x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

Si Vázquez Montalbán levantara la cabeza

  • El invento de Carlos Zanón no funciona, no es ni homenaje ni parodia y, a partir de cierto momento, se diluye igual que una pastilla efervescente
  • La acción es acartonada y el salto de uno a otro caso sólo consigue dar la impresión de que el autor no ha sabido a qué carta quedarse

Publicada el 25/01/2019 a las 06:00 Actualizada el 24/01/2019 a las 20:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Carvalho. Problemas de identidad
Carlos Zanón

Planeta
Barcelona

2019
  El ser humano siempre ha tenido un sueño, la vida eterna, y una alternativa: resucitar. Para lo primero, tiene puestas sus esperanzas en la ciencia y para lo segundo en la religión; pero mientras una o la otra encuentran el camino de vuelta, tiene que conformarse con la literatura, un territorio en el que no son necesarios los laboratorios ni las iglesias, basta con la imaginación y un bolígrafo o un ordenador. El caso es que, de un tiempo a esta parte, las librerías se han llenado de obras en las que una o un autor le roban a otro del pasado sus personajes más emblemáticos, para continuar sus aventuras y, sobre todo, para tratar de llamar la atención de la clientela y asegurarse un poco de publicidad extra. Hay cientos de experimentos, hasta el punto de que a algunos maestros les han salido no uno sino varios continuadores, por ejemplo a Raymond Chandler, a cuyo detective privado, el inigualable Philip Marlowe, volvieron a tratar de poner en pie Robert B. Parker, que continuó el manuscrito inacabado de La historia de Poodle Springs, y hace poco John Banville, bajo su segunda identidad, Benjamin Black, y con La rubia de ojos negros. Pero este tipo de producto tiene mil ejemplos, va de segundas partes de Lo que el viento se llevó El guardián entre el centeno, hasta la historia de un Sherlock Holmes anciano con la que el novelista Mitch Cullin volvió a poner en los escaparates al protagonista de Conan Doyle. Ya saben, le pasó hasta a Cervantes con el Quijote de Avellaneda, en su caso cuando aún estaba vivo y podía defenderse, cosa que hizo con su propia y grandiosa segunda parte de la novela.

Ahora le ha llegado el turno a Manuel Vázquez Montalbán y a su investigador Pepe Carvalho, al que se conoce de narraciones como Asesinato en el comité centralEl delantero centro fue asesinado al atardecerLa soledad del mánagerYo maté a KennedyLos pájaros de Bangkok Quinteto de Buenos Aires, episodios de una serie negra en la que el creador de Galíndez mezcló con tino, ingenio y sabiduría lo policiaco y lo social, rodeando sus tramas de misterio con el análisis político, un terreno en el que también era una voz imprescindible: sus columnas del diario El País eran una lección de periodismo y un alarde de escritura poderosa, exacta, brillante. La complejidad de Carvalho, un individuo contradictorio, entre escéptico e infatigable en la búsqueda de la verdad, que era amigo de los placeres de la cocina y contaba con un pasado lleno de heridas, hacían de él un héroe muy atractivo y adictivo, un ser de ficción lleno de matices que le daban volumen y lo hacían hipnótico. El Carvalho de Carlos Zanón no es así y él no es Vázquez Montalbán, así que por ese lado el invento no funciona, no es ni homenaje ni parodia y, a partir de cierto momento, se diluye igual que una pastilla efervescente, que tiene burbujas, pero no es el cóctel de cava del Boadas que tomaban Pepe Carvalho y su creador. El malabarismo de incluir en esta secuela al propio autor de Tatuaje Los mares del sur, bajo el alias de El Escritor, para situarlo en una ficción donde Carvalho y él se conocieron y el primero se inspiró en el segundo para crear a su detective, era una tentación previsible y no pasa de lo anecdótico.

El experimento no funciona. Los personajes carecen de profundidad. La acción es acartonada y el salto de uno a otro caso, del niño que sufre acoso a la prostituta desaparecida, sólo consigue dar la impresión de que el autor no ha sabido a qué carta quedarse, probablemente porque ninguna le pareció ganadora.

El estilo resulta farragoso, empeorado con una puntuación, o ausencia de ella, como mínimo extraña: “¿No te cansa vivir la vida como un suicida?' interpeló la heroína, Leonor Zurita, a su amante apabullantemente byroniano en la página 65 de la futura novela negra de provincias aún por escribirse”. “No hay muchas maneras de llegar a estar en paz con uno mismo a ninguna edad probablemente”…

La pretensión de ampararse en el monólogo interior para intentar dar relieve a los protagonistas, aparte de añadirle a la historia un exceso de verborrea que no hace más que fatigar y despistar al lector, ofrece resultados dudosos: “Nunca dejes las llaves de casa a los del bate de béisbol, a los de la peineta, a los de Catalunya será Zamora o no será. Más banderas en los consistorios y en las calles. Qué bebido, Carvalho, borracho, enfermo, viejo. Clic. Silencio. Paz”. Además, el gusto por el feísmo de intención tal vez provocadora, ahonda el problema: “le encantaría abortar toda aquella locura”; “mi sangre burbujeante y sus añejas toxicidades”; “le cogerá un ataque de dama chejoviana ofendida”; “al ver marchar al leguleyo creo ver un cheposo andar Henry Fonda”; “la literatura ha de volar, y no vuelo gallináceo”…
     
También hay frases mal construidas —“tengo un Fondo Conservador que sólo hace perder dinero”—; otras que incluyen palabras inexistentes —“un narcisista inundador de mujeres en problemas”—; abundan los coloquialismos innecesarios –“mescolanza” por “mezcolanza”— y se recurre una y otra vez al uso de palabras y expresiones correctas pero tan alambicadas como “substituir”, “precarista” o “tipificación delictual”. Demasiados obstáculos.
     
Finalmente, tampoco ayudan a digerir esta novela la continua sucesión de citas, referencias cinematográficas y literarias tan excesivas como inverosímiles; ni las numerosas referencias a la actualidad, que traen a sus páginas a José María Aznar, el juez Bermúdez, el procés, Donald Trump, Ciudadanos, Podemos… Quizá el periodista que también es Zanón le haya robado parte de su espacio al novelista. El crítico, eso sí, es obvio que ha mirado para otra parte. En su descargo hay que reconocer que estar a la altura del estupendo Manuel Vázquez Montalbán no era, en absoluto, una tarea sencilla, porque fue un maestro que conocía los secretos y mecanismos de su oficio y que escribía maravillosamente.
_____

Benjamín Prado es escritor y colaborador de infoLibre. Su último libro es Los treinta apellidos (Alfaguara, 2018). 
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/19 21:50

    Dices: sus columnas del diario El País eran una lección de periodismo y un alarde de escritura poderosa, exacta, brillante.

    Bueno, había de todo en sus columnas, recuerdo que cuando el caso de Banca Catalana se escandalizó que que se pusiera en duda la honorabilidad de Jordi Pujol.

    Solamente he leído Asesinato en comité central y Los mares del sur, la primera me pareciô muy buena y la segunda extraordinaria.

    Acabo de leer una critica de Javier Sanchez Zapatero acerca de Taxi de Carlos Zanon, parece un escritor interesante. Noto entre sus novela una que tiene a Johnny Thunders en el titulo. Es un buen recuerdo para mi, en 82 veîa a Thunders en el Gibus en París.

    Me interesan criticas "negativas" acerca de obras muy celebradas desde décadas. Pero en este caso desenfundas sobre una novela que acaba de salir. Mejor hubieras escrito sobre algo que te gusta.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 25/01/19 21:47

    Dices: sus columnas del diario El País eran una lección de periodismo y un alarde de escritura poderosa, exacta, brillante.

    Bueno, había de todo en sus columnas, recuerdo que cuando el caso de Banca Catalana se escandalizó que que se pusiera en duda la honorabilidad de Jordi Pujol.

    Solamente he leído Asesinato en comité central y Los mares del sur, la primera me pareciô muy buena y la segunda extraordinaria.

    Acabo de leer una critica de Javier Sanchez Zapatero acerca de Taxi de Carlos Zanon, parece un escritor interesante. Noto entre los títulos de sus novela una que tiene a Johnny Thunders en el titulo. Es un buen recuerdo para mi, en 82 veîa a Thunders en el Gibus en París.

    Me interesan criticas "negativas" acerca de obras muy celebradas desde décadas. Pero en este caso desenfundas sobre una novela que acaba de salir. Mejor hubieras escrito sobre algo que te gusta.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    1

    1

    • Malasiento Malasiento 28/01/19 22:43

      No he sentido ningún interés por leer sus críticas en Babelia pero el simple hecho de aceptar un “encargo editoral” de esta hechura me parece de mercenario cutre y simplón. 
      Gracias por la crítica, me has ahorrado un tiempo precioso que invertiré en releer Los Mares del Sur....

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 31/01/19 23:11

        Como no me había fijado en los articulos de Zanon, he buscado su ultimo articulo en El Pais. Se titula ¿Así que quieres ser escritor de novela negra? y es triste. Cuenta una historia que he oido tantas veces: que los españoles son unos jili menos yo.
        Pero entonces no me cuadra el articulo Javier Sanchez Zapatero en Insula acerca de Taxi de Carlos Zanon. Aunque me he preguntado si su titulo "viaje a ninguna parte" no tenîa cierta sorna.
        No sé, a veces lees cosas tristes de gente conocida. Aquî en infoLibre, Juan Cruz entrevistado dijo: sabe, antes no comunicábamos, gritábamos. Es estúpido, gritar es una forma de comunicar.
        De todo modo lo que he creído entender es que Benjamin vio la oportunidad de desquitarse de los artículos de Zanon en Babelia pero que no es su costumbre de disfrutar hundiendo a otro escritor.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Benjamín Prado Benjamín Prado 26/01/19 09:07

      Bueno, pues de momento, coincidimos en Johnny Thunders: me encantaba y esta mañana lo oiré, me lo has recordado. Lo de Montalbán sobre Pujol no lo recuerdo, me extraña, la verdad, pero claro, todo el mundo se equivoca y acerca de Pujol se equivocó todo el mundo durante treinta años, o hizo que se equivocaba. La novela de Zanón es una chapuza en toda regla, y es verdad que yo sólo hablo o escribo de libros que me gustan, pero como ese hombre se dedica a dar lecciones a todo el mundo en sus críticas de Babelia, alguna vez tenía alguien que darle una a él. Gracias por leer.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 26/01/19 12:18

        Entendido. Buen fin de semana!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.