x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

Literatura que no es literatura

  • Los 33 textos de Carrère se parecen mucho a una novela, quizás porque sus actores que adquieren su verdad solo a través de la voz de su narrador
  • En Conviene tener un sitio adonde ir también podemos leer cómo se gestaron libros como Limónov o El adversario

Sonia Asensio
Publicada el 08/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 07/06/2018 a las 17:29
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Conviene tener un sitio adonde ir
Emmanuel Carrèrre

Traducción de Jaime Zulaika

Anagrama

Barcelona
2017
  Durante la semana de la celebración del Día del Libro el colegio de mi hija pequeña me invitó a charlar con niños de diez años acerca de qué es la literatura. Tremenda pregunta para tremendo público exigente. Lo cierto es que llegamos a una conclusión: la literatura es mentira.


Esto sucedía mientras me hallaba inmersa en la lectura del último libro de Emmanuel Carrère, Conviene tener un sitio adonde ir. Elijo con cuidado llamarlo "libro" porque según la definición que acabo de consensuar con 50 niños estas páginas no serían, o al menos no del todo, literatura. Además, el autor afirma que “hace alrededor de veinte años que ya no [escribe] novelas, en el sentido de que no son obras de ficción que ponen en escena a personajes ficticios”. Y yo que sé que la literatura es mentira, sé también que lo que he leído con delirio y en trance se parece mucho a una novela. Quizás sea porque todas sus historias están representadas por los actores que adquieren su verdad solo a través de la voz de su narrador. No lo cuentan ellos ,ni siquiera el autor. Sus vidas nos llegan con la distancia de lo recordado por el eco de Emmanuel Carrère.

Este libro recoge 33 textos recopilados de diversas publicaciones que van desde 1990 a 2015. Algunos son artículos periodísticos de opinión, otros participan de la definición de ensayos literarios o son bocetos de guiones cinematográficos. Todos, en cualquier caso, se leen desde el sillón donde se devora la buena literatura, historias que te succionan hacia la Historia, con el telón de fondo de “los setenta y dos años del experimento soviético”, hacia la historia de gente común como “La vida de Julie”, una toxicómana que nos mostrará su corta y terrible vida a través de la cámara de Darcy Padilla.

Cuando el doctor Jean-Claude Romand mata a su esposa y a sus dos hijos, mata a sus padres y finalmente trata de envenenarse con barbitúricos antes de quemar su hogar, no solo lees la crónica de un suceso. Al desentrañar dieciocho años de impostura de un doctor que nunca lo fue ni trabajó en ningún sitio, las preguntas que se plantea Carrère, los pensamientos que tangencialmente recorren el artículo, nos llevan a cuestionarnos las miserias del alma humana, las heridas de las que no somos conscientes y que cuando se descubren ya es demasiado tarde porque te has desangrado.

Conviene tener un sitio adonde ir tiene la grandeza de ser un juego literario de matrioskas, de muñecas rusas, por poner una similitud con el país, Rusia, que tanto fascina a Emmanuel Carrère. El lector sabe que cuando acabe su lectura comenzará a rebuscar las novelas de Balzac, querrá saber (o yo querré saber, desde luego) quién es y qué escribió Philip K. Dick o Henri Michaux para que de él se digan las palabras mágicas: “es mi autor preferido”.  Referencias a la literatura de Gregor von Rezzori, de Vila-Matas, de Kafka, del no tan bien parado Nabokov o la historia del escritor Luke Rhinehart, que apostó cada decisión de su vida al número que un dado decidía al caer al suelo. Seis opciones cada vez más majaderas, cada vez más absurdas, patéticas y paranoicas.  ¿Era Rhinehart o finalmente era George Cockcroft?

En este libro también podemos leer cómo se gestó una de las novelas que más me impresionaron hace unos años: Limónov. Carrère sigue visitando a este personaje que tiene una vida o diez vidas y que sigue viviendo en Rusia abanderando el descabellado partido nacional-bolchevique; solo el nombre produce escalofríos. Viajamos con él para encontrar un poco de luz en lo que puede estar pasando en este tiempo y en este espacio y consigue que a través de muchos hombres y mujeres anónimos del antiguo país soviético miremos a Putin a la cara.

También quiero ver las películas que encierra la última matrioska. Por ejemplo, Quieto, muere, resucita de Vitali Kanevski porque en este libro caminas por la non-fiction hacia algo muy íntimo que te conduce y te guía a querer habitar más cerca de uno mismo. “Yo sé quién soy”, decía don Quijote.  Quizás sea ese el sitio donde convenga ir y estar: uno mismo.  Gracias, Carrére, por acercarme.

*Sonia Asensio es profesora de Literatura.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

1 Comentarios
  • pilariso pilariso 10/06/18 10:23

    Conocí a Carrère con El Adversario, ese doctor del que habla, y no lo era, terrible. Desde entonces he ido leyendo su " no literatura" con verdadera pasión. Es un periodista y con muchas conexiones profesionales y personales con Rusia, de ahí " Limonov".
    Hay un pequeño libro , también basado en historias reales, " De vidas ajenas" que me entusiasmó.
    Merecidos sus premios en Francia. Buscaré este último libro. Gracias. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.