embargo hermoso, muy hermoso.

Se pregunta sin ambages: “¿Quién es esta que soy? ¿Perfil tan solo?”. Yo contesto que es una gran poeta, sin complejos, sin miedo, con valentía ante el mundo difícil en que vivió, amó y lucho. En el poema “Desarmada” se define: “Y soy una mujer. Apenas algo. / Carne desnuda, sola, desarmada”. ¿Seguimos estando solas? Emocionada por la enorme afluencia de mujeres muy jóvenes en las concentraciones de los últimos días, afirmo que no, que no estamos solas, ya nunca lo estaremos.

A causa de la censura franquista, tuvo que publicar Belleza Cruel en México (1958). Como afirma Carmen Oliart en el prólogo de Ser palabra desnuda, “con su poesía y su personalidad tendió puentes entre generaciones y entre poetas de un lado y otro de la península y del océano. (…) Sin espavientos, diciendo verdades, pegada a la gente y a la tierra desde su ser de mujer y madre; con humildad y quitando importancia a la tarea de ser poeta”.

Ser poeta, existir dentro de la palabra, comprender el tiempo, el espacio, la realidad en la que vives, sentir que puedes tocar con la yema de los dedos la libertad que fluye por tus venas y ser rebelde para no claudicar ante tanta injusticia. Gritar con fuerza, al amor, a la vida. Pues eso, porque a mí, lo mismo que a Ángela “más de un día me duele ser poeta. Me duele / tener labios, garganta, que se ordenan al canto”. Y sin embargo sigo, no puedo dejar de seguir escribiendo poesía, prosa (porque yo, aunque no lo creáis, nací muerta), desde el profundo respeto a la palabra y a las personas que la aman, para poder morder el polvo y ser belleza.

*Nieves Álvarez Martín es escritora, poeta y artista plástica.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

2 Comentarios
  • Damas Damas 13/05/18 00:34

    Un gusto leer el artículo, pero ¡Vaya, vaya, con el final del comentario de pantera! "..como el aire entre las ramas de un árbol ............ una tormenta o deslizan unas lágrimas por sus versos."

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • pantera pantera 12/05/18 18:43

    Estimada Nieves, gracias por esta evocación poética de Ángela Figuera Aymerich. Siempre es tiempo de palabras entreveradas entre sus rimas y significados, como el aire entre las ramas de un árbol que fluye y provoca sonidos con el roce de sus hojas, que sugieren una tormenta o deslizan unas lágrimas por sus versos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.