X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los diablos azules

'El poema y el muro', unos versos inéditos de Joan Margarit

Publicada el 19/02/2021 a las 06:00

Este artículo forma parte de un especial dedicado a la memoria de Joan Margarit, poeta catalán ganador del Premio Cervantes fallecido el martes 16 de febrero a los 82 años.

infoLibre publica un poema inédito de Margarit que formará parte de su libro póstumo Animal de bosc / Animal de bosque, entregado antes de su muerte y de próxima publicación en la editorial Visor.

_____

El poema y el muro

Se alza un día de invierno detrás del horizonte.

Negras ramas del chopo. El sol frío y rosado

ha iluminado el muro de piedra de la casa.

Una hora inocente y peligrosa:

debió serlo también para los que encendían

sus fuegos en las cuevas con olor a excrementos, humo, bestias descuartizadas.

Pienso en un día

–centenares de miles de años más atrás–

que tuviera una luz igual que la de hoy.

En la severidad de la caverna

surgía, desde el fondo de unos ojos,

esa suposición protectora del muro.

Alguien, entre las sombras,

miraba, iluminados por la hoguera,

dibujos o señales en la roca.

El pensamiento iba creciendo

como un gran árbol bajo las estrellas,

al tiempo que surgía este calor

lejano, aún confuso, de la casa.

Viendo nacer el día, agradecido,

pienso en la arquitectura

y en los primeros que escucharon

algún hexámetro de la Odisea.

He sido siempre fiel al poema y al muro.

 

El poema i el mur

Darrere l’horitzó s’alça un dia d’hivern.

Negres branques de l’àlber: el sol rosat i fred

ha il·luminat el mur de pedra de la casa.

És una hora innocent i perillosa:

degué ser-ho també per als que feien foc

a dins les coves amb olor de fum,

excrements i animals esquarterats.

Penso en un dia

–centenars de milers d’anys endarrere–

i una claror semblant a aquesta d’ara.

En la severitat de la caverna

sorgia, des del fons d’una mirada,

la suposició protectora del mur.

Algú, entre les ombres,

mirava, il·luminats per la foguera,

dibuixos o senyals fets en la roca.

El pensament creixia

com un gran arbre sota les estrelles,

alhora que sorgia l’escalfor

–encara lluny, confusa– de la casa.

Veient com neix el dia, agraït,

penso en l’arquitectura

i en els primers que van poder escoltar

alguns hexàmetres de l’Odissea.

He estat sempre fidel al poema i al mur.

 

Más contenidos sobre este tema
Relacionados




1 Comentarios
  • Pedro C Pedro C 21/02/21 12:40

    Mientras yo viva podrás calentarme el corazón, gracias Joan

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión