x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Contra la izquierda

  • Jordi Gracia plantea en su nuevo ensayo una crítica a la izquierda "desde el desenfreno de creer todavía" en ella. Aquí recogemos dos fragmentos del libro
  • "La socialdemocracia no ha restituido sus antiguas certidumbres", escribe, "y la nueva izquierda no ha consolidado las nuevas"

Publicada el 22/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 21/06/2018 a las 20:05
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El historiador Jordi Gracia.

El historiador Jordi Gracia.

Isabel Soler
El escritor Jordi Gracia plantea una crítica decidida a la izquierda en su libro Contra la izquierda. El breve ensayo, recién publicado dentro de la nueva colección Cuadernos Anagrama, se declara "inmerso en una contradicción insoluble" que se ve desde el subtítulo: Para seguir siendo de izquierdas en el siglo XXI. Escrito "desde el desenfreno de creer todavía" en una izquierda posible, Gracia esboza la que considera una crítica necesaria para mantenerla viva.

Recogemos aquí dos fragmentos del título. 
______________________

 
I

En el panorama que han traído los últimos diez años, hay algunos rasgos comunes a toda la izquierda y otros más propios de cada una de ellas, o de las dos centrales, la socialdemocracia sonámbula y la nueva izquierda hiperventilada. La socialdemocracia no ha restituido sus antiguas certidumbres y la nueva izquierda no ha consolidado las nuevas. Ni ideológica ni políticamente han cuajado como discursos de acción y pensamiento pero la demanda social ni cesa ni cesará. La debilidad de sus discursos es diferente e incluso complementaria, pero tiendo a creer que ni una ni otra han interiorizado algunos ingredientes que son el centro de mi análisis: echo de menos en ellas la ironía como instrumento de conocimiento, la lucidez del pesimismo ilustrado, el anclaje en el principio de realidad sobre el capitalismo global, la convicción en el ejercicio fuerte de un poder débil, la emancipación de mitos remotos y a menudo indeseables, la reconexión con los hábitos y convicciones de su electorado potencial. Quizá el resumen drástico de todo confluye en la falta de veracidad de su discurso con respecto a sí misma y el cultivo del autoengaño como consecuencia esterilizadora.

 
II
  Hoy el horizonte político real de la izquierda es modesto y hasta antiquimérico, pero es el único verosímil. No hay programa de máximos alguno en la izquierda porque defenderlo es un fraude ético e intelectual; paradójicamente, su programa de mínimos es su mejor programa de máximos contra la prepotencia del poder económico y global. Al menos parece el único en quien alguien de izquierdas puede confiar para mitigar la desigualdad y conjurar los abusos a través de un Estado fortalecido.

O es el Estado democrático o no es nadie. La globalización ni es pasajera ni ha tenido efectos superfluos o menores. (...)  Lo que puede cambiar todavía es la restitución del privilegio ciudadano de contar con el Estado como aliado moral y socio político, el Estado como estructura de contrapoder económico, el Estado como instrumento de la redistribución y garantía intencional de la igualdad de oportunidades. El avance social en Europa ha sido incalculable desde la Segunda Guerra Mundial, por supuesto, pero el largo espasmo neoliberal vivido en los últimos treinta años pudiera no ser la última palabra: ¿es iluso creer en un movimiento pendular en Europa favorable a la recuperación del control político sobre la economía sin desmontar la soberanía compartida actual?
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • jamonfresco jamonfresco 23/06/18 12:37


    Aunque no parezca venir a cuento lo que expreso es lo que pienso



    ABERRACIONES DE LA HUMANIDAD
    Solo se trata de una más, pero es reciente
    La maldad y degeneración de los políticos, tipo Donald Trump, desborda la capacidad de asombro de cualquier ser humano que sea mínimamente humano.
    Enjaular a niños ha sido una de sus últimas decisiones políticas por la única razón de ser hijos de emigrantes ilegales.
    Lo peor de todo fue que le obedecieron.
    Nadie de su equipo, guardias, vigilantes, portavoces o jefes de prensa o como se designen sus colaboradores dijo nada o hizo nada.
    Es lo que tiene el poder que demasiados obedecen y nadie piensa o reflexiona,
    Lo bueno del mal es que si no se ve no importa el efecto y el daño que produce
    En este caso el señor Trump hizo mal en permitir que se viera a los niños enjaulados, llorando y separados de sus padres por lo que según su lógica el mal estuvo en permitir que se difundieran las imágenes y no en encerrarlos.
    Así de sencillo es el razonamiento del poder.
    El mal y el daño no pueden ni deben ser conocidos, y mucho menos enseñados mediante imágenes, por eso no hay imágenes de Guantánamo.
    Si nadie sabe ni ve lo que sucede es que no pasa ni sucede nada.
    Lógica del sistema democrático occidental.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Copito Copito 22/06/18 09:00

    Para crecer hay que ser capaz de hacerse una crítica constructiva y sincera. Las personas de izquierdas queremos que todo nuestro mundo crezca en una estructura social justa y solidaria que aporte más bienestar material y espiritual a todos, y no sólo a unos pocos a costa del sufrimiento de muchos. Este libro puede aportar ese análisis tan necesario. Gracias por la información, lo compraré.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 09:23

      Oye, tuve dificultad para creer que tu comentario era real: desprende honradez!
      A menudo veo que los de izquierda somos peores que los de derecha.
      Que haya gente como tu hace que podría volver a creer en la revolución! Claro que me refiero a una revolución a lo John Lennon!

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      1

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 09:20

      Oye, tuve para dificultad creer que tu comentario era real: desprende honradez!
      A menudo veo que los de izquierda somos peores que lo de derecha.
      Que haya gente como tu y vuelvo a creer en la revolución. Claro que me refiero a una revolución a lo John Lennon!

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      0

  • hayundi hayundi 22/06/18 07:37

    Para que el estado pueda ejercer ese poder de defensa de los desheredados, que en el fondo no es mas que un reparto mas justo de la riqueza, es necesaria una cierta moralidad ética por parte de los `poderosos, ya sea por convicción ideológica o por pura necesidad. Los neoliberales propician la no intervención del estado en la economía, a no ser que necesiten un rescate...para eso está el dinero publico, pero no hay que olvidarse de que las revoluciones han sido siempre encabezadas por una burguesía necesitada de cambio, apoyada en ideas de justicia igualdad fraternidad, ideas que han desaparecido con el descubrimiento de los paraísos fiscales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 00:36

    Estoy de acuerdo con estas dos aseveraciones del autor: hoy el horizonte político real de la izquierda es modesto y hasta antiquimérico, pero es el único verosímil. Paradójicamente, su programa de mínimos es su mejor programa de máximos contra la prepotencia del poder económico y global.

    Algunos en la izquierda piensan que nuestro principal enemigo es el Euro y lo quieren destruir. A mi me parece la UE estâ en gran peligro y que afianzarla serîa muy positivo.

    Por otra parte pienso que que la izquierda tiene que ejercerse también en la micropolitica municipal. En mi región francesa veo que ayuntamientos subvencionan para que existan salas de cines en pueblos pequeños. Compararía un alcalde con un pequeño empresario con visión social. No conozco el Madrid de ahora, ta vez me equivoco pero percibo que Carmena actúa con mentalidad de empresaria. Pero claro para muchos izquierdistas "empresario" es una palabra insultante...

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.