x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los libros

A la luz de la memoria

  • La lucidez de la poesía de Antonio Jiménez Millán se despliega de nuevo ante nosotros en su último libro, Biología, historia
  • El poeta nos hace partícipes a nosotros, lectores, de una dialéctica entre lo íntimo y lo colectivo, sin duda uno de los objetivos últimos de la poesía

Publicada el 26/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 25/07/2019 a las 20:06
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Biología, historia
Antonio Jiménez Millán

Visor
Madrid

2018

 
  La lucidez de la poesía de Antonio Jiménez Millán (Granada, 1954) se despliega, de nuevo, ante nosotros en su último libro, Biología, historia, publicado en la cuidada colección Palabra de Honor de Visor, a través de una serena e intensa reflexión acerca del tiempo.


La meditación sobre lo vivido, la sensatez de saberlo matizado por la luz de la memoria, y la sabia intuición de que esa introspección va íntimamente unida a la conciencia de la historia vertebran el poemario, y nos hacen partícipes a nosotros, lectores, de una dialéctica entre lo íntimo y lo colectivo, sin duda uno de los objetivos últimos de la poesía.

Biología, historia recoge 52 poemas estructurados en 8 apartados en los que la mirada atenta del poeta transita por los entresijos de la realidad del pasado y del presente, para interrogarse y descubrir la verdad compleja y el compromiso de ser.

El primer apartado, “Partituras”, rememora la Granada de su infancia y su adolescencia, la necesidad de buscarse a través de la memoria en aquellos primeros años responde a la necesidad de encontrarse en el presente, porque “leer una ciudad es seguir una vida/  recorrer lentamente las imágenes/ que el tiempo fue dejando de nosotros.”

En el segundo apartado, “La memoria y los días”, los recuerdos y la nostalgia recorren los versos y evidencian la fragilidad de la condición humana. “Los lápices se gastan, y se gasta la vida”, y la muerte no sólo aparece en la pantalla del televisor, sino que se acerca y ronda “como una vieja enamorada y sola”. La negociación con la memoria para regresar al deseo y a la fuerza de la juventud, como un espía, o volver “a la antigua costumbre de ir cerrando los bares” conviven con la certeza de que “se aprende de los errores y de la propia cobardía”, y de que las palabras, la poesía nos defienden de la intemperie. “Y pienso en la memoria, en las palabras./ Sé que tiene sentido ese lenguaje que rastrea en lo oscuro otra forma de vida/ y no es sólo un antiguo amuleto de sombras/ para esquivar el tiempo, su celada invisible”, escribe.

En la tercera sección de poemas “Disolución”, el desengaño y la pérdida de las ilusiones colectivas desembocan en un presente reincidente que duele  y genera miedo.

“Homenajes” recoge poemas en los que dialoga con la memoria de poetas como Jaime Gil de Biedma o Antonio Machado y que le permiten al poeta dialogar con su experiencia íntima: “Ahora todo está mucho más claro:/en la vida y en la literatura/ hay que saber guardar distancias/ no creerse los fuegos de artificio”.

La quinta sección del libro “Carnets” agrupa prosas, que en el estilo sereno y sobrio  del poeta, ahondan en la precariedad de la identidad:  “La identidad es un perfil borroso, es una construcción lenta y cambiante que fija la mirada de los otros. La única certeza es lo inestable: el simulacro de libertad que el poder nos concede, aquel carnet que ya no tiene fecha”.

Antonio Jiménez Millán, autor de magníficos poemarios entre los que podemos destacar Ventanas sobre el bosque (Premio Rey Juan Carlos I, 1987), Casa invadida (1995), Inventario del desorden (Premio Ciudad de Melilla, 2003) y Clandestinidad 2011, (Premio Generación del 27), escribe desde la memoria, sabedor de que esa memoria le construye, nos construye, pero conocedor también de su poder deformador. Algunos de los poemas recogidos en la sección “Pantallas” inciden en esta idea. Leemos en Noche en Venecia:  “Me gustaría recordar el agua/ densa y tranquila del canal a medianoche (…) Sería una buena imagen/ de la serenidad,/ si esa luz no evocase tantas pérdidas,/ si la belleza no estuviera allí/ tan cerca de la muerte”. En los poemas de “Pantallas” constatamos, como en toda su obra poética, el saber hacer del poeta culto, y del hombre culto, que es Antonio Jiménez Millán. El cine, la música, la pintura, el arte en general se asoman en sus poemas con el celo del cultus, del que cultiva, del que cuida, sin caer nunca en el exceso o la vacuidad del culturalismo.

La enfermedad y el dolor atraviesan los poemas de “Rehabilitación”, y un ejercicio de indagación en la propia intimidad dota a sus versos de la verdad y la intensidad que los lectores de poesía esperamos. En esa negociación íntima, también cabe el vitalismo, “Me llega una luz cálida:/ hoy quiero celebrar la vida.”

“Biología, historia” es la sección que abre el libro, dándole el título, y lo cierra. Un poema, como magnífico homenaje al que fuera su profesor y amigo Juan Carlos Rodríguez se convierte en  un poema como magnífico combate contra la resignación y contra el olvido: “Aprendimos de ti otra forma de análisis,/ sin tener que elegir entre dilemas falsos:/ naturaleza o cultura,/ razón o sentimiento,/ biología o historia (…) Es tu herencia/ y no renuncio a esa lucidez,/ aunque tu ya no estés entre nosotros/ y a mí me cueste tanto hablar de ti en pasado”.

El tiempo y la memoria nos regalan Biología, historia. Una luz cálida, celebremos la vida.
_____

Mònica Vidiella es profesora de Literatura.

Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • Damas Damas 29/08/19 10:05

    Estupenda reseña, profundos los poemas. escogidos Un placer.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    2

    • Isa. Isa. 30/08/19 11:01

      "En esa negociación íntima, también cabe el vitalismo "

      "Me llega una luz cálida:/ hoy quiero celebrar la vida."

      Bella y tan saludable!!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • Damas Damas 30/08/19 23:25

        ¡Y única!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.