X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los libros

Mal favor al socialismo (y a Rubalcaba)

  • El libro de Caño es una carta de amor rendido, sumiso y entregado a Rubalcaba y es, a la vez, un castigo continuado e indisimulado contra el actual Partido Socialista
  • Pensar que en “un político de verdad” no hay sombras, trampas, fontanería fina o apañada parece más bien un grave error de planteamiento del libro mismo

Publicada el 30/04/2021 a las 06:00
Portada de Rubalcaba, de Antonio Caño.

Portada de Rubalcaba, de Antonio Caño.

Rubalcaba. Un político de verdad
Antonio Caño
Plaza&Janés
Barcelona
2020

Portada de Rubalcaba, de Antonio Caño.No hay nada sorprendente en que Pedro Sánchez, el actual presidente del Gobierno español, haya rechazado —o siquiera contestado— la propuesta de colaborar con el periodista Antonio Caño para explorar los días y las noches de Alfredo Pérez Rubalcaba. Las bofetadas que recibe Sánchez en este libro son de muchos tipos, discretas, directas, de mano abierta sin contemplaciones, solo insinuadas o incluso por conducto indirecto (recibe incluso Meritxell Batet cuando el autor fantasea que Rucalcaba hubiese sido un presidente del Congreso de los Diputados capaz de generar un “debate medianamente provechoso. ¿Qué otro podría haber cumplido una labor así con mejores atributos?”).

El libro es un espectacular pim pam pum contra el actual socialismo, en exacta coherencia con la línea editorial que Caño mantuvo a lo largo de los cuatro años en que dirigió El País, entre 2014 y 2018. En su Comité editorial contó por entonces con Rubalcaba cada martes, a propuesta de su jefe de Opinión, José Ignacio Torreblanca. Por lo que cuenta Caño, de hecho, Rubalcaba contribuyó a atenuar el tono áspero, acre e insultante que el diario mantuvo desde el primer momento con Pedro Sánchez y sus aspiraciones a dirigir el socialismo español. Cabe imaginar que aquello de que Sánchez era “un insensato sin escrúpulos” dispuesto a destruir al PSOE y a España entera, incluso a Rubalcaba le pareció un pelín fuera de madre. Era el momento de la elección del nuevo secretario general después de la defenestración y el diario había puesto toda, toda su fuerza en la defensa de la candidata Susana Díaz, con una histórica y devastadora fotografía en la que todos los popes del partido (excepto Joaquín Almunia) salían del búnker para posar en portada en favor de Susana Díaz, que lógicamente perdió.

Empiezo de esta manera porque este libro es una carta de amor rendido, sumiso y entregado a Rubalcaba y es, a la vez, un castigo continuado e indisimulado contra el actual Partido Socialista y su Gobierno Frankenstein (el invento fue del mismo Rubalcaba). El amor es reciente, sin embargo, porque Caño conoció personalmente a Rubalcaba el mismo 2014, pero desde entonces la afinidad se hizo tan alta que ha llegado a motivar la redacción de estas más de 500 páginas sobre el personaje. ¿Merecía una biografía básicamente política (con muy poca información de tipo personal, y alguna omisión flagrante que, al menos, debía haberse descartado o discutido) este personaje que llegó a la política en 1979 de la mano de José María Maravall? La merece, sin ninguna duda, pero este volumen destierra la posibilidad de disponer en los próximos años de un libro creíble, equilibrado, crítico y a la vez ponderado de un personaje capital de la historia política del país. Y muchos más libros de este estilo hagiográfico pueden acabar sepultando del todo el crédito (legítimo) de la Transición de hace 40 años.

Es muy desconcertante que crea Caño que existió un PSOE donde el debate de ideas era “vivo y fértil” porque las críticas al partido empezaron como mínimo en los años ochenta, precisamente por la ausencia de debate de ideas y hasta la proscripción de las corrientes de opinión bajo el mando militar de Alfonso Guerra (que aquí, obviamente, sale siempre bien parado, como el discreto hombre de orden, consenso y diálogo que siempre ha sido). Caño parece creer honradamente que el socialismo actual nace de una “operación de márketing y propaganda” y lo ha hundido en “una enorme suma de mediocridad”.

Conviene tener presente este trasfondo porque es el que explica la exaltación íntimamente conmovida que una y otra vez encuentra el lector, sin espacio para la crítica racional, la discusión o la ponderación equilibrada de las decisisones y los méritos de Rubalcaba, que los hay, y muchos, y algunos importantes. Pero el libro desacredita al personaje precisamente porque todo es admirable siempre y cien por cien: la vocación de servicio público, la renuncia al protagonismo, la humildad, la generosidad y la inteligencia, todo, todo son virtudes sin sombra alguna en un político que vivió en la maquinaria del Estado 40 años, desde altos cargos y con una influencia poderosa, consistente y prolongada. Pensar de verdad que en “un político de verdad” no hay sombras, trampas, maniobras y fontanería fina o apañada parece más bien un grave error de planteamiento del libro mismo (o una sumisión al personaje por parte del autor que en nada ayuda a hacer brillar su protagonismo en varias etapas del presente).

Entre las mejores virtudes del libro está la aportación de algunas noticias inéditas y, en particular, un documento relevante sobre las vías de solución del choque de poderes políticos entre Cataluña y España, justo cuando todo apenas empezaba, hacia 2013. El documento es una especie de borrador preliminar de la que acabaría siendo Declaración de Granada y revela con contundencia la certeza de muchos dirigientes e intelectuales de que era necesario abordar una reforma constitucional controlada para afrontar problemas pendientes desde muchos años atrás (de hecho, desde la legislatura de Zapatero). La formulación de los proyectos es cabal, razonada y viable, y se la dio a conocer en secreto a Mariano Rajoy como base un posible acuerdo general, sin que Rajoy –cometiendo un granvísimo error, uno más— se decidiese a hacer nada con ello. Se había activado ya la movilización generacional que empezaba a mandar a la prehistoria la afortunada Transición porque vivía en carne propia una crisis brutal sin paliativos.

Aunque Caño no posee el don de síntesis, hay también un puñado de noticias de interés sobre la gestión de Rubalcaba para llevar a buen puerto la abdicación de Juan Carlos I y, por descontado, la complicadísima operación de acabar con la actividad armada de ETA. Pero, por decirlo así, esos son méritos muy reconocidos y ampliamente compartidos por el potencial lector, y no dejan de ser episodios recientes. Como lo es también la estrambótica, equivocada y amarga batalla por el liderazgo del partido socialista establecida entre Rubalcaba y Carme Chacón, a quien Caño cobija una y otra vez bajo el poder de hombres que fueron los auténticos fabricantes de la criatura: desde el que entonces era su marido, Miguel Barroso, hasta Zapatero o el mismo Rubalcaba, de quien se subraya que la hizo, él mismo, como política, sin que se explique de forma clara el por qué de una acritud tan descarnada en su enfrentamiento por la Secretaría General.

Lo que queda claro es que en ningún caso podría haberlo dirigido ella, aunque le fue de un pelo, porque pertenecía a otro partido (que no era el PSOE sino el PSC y, me parece, era catalana). Yo creo que ahí el PSOE perdió el paso de su tiempo histórico y la derrota de Carme Chacón por los 22 votos muñidos por Alfonso Guerra en la demarcación andaluza (como se explica aquí sin eufemismos) está en en el origen del actual partido socialista. Tiene toda la pinta de que la derrota de Chacón puso las bases para que una segunda operación renovadora cuajase por fin, como pasó, después de algunos papeles grotescos interpretados por la vieja y equivocada guardia, y al frente de todos el mismo Felipe González. A veces, leyendo el libro, el lector queda caviloso e indeciso sobre quién es Frankenstein en este libro, aunque sin duda sabe que de Frankestein este Gobierno no tiene nada de nada.

_____

Jordi Gracia es ensayista y profesor de Literatura Española en la Universidad de Barcelona. Su último libro es Javier Pradera o el poder de la izquierda (Anagrama, 2019).

La versión catalana de este artículo apareció en el número 29 de Política&prosa.

 

Suscríbete a infoLibre, forma parte de un periodismo honesto

Creemos en la información. Queremos que tú seas su dueño para que no dependa de nadie más. Por eso, nuestro proyecto se basa en la existencia de socias y socios comprometidos que nos permiten investigar y contar lo que pasa sin ataduras. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres hacerte con una, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.
Más contenidos sobre este tema




10 Comentarios
  • Nepas Nepas 03/05/21 18:26

    Antonio Caño hizo de El País un periódico del que nos dimos de baja miles de suscriptores que lo leíamos desde 1976. Huyeron no solo lectores, sino periodistas del propio periódico, que no soportaban la falta de profesionalidad del equipo de Caño. Luego, volvimos con Soledad. Y Caño, y Cebrián, escribieron contra el gobierno de coalición y a favor ce un pacto PSOE-PP. Hala, por ahí.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Max Cort Max Cort 03/05/21 17:27

    Gracias al comentario de Jordy Gracia, una hagiografía de Rubalcaba que no biografía de un importante `político, puede ser la base de una necesaria biografía más digna de la verdad y del personaje que la que ha escrito quien dirigió un periódico que lo transformó de líder de la prensa progresista en el cuarto jinete del apocalipsis cavernícola de la prensa de Madrid.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Clarin Clarin 02/05/21 11:39

    La trayectoria de El Pais en esos años es lo que generó la necesidad de nuevos medios como Infolibre. Era insufrible el trato que le dieron a Pedro Sánchez, siendo un medio a priori progresista. A mi Rubalcaba me parecía un buen político, pero también me lo parecía Pedro Sánchez y nunca entendí ni entiendo el odio que genera entre algunos de sus compañeros de partido. Respecto a los medios de comunicación, solo decir que El País mejoró algo con la anterior directora, pero ahora parece que vuelve a las andadas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • ncvc ncvc 02/05/21 07:34

    Wow, vaya articulazo, he revivido la indignación que sentí con el País cuando se empeñaba en destruir a Pedro Sánchez, no me lo podía creer. Evidentemente Rubalcaba no es santo de mi devoción, más sombras que luces. Y ahora con este libro qué pretende Caño? Justificarse? Pués va de c...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Harry Treleaven Harry Treleaven 01/05/21 23:35

    Entre el autor y "el químico", apañado va el partido de Rubalcaba.
    Salud para la gene decente.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Angel10 Angel10 01/05/21 10:16

    Gracias a InfoLibre por la crítica del libro, eso me ahorra su lectura. Nunca me gustaron los palmeros y mucho menos los periodistas serviles

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Falco Falco 01/05/21 07:33

    Bueno, al fin se esta viendo que tipo de "socialistas" eran aquellos que muchos añoran, Guerra, Gonzalez, Bono, Ibarra, Vazquez, Leguina, Corcuera...en fin. Ningún interés.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • CinicoRadical CinicoRadical 30/04/21 20:29

    Nada Sorprendente el rechazo de Pdr Snchz ? tras la declaración a Évole y el chantaje contado, no,no sorprende.
    Promotora de Informaciones, S.A. (PRISA) con Don Manuel (Fraga Iribarne )de accionista,mireusted Sorpresa.?
    Biennacidos y obrigados.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • NUORGOMA NUORGOMA 30/04/21 12:02

    Viniendo de quién viene este libelo, la historia se adivina antes de abrirlo, por lo que resulta rechazable, lo que no soprende es su sistemática “colaboración” a la campaña electoral de turno, madrileña en este caso, pero bueno el PSOE ya cuenta con ésta negativa aportación de parte de los de siempre, los que dicen aquello de “o los nuestros o nadie”, así se cargaron carreras prometedoras como la de Carme Chacón y otras muchas y así acosan a Sánchez y su equipo con saña y premeditación contínua, es posible que esto termine cuando desaparezca Mister X, aunque dudo que con ello se extinga ese tufo dinástico en el grupo Prisa de que nadie debe dirigir el PSOE sin el “placet” de este grupo editorial, ¡qué pena!.Viniendo de quién

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • magonzalezher magonzalezher 30/04/21 08:31

    Sólo diré una cosa. En este momento tenemos al mejor PSOE en muchas décadas, gracias a la buen influencia de Podemos, que lo ha arrastrado hacia la izquierda, que debió ser siempre su posición honesta con su electorado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

 
Opinión