x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

Arrepentimiento de un criminal

  • La confesión de Joaquín Grau posee el impulso básico de recuperar la guerra con el ánimo de mostrar una situación política extrema, de grandes pasiones
  • La lista de dramatis personae certifica la base verídica que sostiene a los personajes imaginarios. La información es fundamental para Pérez Gómez

Publicada el 17/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 17/05/2019 a las 14:00
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La confesión de Joaquín Grau
Gabriel Pérez Gómez

Espuela de Plata
Sevilla

2019

 
  Todo el mundo sabe que la guerra civil del 36 ha generado una masa impresionante de relatos, dicho con el vago término de moda. Si, aunque hayan pasado muchos años de aquella lucha fratricida, su recuerdo sigue ocupando a nuestros autores será porque no están cerradas las heridas y continúa siendo motivo de interés nacional. El fondo de corrupción moral instaurado por los vencedores, esa ciénaga que reconstruyó Isaac Montero en la tan valiosa como ninguneada Ladrón de lunas, no se solventó ni siquiera restablecida la democracia. Por eso 80 años después de la derrota republicana la contienda vuelve a las librerías. Y no porque no haya sido abordada con amplitud documental, solvencia artística y perspectivas muy distintas que en cierto modo la convierten en caso artísticamente sentenciado. Así invitan a apreciarlo las obras señeras de ese inmenso corpus narrativo. La monumental serie "Los campos", de Max Aub, con ese relato cimero tan para recordar en estas fechas, Campo de los almendros, la crónica vivaz a más no poder de la desesperación republicana en el puerto de Alicante. Las Historias de una historia del también exilado Manuel Andújar, rescate panorámico de la complejidad de un momento histórico crucial. O la Trilogía de la guerra civil, en la que Juan Eduardo Zúñiga recrea con un realismo estilizado y simbólico la vida común, la desesperanza y las ilusiones, las ganas de vivir, en suma, en medio del dolor, el miedo y el torbellino bélico o sus consecuencias.


No tiene Gabriel Pérez Gómez la ambición de estos grandes frescos, quizás porque ha medido sus fuerzas en una primera novela, escrita, además, a una edad no joven. Sin embargo, La confesión de Joaquín Grau sí posee el impulso básico de recuperar la guerra con el ánimo de mostrar una situación política extrema, de grandes pasiones, de opciones ideológicas irreconciliables. Para ello pone en danza a dos tipos políticamente en las antípodas, a un espía franquista, Joaquín Grau, carlista con muchos crímenes a sus espaldas, y a un cura nacionalista, don Elipio Aranburu, amenazado por la hueste sublevada. El espía y el cura coinciden en Biarritz en 1938. Joaquín tiene remordimientos de conciencia y acude al confesionario de don Elipio para obtener el perdón de sus fechorías. La confesión, muy larga, de varios días, como la de san Ignacio al renunciar a los placeres mundanos, y los meandros del confesante dan lugar a recuperar un tiempo anterior que se asoma a la República y a extenderse por una amplia geografía nacional y extranjera relacionada con la guerra (el País Vasco-Navarro, Cataluña, Madrid y Sevilla; Francia y Alemania).

La lista de dramatis personae que cierra el libro certifica la base verídica que sostiene a los personajes imaginarios. La información es fundamental a los propósitos de Pérez Gómez. En su ánimo está una ideación documental de la novela a cuyo fin hace desfilar por la ficción a seres reales que aportan un interesante plus noticioso. Tienen gancho las andanzas de Josep Pla y su pareja Adi Enberg, entregados a la conspiración franquista en Marsella. Y al igual ocurre, aquí y allá, con noticias relacionadas con el servicio de información sublevado (el SIFNE) o con el quintacolumnismo que actuaba en el Madrid sitiado. En la trama novelesca ocupa un papel decisivo un personaje real que ya ha aparecido en narraciones de otros autores, cuya historia cierta resulta todavía confusa, Agapito García Atadell, un desalmado chequista detenido por los franquistas y ejecutado.

Con acopio de materia informativa y documental, Pérez Gómez aboceta una animada estampa de época llena de muchas vidas, dolores, engaños, fanatismos... Dada la dedicación del protagonista al servicio de inteligencia, que se complementa con muchos curiosos datos de su tenebroso oficio, la novela ofrece la firme traza de ser un relato de espías. Y teniendo en cuenta las cosas que ocurren —por ejemplo, la detención en alta mar de un grupo republicano o la voladura de un barco—, resulta una narración de aventuras.

Pérez Gómez se suma al tratamiento de la guerra con ánimo de distanciamiento partidista. La novela refiere sucesos deleznables de los republicanos y de los franquistas. Mala gente, sin piedad, hay en ambos bandos. Y, en cuanto a los comportamientos generales, evoca aquellos días llevado por la creencia de que, como dice en una "aclaración necesaria" preliminar, todos "tenían sus razones y sus circunstancias". Esto es decisivo para el libro: volver a esa época y mostrar su confusión, señalar los motivos que determinaban las actuaciones, que forjaban el idealismo y los rencores. Por eso el núcleo novelesco anida en un dilema moral de índole privada, el arrepentimiento de un ser, el espía y convencido requeté que da título al libro, con las manos manchadas de sangre.

La confesión de Joaquín Grau termina por desplazar la problemática colectiva hacia un caso de conciencia. A ello se debe, seguramente, que la novela no diga con la rotundidad necesaria que la causa inmediata de la guerra fue un golpe de Estado contra la legalidad republicana. Pero lo individual se inserta en lo coral y se establece una relación dinámica entre lo uno y lo otro. El caso de conciencia sirve de gancho para radiografiar una época. La composición formal basada en ágiles saltos temporales y espaciales y en elementos de intriga recrean con amenidad narrativa las tensiones ideológicas y sociales de unos años dramáticos.
_____

Santos Sanz Villanueva es crítico literario y catedrático de Literatura española de la Universidad Complutense de Madrid.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • @tierry_precioso @tierry_precioso 17/05/19 08:54

    He buscado información acerca de Isaac Montero y me he encontrado con la interesante necrológica de Ayala-Dip del 11 septiembre de 2008. Buceando en Internet también me he enterado de que La confesión de Joaquin Grau consta de 352 paginas. Debo ser muy materialista porque siempre quiero saber el numero de paginas!
    Esta obra de Gabriel Pérez Gómez debería suscitar el interés de muchos "nietos de la guerra civil" tan inquietos por este acontecimiento.
    La imagen de la portada digna de la peli Casablanca me ha hecho soñar en un formidable tebeo pero ya sé que se trata de una novela, eso sî muy bien documentada. Buen día!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • Isa... Isa... 19/05/19 16:38

      Cómo me llama todo..! Tomo nota de la investigación también en esa inmersión que has hecho tierry! Buen día!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • @tierry_precioso @tierry_precioso 19/05/19 18:30

        Tienes que hacer muchas cosas desde mañana temprano?
        Buena velada de domingo!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • Isa... Isa... 19/05/19 20:22

          Si tengo que hacer.. y me gusta avanzar sin prisa, pero algo me dice que debo leerlos! Buenas veladas me esperarán jajaja

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.