x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Club de lectura

Un futuro sumergido

  • En Nueva York 2140 Kim Stanley Robinson combina distintas historias para ilustrar un mundo lejano aunque muy identificable desde nuestro presente
  • En la novela, el cambio climático ha resultado en una elevación del nivel del mar de tal magnitud que la parte baja de Manhattan está inundada

José Luis Conde (El libro durmiente)
Publicada el 06/12/2019 a las 06:00
Nueva York 2140, de Kim Stanley Robinson.

Nueva York 2140, de Kim Stanley Robinson.

Los clubes de lectura forman un tejido muy importante en la vida cultural. Les dejamos esta sala para que comenten sus lecturas y nos ayuden a componer nuestra biblioteca. Si formas parte de un club de lectura, puedes escribirnos a losdiablosazules@infolibre.es para contarnos vuestra historia y hacernos llegar vuestras recomendaciones.
_______________

El libro durmiente comenzó su andadura como club de lectura en junio de 2003. Su nombre hace referencia a la necesidad de rescatar los valores y principios que duermen en el seno de los libros. El libro durmiente se define como una entidad creada sin fin de lucro. Nuestra acción adquiere la condición de voluntariado cultural. Desde el año 2012, correspondiendo con el período lectivo, impartimos los talleres de escritura creativa en dos niveles: básico y avanzado. Finalmente, la invitación a los autores para presentar sus obras o impartir clases magistrales sobre las técnicas de escritura ha dado lugar a la creación de un foro literario, donde confluyen los lectores, libros y escritores, compartiendo ideas e inquietudes en pro de la cultura.
 
Nueva York 2140
Kim Stanley Robinson
Minotauro
2018


Estamos en Nueva York en el año 2140. El efecto del cambio climático durante el siglo XXI ha resultado en una elevación del nivel de los mares de tal magnitud que la parte baja de Manhattan está sumergida hasta las primeras plantas de sus edificios. Brooklyn está parcialmente sumergida y también amplias zonas de Long Island y el Bronx. Al mismo tiempo la parte alta de la isla que en realidad es Nueva York, se ha desarrollado espectacularmente gracias a los avances en materiales de construcción que permiten edificios de varios cientos de metros de altura.

Este es el contexto en el que Kim Stanley Robinson desarrolla una novela en apariencia de ciencia ficción, pero en realidad mucho más ambiciosa. El autor, nacido en 1952, es muy conocido por sus obras de ciencia ficción siempre cargadas de contenido político. Más que ciencia ficción, Stanley Robinson crea proyecciones de nuestro mundo actual desarrollando tendencias políticas y tecnológicas. Así, sus obras sobre la colonización de Marte son en realidad ensayos políticos sobre el futuro de la humanidad, o al menos esa es mi visión.

En Nueva York 2140 el autor combina las historias de una serie de personajes que confluyen para ilustrar un mundo lejano en el futuro, pero al mismo tiempo muy identificable desde nuestro presente. No es difícil identificar a los personajes de la novela como estereotipos de una sociedad como la nuestra, la de nuestros días. Inversores financieros, analistas cuantitativos, estrellas climáticas mediáticas (perdón por el exceso de esdrújulas), activistas políticos de la izquierda americana, funcionarios de alto rango…

Kim Stanley Robinson crea algo más que ciencia ficción, crea una visión del futuro. Y lo hace en detrimento de la profundidad de los personajes que solo en algunos casos transmiten verdadera fuerza. A cambio, obtenemos una construcción del futuro más realista de lo que suele ofrecer la literatura de ciencia ficción, mucho más. Obtenemos incluso una visión de lo que podría ser una revolución en el siglo XXII, con sus reglas y sus nuevos mecanismos.

Recomendable para aficionados a la ciencia ficción y a la ciencia política.


Volver a Los diablos azules
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión