X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los libros

La gran poesía

  • Mundo fantasma fija a través de los epígrafes cuidadosamente elegidos la genealogía que alimenta el imaginario poético y afectivo de Mónica Doña
  • Con una obra deslumbrante, la escritora jiennense es una de las grandes voces de la poesía española contemporánea

Publicada el 26/03/2021 a las 06:00

Mundo fantasma
Mónica Doña
Fundación Huerta de san Antonio
Úbeda
2020

En 2017 tuve el honor y la alegría de presentar ¿Quién teme a Thelma y Louise? (Renacimiento) de Mónica Doña y dije que tenía el convencimiento de que este libro acabaría por formar parte de la historia reciente de la poesía española. Como profesora de Literatura jamás haría una afirmación así a la ligera. El mismo convencimiento se reafirma en el caso de Mundo fantasma, el último libro publicado (noviembre de 2020) de la poeta jiennense residente en Granada.

Primorosamente editado por Juacaballos y con una espléndida cubierta de Juan Vida, el volumen fija a través de los epígrafes cuidadosamente elegidos la genealogía que alimenta el imaginario poético y afectivo de Mónica Doña: Juan Carlos Rodríguez, el gran teórico y crítico literario, maestro de muchos de nosotros y al que tanto quisimos, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Chantal Maillard, Rosario Castellanos, Bob Dylan, Vicente Aleixandre o Lorca. En poemas asombrosos, cuya sencillez es efecto de una gran complejidad de pensamiento y emoción, la autora reflexiona sobre el amor, el desamparo, el desasosiego, la crueldad, la pérdida y el impulso vital. El acercamiento al amor y a los cuerpos es un arduo trabajo de jardinería, como leemos en el poema inicial, "Octubre": "Amigo:/ No sabes el trabajo que me cuesta/ arreglar el jardín./ Octubre se descuelga de las copas./ He cogido el rastrillo/ y araño con la fuerza que me resta/ la humedad de la tierra.// Cuánto deseo, amigo,/ arañarte la espalda/ y deshojar de nuevo/ el árbol que en verano/ nos dio la justa sombra.// Amigo:/ He reunido las hojas amarillas/ y huelen como a ti./ Es un momento dulce que detengo/ ahora,/ antes de que sea tarde/ y llegue lo peor:/ el inviero, el olvido, y a lo lejos/ los árboles desnudos/ sin nosotros".

Mónica Doña también reflexiona en versos hondos teñidos a veces de ironía sobre la ilusión de la libertad en un mundo donde la vida duele. Así, en "Libertad" leemos: "Se cansaron mis alas de simular ser libres/ y ahora sólo busco/ unas migas de pan,/ un sencillo aleteo/ y por lecho, un alambre donde posar el sueño./ Pero no, no hay manera. // ¿Tanto cuesta/ encontrar una jaula a medida?". Y en "Alma" lleva a cabo una sutil y profunda meditación sobre las resonancias de "música celeste" del alma y el anclaje y el arrastre del cuerpo: "Acaso te inventaron para que o dijese/ que la vida dolía.// Y ahora que no existes, pesas tanto/ en la memoria antigua/ que me aferro a la tierra/ para encontrar el cuerpo que me falta,/ El cuerpo que me diga: Ya te tengo, aquí estoy,/ soy tu vuelo y abismo,/ tu alegría y angustia./ Sólo conmigo puedes hacer tu propia música,/ sólo conmigo puedes abrazar otro cuerpo/ para saber que existes".

En "Paz" se denuncia la ferocidad de las guerras: "Sin duda es paz una palabra hermosa./ Mas demasiado corta, como su duración". Corta también es la vida. "Corta es la vida" es el magnífico título de una de las partes del libro, donde leemos versos como los siguientes: "Aún te espero —vida—./ La puerta sigue abierta,/ ven cuanto antes". Que la vida venga cuanto antes y nos enseñe la ternura del amor, esta ternura que en los poemas de Mónica Doña se acompaña de una afilada inteligencia, de una lucidez implacable: "Quiero desconocerte, amor, juega conmigo,/ no me importa perder otra partida". Que la vida venga cuanto antes con sus "jugosos rumores" de manzana, que venga cuanto antes y recompense a la niña que de pequeña quería ser artista: "Yo de pequeña quise ser artista", que la vida venga cuanto antes y nos traiga la conquista de ese "otro espacio:/ la habitación legada por Virginia,/ el pequeño escritorio que a veces me permita/ poblar la soledad de la página en blanco".

Con una obra deslumbrante en la que Mundo fantasma tiene un papel importantísimo, Mónica Doña es una de las grandes voces de la poesía española contemporánea.

_____

Ioana Gruia es escritora y profesora de Literatura. Su último libro es El expediente Albertina (Edhasa, 2016).

Más contenidos sobre este tema




 
Opinión