x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los diablos azules

Memoria de Antonio Machado y Manuel Azaña

  • Resulta natural que la tumba de Machado en Colliure se convirtiese en un lugar decisivo de la memoria histórica española. La lección de Machado superó la simple y desgraciada coyuntura del franquismo
  • También en Francia descansan los restos de otro español: Manuel Azaña. Su fuerza democrática se alimentó con el convencimiento de que la política era la manera más noble de resolver los conflictos sociales

Publicada el 22/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 21/02/2019 a las 22:09
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Ofrenda floral celebrada el pasado 18 de febrero en la tumba de Antonio Machado, en Colliure, donde participó el hispanista Ian Gibson.

Ofrenda floral celebrada el pasado 18 de febrero en la tumba de Antonio Machado, en Colliure, donde participó el hispanista Ian Gibson.

EFE
Este viernes, 22 de febrero, se cumplen 80 años de la muerte del poeta Antonio Machado en el exilio, en la localidad francesa de Colliure. En homenaje al escritor, y con motivo también del tributo que el Gobierno le brindará el 24 de febrero —con una visita a su tumba, la primera de un presidente en ejercicio, como a la de Manuel Azaña en Montauban—, dedicamos este número de Los diablos azules a su memoria. 
_____


Poco después de acabada la Guerra Civil, Francisco Ayala escribía en su exilio argentino un recuerdo conmovido del autor de Campos de Castilla. En el artículo “Antonio Machado: el poeta y la patria”, el novelista de la generación del 27 se preguntaba: “¿Por qué, entre todos los destinos humanos, conmueve con tanta hondura el humano destino del poeta?”. La respuesta fue a la vez una interpretación histórica y un sentimiento personal: “No he podido sustraerme a la impresión de que su figura alta, pensativa y derrotada representa, vista ahora a la luz de su muerte, toda la nobleza y todo el dolor de su patria”.


Antonio Machado fue un poeta cívico no porque se comprometiese con un partido político concreto, sino porque su tradición ética y su estilo literario se unieron de forma coherente en un modo de entender la responsabilidad lírica. Educado en la estirpe de la Institución Libre de Enseñanza, aprendió las lecciones de una conciencia social que vinculaba el mundo del trabajo y la cultura. Al calor de esa dinámica, identificó su labor de poeta con su condición de ciudadano a la hora de perfilar un mundo literario. Escribir no fue para él la invención de un lenguaje raro, sino el uso personal de las palabras de la comunidad. Y ser poeta no supuso acariciar los márgenes de la bohemia o las nubes de la divinidad, sino sentirse una persona normal que acudía a su trabajo y pagaba sus facturas con el mismo esfuerzo que cualquier hijo de vecino.


El pensamiento recogido en su Juan de Mairena logró ejercer la duda para enfrentarse a la tentación dogmática. Fue un escéptico con creencias, una persona vinculada con su sociedad y dueña orgullosa de sus soledades, un caminante pensativo y realista capaz de encarnar el sueño republicano. La ironía sustituyó la certeza sin cuestionar nunca la seriedad ética del conocimiento. La fuerza democrática de su figura se alimentó con la necesidad de compartir la experiencia y los sufrimientos del pueblo frente a la soberbia de los señoritos.

Machado simbolizó el destino trágico de la Segunda República unos días antes de morir. Al salir al exilio en la desbandada de la derrota, cuando la policía francesa le dejó continuar viaje hasta Colliure, debido a las acreditaciones oficiales que pudo mostrar,  fue separado de los españoles conducidos a campos de concentración. El momento de la distancia forzada entre el poeta y su pueblo representó la verdadera quiebra de un sueño republicano que se había entendido a sí mismo como misión pedagógica para transformar democráticamente la vida cotidiana de los españoles a través de la educación y la cultura.

Resulta natural que la tumba de Machado en Colliure se convirtiese en un lugar decisivo de la memoria histórica española. A los 20 años de su muerte, un grupo importante de poetas se reunió allí para asumir la palabra antifranquista, la búsqueda de libertad como una apuesta por el porvenir, pero también como una melancolía lírica por lo perdido. La lección de Machado superó, claro está, la simple y desgraciada coyuntura del franquismo. Ángel González, uno de los autores reunidos en 1959 para homenajear a Machado, escribió ya en los años sesenta “Camposanto en Colliure”, un poema en el que se unía la suerte del exilio político republicano con el exilio económico de la emigración española. El desarrollismo de la paz franquista abría un nuevo horizonte en el que la palabra lírica y la ética machadiana mostraban también su disidencia.

Machado sigue hoy junto a nosotros, como una lección viva, en este tiempo de la posverdad, el cinismo y la avaricia mercantil. Devolverle honor y dignidad a la palabra es una tarea democrática urgente para huir de la intolerancia, la crispación y las nuevas formas con las que se procura distanciar al pueblo de su poesía. La palabra lírica tiene poco que ver con un espectáculo en el que la gente se viste de audiencia.

También en Francia, en el cementerio de Montauban, descansan los restos de otro español: Manuel Azaña. Su fuerza democrática se alimentó con el convencimiento de que la política era la manera más noble de resolver los conflictos sociales. La memoria de Azaña es otro ejemplo vivo. Nos enseña que una conciencia cívica debe huir al mismo tiempo del fanatismo y de la equidistancia. Supo defender con firmeza el valor de la legitimidad democrática, pero negándose al dogmatismo de los que se creen en posesión de la verdad absoluta. Después de 80 años, emociona leer su discurso “Paz, Piedad, Perdón”, pronunciado, pensando en el futuro, en la Barcelona dolorida de 1938.

A veces es necesario buscar en el pasado motivos para recuperar la ilusión y la confianza en el futuro. Política y educación, nada más, y nada menos.
_____

Luis García Montero es poeta, director del Instituto Cervantes y colaborador de infoLibre

 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

16 Comentarios
  • canor canor 28/02/19 18:50

    Muchisimas gracias Luis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luis Castro Luis Castro 25/02/19 09:05

    Muy bien, compañero, ¿pero cómo encajan esos valores republicanos defendidos hasta la muerte con el hecho de poner los colores de la bandera borbónica sobre las tumbas de Machado y Azña?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • estovamal estovamal 23/02/19 11:22

    Un placer, mil gracias a infolibre, y a Don Luis, por este especial de los Diablos Azules.

    (por cierto, a ver quién encuentra por ahí algo que se le acerque sobre el asunto)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Dorita Dorita 23/02/19 11:10

    De Azaña ,hizo mi hermano un retrato que parecía calcado a la persona . Al empezar la guerra tuvimos que romper , con otros papeles ese precioso retrato , de todas formas mi padre no se libró de la cárcel y sin motivo ----solo sus ideas---¡¡¡qué guerra tan incivil !!! Dorita

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Dorita Dorita 23/02/19 11:01

    Mi admiración hacia el poeta es total , me gustaría llevarle flores . Releo sus poesías , así que no ha muerto . D.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 22/02/19 17:38

    La "sombra de Caín" que sigue ensombreciendo a esta "triste España sin ventura" no entiende elsignificado dennguna de las tres palabra: "paz, piedad, perdón". Las únicas palabras que entiende ese Caín inmortal son aniquilamiento, iracundia, sanción.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 22/02/19 17:34

    Mientras, en España renace la intolerancia que nunca dejo de existir y aumenta al galope el retroceso de los menguados derechos que bajo el heredero de Franco nos permiten sus herederos ideológicos, entre los que no se encuentran ni la libertad, que no tenemos para elegir al jefe del Estado, ni la igualdad, que ha sido substituid por la discriminaciòn impuesta por Franco, aceptada bajo gozoso juramento por su primer heredero y con no me os gozo por el segundo, Este régimen es lo que fue desde el principio, la transformación de una dictadura militar en una dictadura monárquica que no por ser dictablanda deja de atropellar la dignidad de los demás españoles que queremos dejar de ser súbditos de militares y de reyes, queremos ser ciudadanos iguales todos ante la ley, sin sufrir ninguna discriminación "por una condiciòn personal o social" como prohibe en vano el art. 14 CE 78 violada a diario, mañana, tarde y noche, por el Jefe del Estado y toda su parentela, con el aoyo incondicionl de "nuestros representantes" que siguen todos burlándose de esamentira de que "la soberanía reside en el pueblo español de donde emanan los poderes del Estado" (art. 1.2 CE78). El inicuo poder delJefe del Estado al que todos rinden una vergonzosa pleitesía, "emana de Franco", el golpista y genocida que nos robò la paz, la libertad y la igualdad a todos los españoles, y a millones de ellos, además, les privò de la vida. Que vuelvan a triunfar ahora con los votos de los españoles puede dar la mejor idea de la calidad humana que tenemos los españoles. Quizá sea verdad que cadapueblo tiene el Gobierno que se merece, aunque una minorìa no nos lo merezcamos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    2

    • Sotram Sotram 22/02/19 21:35

      Aun no tengo claro quien hace el ridículo, Ud. o el Sr. Alfonso J.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

    • yosolo1 yosolo1 22/02/19 20:26

      No se puede hacer más demagogia social y jurídica. Pero bueno, uno hace el ridículo como puede, no como quiere.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • ROJAZO ROJAZO 22/02/19 16:20

    Daros las gracias a toda la redacción de Infolibre, por todos los artículos sobre Machado, en homenaje al 80 aniversario de su muerte. Demostrais gran sensibilidad por la cultura de nuestro país, y sentido de la justicia por recordarnos a uno de los personajes más emblemáticos y nobles de la Segunda República

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • NUÑEZ NUÑEZ 22/02/19 13:59

    Me quito el sombrero! que maravilla de artículo!!! veremos como lo recuerdan los medios

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Coronel Dax Coronel Dax 22/02/19 09:26

    He estado un par de veces en Colliure, y en ambas visité la tumba de Machado. Y espero que habrá una tercera vez. Es recomendable el viaje, no solo por ese momento de emoción de reencontarse con el gran poeta, sino porque merece mucho la pena conocer el Rosellón, la Cataluña francesa, tierra de gran belleza y que no nos es extraña, en la que el espíritu español y mediterráneo impregna el ambiente “partout”. El mismo encanto que desprende Colliure, su costa Vermella, Perpiñán, el valle del Conflent, el Castell de Salses que marca la antigua frontera y el imponente monte Canigó. O el valle del Tech y la visita obligada al Museo de Ceret.

    Junto a la tumba del poeta se aprecia que su legado está más vivo que nunca en los corazones de las gentes que son, o que queremos ser en el buen sentido de la palabra bueno.

    Será un buen gesto que nuestro Gobierno rinda homenaje a estos dos personajes de nuestra historia que llevaron el significado de la palabra dignidad hasta sus últimas consecuencias.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.