x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Lecturas cómplices

De viejos y jóvenes

  • El librero recomienda Sobre la educación, de Emilio Lledó, para salvar la brecha generacional que ve en el tratamiento del aniversario del 68
  • Entre sus destacados están también las reediciones El asco, de Horacio Castellanos Moya, y El descubrimiento de la lentitud, de Sten Nadolny

Publicada el 11/05/2018 a las 06:00
La librería Cálamo, en Zaragoza.

La librería Cálamo, en Zaragoza.

Cálamo
Paco Goyanes, de la librería Cálamo, en Zaragoza, recomienda algunos de sus títulos favoritos de los últimos meses.
_________________________

La historia de siempre: las nuevas generaciones desean enterrar a sus anteriores mientras éstas se resisten despreciándolas. Ya es un lugar común hablar del bajo perfil educativo de los jóvenes. Raro es el enseñante que de manera airada no manifieste su sorpresa ante un alumnado –sea del nivel que sea, de párvulo a universitario— al que mayoritariamente considera torpe, lerdo e inmaduro, incapaz de apreciar tanto su sabiduría como su dedicación, dedicación por supuesto siempre generosa y mal pagada.

  Semejante argumentario suele generarme irritación. En lo que a mí respecta veo a los jóvenes más altos, más guapos y más listos. Y los llevo viendo así desde que deje de ser joven, hace cuatro días. Claro que yo estudié en un colegio y en una universidad que atufaban a franquismo y clericalismo del rancio. Me niego a pensar que 40 años de educación democrática —a pesar de sus lagunas y altibajos— hayan generado y generen legiones de supuestos tarados. No es que me niegue, es que no es así. De todas maneras en cuestiones pedagógicas me pliego a la sabiduría que Emilio Lledó despliega en su libro Sobre la educación. La necesidad de la Literatura y la vigencia de la Filosofía (Taurus, 2018).

Nada nuevo bajo el sol: siempre el viejo recela del joven.

La otra cara de la moneda (o al menos una de sus caras) es la impugnación del pasado inmediato por parte de las nuevas generaciones. No me quiero meter en un marrón de imprevisibles consecuencias, así que me limitaré a comentar brevemente uno de los enfoques que parte de la joven intelligentsia está dando a la rememoración del 50 aniversario del Mayo del 68 (sería más preciso hablar del 68 sin más), uno de esos raros momentos históricos en los que la épica y el romanticismo se dan de la mano y dejan huella. La cosa más o menos reza así: los movimientos sociales del 68 fueron traicionados por sus propios protagonistas, buena parte de los cuales componen las castas dirigentes neoliberales o socialdemócratas que nos gobiernan. No me meto en la justeza o no de semejante afirmación, todo es discutible. Lo curioso es que esa era la misma crítica que esgrimíamos los jóvenes politizados del 78. La que también utilizaron sus pares del 88, del 98 y del 2008. Es más, la misma que los setantayochistas defendían respecto a sus abuelos y padres.

Nada nuevo bajo el sol: siempre el joven recela del viejo.

Si algo ayuda a salvar las brechas generacionales es la escritura, es leer. Si quieres ser moderno lee. Y si quieres ser antiguo también.

  En la mesa de recomendaciones colocada a la entrada de Cálamo encontrarás dos textos EXCEPCIONALES milagrosamente reeditados en estos tiempos en los que prima la novedad por encima de todo: El asco. Thomas Bernhard en San Salvador de Horacio Castellanos Moya (Literatura Random House, 2018) y El descubrimiento de la lentitud de Sten Nadolny (Plataforma, 2018). El asco es una obra demoledora, tremenda, casi irritante. Castellanos Moya destroza sin piedad a su país de adopción. Si trabajas en la COPE y te asustas con títulos chistosos como España de mierda de Albert Plá, ni te acerques a El asco: te puede dar algo. Leí El descubrimiento de la lentitud en 1990, fecha de su publicación en nuestro país. Y no he dejado de recomendarlo nunca, a pesar de desaparecer del mercado de manera inopinada hace algunos años. Afortunadamente la obra de Nadolny ha merecido la atención de la editorial Plataforma, a la que públicamente agradezco su buen gusto. El protagonista de El descubrimiento de la lentitud es el marinero británico John Franklin, que entre finales del XVIII y comienzos del XIX exploró gran parte del Ártico. John tenía una peculiaridad: era un hombre lento, extremadamente pausado y tranquilo, tanto que algunos lo calificaban de tonto. No lo era. Leer este libro en los noventa era fascinante, hacerlo ahora en estos estúpidos tiempos que vivimos en los que prima la velocidad y lo inmediato, es tan imprescindible como revolucionario.

Nos vemos en Cálamo. Un abrazo.

Próximas citas en Cálamo:
 
  • 15 de mayo martes, 19h30. Ciclo “Una primavera matemática”. Segunda sesión: Fernando Corbalán. Fernando Corbalán presenta Las matemáticas de los no matemáticos y Mates de cerca, ambas obras publicadas por Editorial Graó. El autor conversará con Luis Rández, Director del Instituto Universitario de Matemáticas y Aplicaciones (IUMA).
  • 16 de mayo miércoles, 19h30. Marina Garcés presenta Ciudad Princesa, obra editada por Galaxia Gutenberg. La autora conversará con Cristina Monge.
  • 17 de mayo jueves, 19h30. Kiko Amat presenta Antes del huracán, obra publicada por Editorial Anagrama. El autor conversará con el escritor y crítico Julio José Ordovás.
*Puedes encontrar la Librería Cálamo en la Plaza de San Francisco, 4, de Zaragoza, o en su página web.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión