x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los libros

Exotismo y modernismo

  • Pedro M. Domene recoge parte de la obra narrativa de Francisco Villaespesa, fundador junto a Rubén Darío del movimiento modernista en España
  • "Villaespesa era él solo todo el modernismo exotista español, hispanoamericano y portugués", escribió Juan Ramón Jiménez sobre este autor

Publicada el 20/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 20/09/2019 a las 13:28
El último Abderramán y otras novelas cortas
Francisco Villaespesa
Edición de Pedro M. Domene
Berenice
Córdoba
2018

 
  La entrega que nos hace el crítico y novelista Pedro M. Domene sobre la narrativa del modernista Francisco Villaespesa es el trabajo de dos décadas, un trabajo a partir del que rescata la obra en prosa (1907-1917) de este escritor que no ha sido reconocido como se merece, ya que fue junto a Rubén Darío el cofundador del movimiento modernista en España. En el estudio preliminar de este volumen nos detalla la faceta como prosista del afamado poeta y dramaturgo que quiso añadir a la nueva estética este proceso creativo con su incursión original en la narración.

Con este título, El último Abderramán y otras novelas cortas, de Francisco Villaespesa (Laujar, Almería, 1877-1936), Domene reune toda la producción narrativa del precursor almeriense. Escribió muchísimo, Valle-Inclán lo llegó a comparar con Lope de Vega. Vivió 58 años y escribió 51 libros de poemas, 25 obras de teatro y 11 novelas cortas. Sus relatos y cuentos son de un alto nivel creativo, fruto de las exigencias de la estética del modernismo español. Así, el escritor José Antonio Sáez nos apunta que el error de Villaespesa fue vincularse excesivamente a ellas y no evolucionar hacia posturas estéticas más comprometidas; no llegó a despegarse del modernismo más escapista tal como lo  hicieron Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado y Rubén Darío.

En este volumen, Pedro M. Domene tiene el propósito de recoger la obra menos conocida, su prosa. En estos años de investigación el crítico esclarece muy bien la trayectoria literaria de Villaespesa. Está estructurado en cuatro partes: la primera es un estudio preliminar titulado "El Modernismo y Francisco Villaespesa", donde nos introduce y detalla todos los datos sobre este escritor olvidado. Es muy interesante y didáctico este trabajo para el conocimiento de la trayectoria de la vida y la obra de este poeta que se nos presenta como un escritor romántico, digno heredero de Espronceda, Byron, Bécquer, aunque menos heroico y más próximo a la bohemia decadente de fin de siglo. Nos aporta la interesante relación que mantuvo con Rubén Darío y con sus compañeros de viaje, Manuel Reina, Ricardo Gil, Salvador Rueda, Manuel Machado, Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez. En segundo lugar aparece "Notas a la edición", en donde complementa con fuentes, apuntes y curiosidades para conocer plenamente a este modernista inmenso. Añade una tercera parte, "Bibliografía esencial", sobre el estudio de este autor. Y finaliza con las 11 novelas cortas.

Nos dice Pedro M. Domene: “Su narrativa no solo cuenta sino que nos permite asistir al desarrollo de unas historias o, incluso, de unos pensamientos que complementan el ideal de belleza que impulsa al autor a ensayar el género narrativo como una extensión de su obra”. Nos apunta, también, que pese a la brevedad de su producción narrativa, sus relatos se clasifican siguiendo los estudios del profesor Heras Sánchez. Así aparecen de la siguiente manera: “Novela lírica”, “Novela bizantina/ griega”, “Novela de ambiente rural”, “Novela de carácter plenamente oriental”, donde se incluiría El último Abderramán, que da título a esta publicación, y las calificadas de “Novelas de carácter parcial”, “Novela de tesis” y “Novela de misterio”. Y añade Domene: “En numerosas ocasiones, el novelista Villaespesa utiliza datos de la historia, pero juega con absoluta libertad para inventar una trama para sus protagonistas, ilustres o desconocidos, porque nunca manifiesta que su ficción deba inscribirse en el marco verosímil de un contexto de expresión histórica”.

La mejor definición nos la da Juan Ramón Jiménez: “Villaespesa era él solo todo el modernismo exotista español, hispanoamericano y portugués. Los demás no fuimos sino accidente momentáneo. El fundó y mudó sucesivamente todas las revistas del modernismo, peleó todas sus batallas con la maza del imbécil siempre en alto, como un verdugo de su Apolo. Todos creíamos que Villaespesa habría de ser el mayor poeta del mundo, del mundo español y portugués por lo menos”.

Y esta es la aportación que nos hace Pedro M. Domene a través de esta edición tan interesante publicada en la editorial cordobesa Berenice: la entrega de toda la producción narrativa de esta figura notable que fue Francisco Villaespesa, un maestro del modernismo y el mejor discípulo del padre del movimiento, Rubén Darío.
_____

Carmen Canet es crítica literaria y aforista. Su último libro es La brisa y la lava (Libros al Albur, Sevilla, 2019)
 
Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión