x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Liebre por gato

Teatro

  • En la nueva entrega de la sección dedicada al microrrelato recogemos un texto de José Luis Lejárraga
  • El autor es sobrino nieto de la escritora María Lejárraga y prepara en la actualidad un libro de microrrelatos

Publicada el 01/02/2019 a las 06:00
La sección de microrrelatos inéditos Liebre por gato está coordinada por Fernando Valls y Gemma Pellicer. En esta nueva entrega recoge un texto de José Luis Lejárraga.
___________________________________

Teatro


Dos ambulancias se alejan poco antes de que mis ojos se fijen en el frontal de piedra: Donceles 815, antes 69. Pienso en terminar la faena,   colocar los precintos, dejarlo todo preparado para que mañana actúen los operarios del derribo. Certifico su estado deplorable con una foto. Escribo: hotel, antes casino, edificio arrumbado que sujeta los muros de dos edificios colindantes. De pronto un haz de luz estalla en mis ojos, señala un camino escaleras arriba. El instinto me aconseja que no suba, primero con voz queda, después con un grito, pero la luz me hipnotiza y asciendo como si conociera cada escalón. Recuerdo que mi antecesor en la oficina desapareció el día que acudía a la obra que, ahora, yo retomo. La luz me lleva hasta una puerta cerrada al final de un pasillo que se abre sin que llegue a tocarla. Traspaso el umbral y siento a mis espaldas el clic de un pestillo. La luz fija sobre un diván al fondo, condensa la penumbra. Allí se perfila tenue al principio después rotunda, una silueta de una mujer recostada, desnuda, mirándose en un espejo que reposa en el suelo. En un escorzo imposible para ese cuerpo desbordado, el rostro resplandece, su peinado desafía la gravedad y una hilera de perlas infinitas rodea el cuello achaparrado. Ante mis ojos lo grotesco se transforma. Daría mi vida, pienso, por poseer a esa mujer. El haz de luz traza una senda que me encamina hacia ella, me sitúa frente al espejo; allí, al otro lado, veo la misma habitación, la misma mujer rodeada de un enjambre de caballeros de los que solo vislumbro sus espaldas. La mujer ataviada toma mi mano y, mientras mi cuerpo atraviesa el cristal, en un instante de doble perspectiva, llego a ver a otro agente entrando por la puerta, y también, de este lado del espejo, los ojos implorantes de los cortejadores.
_____

José Luis Lejárraga es médico, sobrino nieto de la escritora María Lejárraga e hijo de un editor que trabajó para la editorial Aguilar en Colombia. En la actualidad, prepara un libro de microrrelatos.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




 
Opinión