x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Luces Rojas

Grecia y el ‘betutteling’


Publicada el 05/08/2015 a las 06:00
Si alguien le preguntara a un holandés medio quién es Pericles o Aristófanes o Katzanzakis o Elytis, es bastante probable que se quedase con la boca abierta y la mirada vacía. “La boca llena de dientes”, reza un dicho en estos lares, para significar que no se tiene nada que decir, por ignorancia u omisión (suponiendo que aún se tenga dientes, pues los seguros médicos que antes cubrían los gastos dentales se han reducido de tal modo que puedo imaginarme a más de un holandés prefiriendo la caries que los miles de euros que supondría curárselas, y esto tras una privatización feroz que iría en principio en favor del consumidor, pero que ha ido, sobre todo, en favor de las aseguradoras, sin la protesta de nadie y con la anuencia y estímulo de la Unión Europea).

Pero si le mencionan el nombre de Tsipras o de Varoufakis, el oyente tendrá que prepararse para una retahíla de insultos, acusaciones y lugares comunes que seguro que aflojan los dientes y hasta el estómago. De ellos no paró de hablar la prensa en los últimos meses, por supuesto, lo que explicaría la reacción en cierto modo, y si bien hubo algunas voces comprensivas en la cobertura de la crisis griega, la mayoría se expresó siguiendo la narrativa aceptada por los gerifaltes de la Unión, de la que Holanda es orgullosa fundadora e incondicional soporte.

Quizá lo resuman bien las palabras de un colega, profesor universitario, quien dijo algo así como que ya era tiempo de que los griegos aprendieran a hacer las cosas de manera correcta y que merecían el castigo de los recortes, dadas la corrupción, ineficiencia y despilfarro de la nación. Lo dijo así, los griegos en general, la nación, como persona colectiva, no sucesivos gobiernos liderados por personas específicas, con nombre y apellido, miembros de partidos con nombre propio y a plena luz, conocidos de todos, incluidos los funcionarios europeos que aceptaron el ingreso de Grecia en la UE, aunque tuvieran entonces, casi de seguro, las mismas ideas sobre la nación griega que parece tener mi colega todavía, y la mayoría de los holandeses.

Es bien sabido que la mente, antes que pensar, repite, usando categorías que le ahorran el laborioso proceso de discriminación y análisis que supondría el ejercicio del pensamiento, como lo entendía el griego Aristóteles al menos, y que han olvidado los jerarcas europeos, y las instituciones bancarias, si atendemos a su comportamiento de los últimos tiempos con respecto a Grecia (y a otros países, sin duda). No es de extrañar, por tanto, que hasta un miembro del estamento intelectual, encargado de transmitir conocimiento, repita estereotipos cuya validez no se ha parado a juzgar con detenimiento.

El estereotipo es claro y la narrativa, fluida, y parecen ser los siguientes: Europa del Norte es superior ética, económica y culturalmente, sobre todo por su moral laboral, su impecable honestidad y su madurez de carácter, asociadas a su raigambre protestante. Europa del Sur es inferior, entregada a los placeres solares y a la buena vida, flexible, si no corrupta, en materia moral e ineficiente en la administración, que se entrega a familiares, amigos y conchabados. Parte del problema es ser católicos u ortodoxos, religiones, se sabe, con jerarquías dudosas y en las que una simple confesión redime de pecados que un buen protestante debe afrontar solo y con firmeza.

¿Cómo no iban a acabar mal dichos países, si siempre han estado jodidos y han permanecido en un estado de infantilidad general? Esos países tienen que aprender, y quién mejor para enseñarles que los países del Norte, cuya prosperidad es prueba de su misión divina, y que la Unión Europea, constructo sagrado y pináculo de civilización, cuyos modos de operación y deliberación asemejan los de un conciliábulo, por el bien del alma de todos, y que aplica la mejor forma de democracia: la de la sabiduría tecnocrática, aureolada por la ciencia y la verdad. Los holandeses tienen una palabra para definir esta actitud, que aceptan ellos mismos como perteneciente al carácter nacional (otro estereotipo, pero esto es de lo que se trata, a fin de cuentas): betutteling, del verbo betuttelen, que significa, traducido a lo bruto (pero qué le voy a hacer, soy más sureño que los sureños europeos, del retrasado Perú), paternalismo con el dedito estirado, dar la lección siempre, y creerse con derecho a hacerlo por el solo hecho de ser lo que se es, y de la nación a la que se pertenece.

Pues bien, durante los últimos meses, en los que mi adhesión a la causa europea, por lo que tenía de idealista, de progresiva, de cosmopolita, se ha transformado en viva animadversión, he tenido que escuchar esta historia en mi país de residencia una y otra vez, hasta despertar en mí deseos de formar un grupo de partisanos sureños que inicie una campaña de secuestro de funcionarios europeos, a los que someteríamos, al estilo de La Naranja Mecánica, a largas sesiones auditivas, pero no de música, sino de voces repitiendo el estereotipo contrario: Los europeos del Norte son gente de alma arrugada, carentes de sentido del humor, moralistas y cascarrabias, que han hecho de las regulaciones y leyes un fetiche, las cuales en lugar de servir al ser humano, son objeto de adoración y esclavitud, y que están dispuestos a castigar a pueblos enteros por lo que hicieron unos pocos o fue consecuencia de coyunturas internacionales.

Además, tienen poca memoria histórica, pues ni la colonización, ni las guerras mundiales, ni Srebrenica, ni el Plan Marshall, ni la quita de deuda masiva del que fueron beneficiarios, han aparecido mucho en los discursos punitivos con que acosaban a Grecia, ni en los panoramas catastrofistas con que minaban su democracia. Y para colmo, las decisiones las toman a escondidas, favorecen a las grandes corporaciones, desmantelan el sistema del bienestar, y exigen recortes que solo pueden significar miseria. Y todo esto, sin pensar un carajo. Pues según nuestra idea sureña del pensamiento, cuando una cosa no funciona y va mal, pues se analiza el problema y se cambian las medidas, como las de austeridad, pero la forma en que se han comportado los poderes norteños (que, no nos hagamos ilusiones, son quienes gobiernan la Unión Europea) me recuerda lo que dijera un combatiente afgano de los rusos que habían invadido su país en los ochenta: cuando algo sale mal, hacen más de lo mismo, pero con más fuerza. Quizá tras sesiones paulovianas de este tipo, y por aquello del síndrome de Estocolmo, algo empiece a cambiar en la tambaleante Unión Europea. Lo dudo mucho, sin embargo.

Claro está, en estudios socio-psicológicos o sociológicos del estereotipo y su funcionamiento se alude a lo que se suele llamar kernel of truth del mismo, el grano de verdad que poseen, ya que de lo contrario no existirían. Es cierto que los griegos no tuvieron los mejores gobiernos y que cocinaron sus cuentas, con la benemérita ayuda de Goldman Sachs (por lo que nadie ha sido juzgado responsable). Pero la Unión Europa tenía que haber sabido que la administración griega era lo que era, y no obstante, le prestaron dinero en carriles, y le vendieron a sus ultraendeudados habitantes todo lo que pudieron. Solo para ahora imponerle medidas rechazadas por su población, amenazarla con el infierno y ofender a cuanto objetante se pusiera delante. Y el que escribe, escuchando esta historia un día sí y otro también, pensando en que ahora entiendo cómo se hizo este país con territorios tan vastos como Indonesia, cómo asesinó a todos los jefes tribales de aquel país para hacerse con el comercio de la nuez moscada y cómo dejó a su suerte a los hombres y jóvenes de Srebrenica, y a pesar de todo, sigue teniendo la prensa que tiene en el extranjero, como la de un pueblo tolerante, civilizado y valiente.

Pues los estereotipos se inscriben en lo que se ha llamado la política de la representación, y la política en Europa en estos tiempos es clara: neoliberalismo o muerte; corporaciones que pueden, por trato hecho entre cuatro paredes con la Unión Europea en nuestro nombre, llevar a juicio a gobiernos que amenazan sus ganancias, movimientos sindicales amordazados por regulaciones centralizadas, privatización de las empresas públicas, a mansalva o no, re-nacionalización de empresas impedida por otras leyes, desmantelamiento de las prestaciones sociales. ¿Es esta la Europa por la que clamaban los políticos de izquierda, “La solución a los problemas es 'Más Europa'”? Quizá la izquierda, temerosa de ser asociada con los movimientos fascistoides que medran en esta Europa burocrática e insensible, tenga aun reticencia a expresarlo, pero a esta Europa hay que decirle no, Menos Europa. Que se queden con su Europa si europeizar significa imponer medidas anti-democráticas que condenan a un país entero a la pobreza.

El estereotipo holandés en el extranjero supone a este país modelo de tolerancia y apertura. Algo habrá de cierto en este lugar común, como lo demuestra (parte de) la Historia. Pero la tolerancia se acaba en cuanto te incordian, según se ve, como lo demostró el holandés Dijsselbloom, presidente del Eurogrupo (un grupo fantasma, sin existencia institucional, no sujeto a responsabilidad legal alguna, y sin embargo capaz de decidir el destino de países enteros) al dirigirse a Varoufakis por primera vez en una reunión, cuando le dijo que tenía dos alternativas: o aceptar lo que le ofrecían o el Caos (implicando total falta de apoyo a los bancos griegos, salida del euro, descrédito global). Así es como se trata a los infantiles griegos, tuve que leer en la prensa, escuchar a mis colegas, sufrir en conversaciones informales. O como lo hacemos nosotros, o el diluvio. Si esto sigue así, me voy para Grecia. No sé si a organizar a partisanos, pero al menos para tomar el sol, contemplar el Partenón, y recordar a Zorba el Griego y a Aristófanes, quien supo burlarse de Sócrates poniéndolo en las nubes. A ver si aparece algún otro dramaturgo heleno que ponga a los eurócratas en las nubes también. Y los haga caer de bruces en la realidad, a las buenas o a las malas.

_______________________
Frans van den Broek es escritor peruano-holandés. Tiene estudios de biología y filosofía y es doctor en Letras por la Universidad de Amsterdam. Ha publicado numerosos artículos en revistas como Claves y Revista de Libros. Colabora habitualmente en el blog Debate Callejero. En la actualidad, es profesor en la Hospitality Business School de La Haya.


Volver a Luces Rojas
Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • rita rita 09/08/15 13:27

    "y les vendieron a sus ultraendeudados habitantes todo lo que pudieron", ahí está, a mi entender el kid de la cuestión. Los alemanes se han hecho grandes y poderosos -despues de la quita tras la II guerra mundial que ellos organizaron- gracias a incorporar a la UE paises que seguramente no reunian los requisitos para pertenecer al club, pero que eran consumidores potenciales de productos alemanes, por supuesto. En el fondo todo se reduce a lo mismo: oferta y demanda, comprar y vender, exportar importar... Demasiada alforja para este viaje.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • José González José González 06/08/15 19:36

    Yo también me siento identificado con el contenido del artículo. Me temo que la actual Unión Europea, y lo que parece que va camino de ser en el futuro inmediato, no tiene nada que ver con lo que de ella esperábamos hace unos años. Se ha convertido en una ratonera, una trampa para jilipollas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • DimitriUE DimitriUE 05/08/15 22:36

    Lo que parece ignorar el autor es que es "esta Europa" y el tan denostado "mercado (europeo)", los que da trabajo a miles de españoles. Pero a seguir con las simplificaciones sobre la "Europa neoliberal" etc.. ¿.Europa no ha aportado nada a España ? vamos ya...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Maria Jose Maria Jose 05/08/15 17:28

    Yo tambien estoy muy desilusionada con la UE. Ingenua de mi, pense que Europa nos iba a traer mas democracia, libertad, tolerancia, justicia, generosidad..Pero esta siendo al contrario. Triste y desesperante cuando hoy todos los medios hablan de que el PPSOE siguen primero y segundo según las encuesta. A veces da ganas de hacer las maletas y largarse. Excelente articulo. Felicidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Alfar Alfar 07/08/15 02:47

      Lo malo es, ¿largarse adonde?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Maria Marias Maria Marias 05/08/15 15:02

    Una estupenda exposición de lo que está pasando y del monstruo que han creado y que me hace afirmarme aún más en que estamos en una dictadura, de ellos son los medios de comunicación y todas esas instituciones  que nadie ha elegido pero que se toman el derecho a decidir cosas tan importantes como  cual debe ser la educación  y los objetivos de ella, alguien me puede decir quien es la OCDE  y quien les dio ese derecho?, ahora que el rostroduro de  Wert también va a ese organismo  que junto con otros igualmente de  dudosa procedencia no democrática    se han puesto  a la cabeza de esta Europa  de la que reniego, quién les dio el poder?  hasta cuando vamos a mantener esta ceguera?  los europeos no son ellos , ellos sólo  son los verdugos de los europeos y que no duden holandeses y alemanes , ciudadanos, que ellos tambien son objetivos....   aunque crean tener las espaldas guardadas... Totalmente de acuerdo con este artículo, gracias,  Una ciudadana desilusionada

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 05/08/15 14:01

    Magnífico. Yo opino lo mismo. A ver si conseguimos salir de Europa sin demasiados daños, tarea tremendamente difícil, pero la única que nos puede sacar de nuestra travesía al Tercer Mundo. O al cuarto.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gmaunes gmaunes 05/08/15 11:32

    Muy buen articulo. Una idea que siempre he pensado que es la base de todo esta dicotomia viene de la forma de encarar el "pecado"  según se sea del norte (protestante) o del sur (católico u ortodoxo) -->  "Parte del problema es ser católicos u ortodoxos, religiones, se sabe, con jerarquías dudosas y en las que una simple confesión redime de pecados que un buen protestante debe afrontar solo y con firmeza."

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VictorMB VictorMB 05/08/15 10:23

    Excelente artículo. El dinero que sostiene la corrupción de los indolentes sureños procede del puritano norte. Y en uno y otro lado se sigue votando a los que benefician de eso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Independiente Libre Alaia Independiente Libre Alaia 05/08/15 09:01

    Magníficos exposición , objetiva y verdadera. Quizás la solución sea un intercambio de lo mejor de cada hacia el Sur y Norte. Aquí se trata de la lucha del neoliberalismo puro y duro a favor de los ricos-élites psicópatas del poder y de la acumulación y la verdadera democracia a favor del la mayoría ciudadana por el bienestar general solidaridad, DDHH del otro nivel de consciencia. Otro problema es que los que piensan así los del norte y sur se callan colaboran con las élites, la pasividad de los "buenos" es la rémora que paraliza el superar esta situación.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Artero Artero 05/08/15 03:14

    Me ha gustado este artículo, por las siguientes razones; lo explícito, en  el lenguaje. Porque es directo, sin embages, ni elementos distorsionadores.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión