x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

¿Habrá aprendido el Partido Popular a perder el poder?

Publicada el 14/09/2015 a las 06:00 Actualizada el 13/09/2015 a las 17:35
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El PSOE ha perdido el poder en unas elecciones generales dos veces, en 1996 y 2011; el Partido Popular tan solo una, en 2004. La democracia requiere, entre otras cosas, que los que pierden las elecciones acaten el veredicto de las urnas, dando legitimidad a la victoria electoral de sus oponentes políticos y poniéndose las pilas para intentar ganar las siguientes elecciones. El PSOE, todo hay que decirlo, ha sido un perdedor ejemplar. Si agitamos la hemeroteca, no encontraremos rastros de declaraciones deslegitimadoras de las victorias del Partido Popular. Felipe González a lo más que llegó fue a no mencionar la influencia que tuvieron la corrupción y los crímenes de Estado en su dulce derrota electoral en 1996 y Alfredo Pérez Rubalcaba prefirió hacer daño a su propio partido que a la democracia tras las elecciones de 2011, culpando implícitamente a José Luís Rodríguez Zapatero de la derrota electoral y demorando tres años la asunción de su responsabilidad política por la derrota con su dimisión. En cambio, el Partido Popular dejó un sello de mal perdedor tras las elecciones del 14-M de 2004, puso en duda el resultado electoral, difamó al ganador y, lo que es peor, insultó a los ciudadanos por su forma de votar.

Cuatro meses después de las elecciones del 14-M, Eduardo Zaplana, siendo portavoz parlamentario del Partido Popular, seguía sosteniendo que Mariano Rajoy perdió las elecciones en 2004 por “un atentado teledirigido simplemente para hacernos perder las elecciones”. El entonces presidente de la Xunta, Manuel Fraga, mantenía que las elecciones generales de 2004 habían sido trucadas y que los gallegos tenían la ocasión de restaurar la mayoría natural popular en las inmediatas elecciones autonómicas. Senadores del Partido Popular llamaban directamente golpista al presidente José Luís Rodríguez Zapatero, comparándole con Tejero o con el general Pavía. Algunos diputados fueron todavía más lejos manifestando que el verdadero presidente que había salido de las elecciones era Bin Laden. El diputado Jaime Ignacio del Burgo, utilizando como tribuna de excepción el periódico del ahora modernísimo y liberal Pedro J. Ramírez, repetía y repetía sin rubor y sin perder el escaño que el atentado era una conspiración interior para alterar el resultado de la democracia española. Vamos, un golpe de estado alambicado dependiente de la incertidumbre electoral.

No traigo ninguna de las múltiples declaraciones que José María Aznar hizo al respecto porque se las pueden imaginar perfectamente y acertar. Conviene recordar que los estudios sobre el efecto del atentado del 11-M en el resultado electoral reflejan que solo cambió el sentido de su voto al 3,5% de los ciudadanos y que uno de los motivos más relevantes del cambio no fue el atentado en sí, sino la desastrosa gestión que hizo el Gobierno popular en los días siguientes al atentado. Dos días después de las elecciones de 2004, nuestro actual presidente, Mariano Rajoy, saludaba sonriente desde el balcón de la calle Génova a unos 3000 simpatizantes del Partido Popular que se habían concentrado en la calle exigiendo la dimisión (sic) de José Luis Rodriguez Zapatero y pidiendo a gritos que Aznar siguiera siendo presidente. El exalcalde de Madrid Jose María Alvárez del Manzano llegó a decir que los que cambiaron su voto durante los días posteriores al atentado eran colaboradores y cómplices con el terrorismo.

De mal perdedor preventivo es también intentar cambiar reglas y buenas prácticas democráticas para dejar todo atado y bien atado en el caso de una posible derrota electoral. Las cuentas de 2016 han sido aprobadas por el Partido Popular con enmiendas a la totalidad presentadas por todos los partidos de la oposición. Es la primera vez en nuestra historia democrática que un partido intenta colocar la implementación de sus políticas preferidas fuera de la incertidumbre electoral y del cambio de Gobierno que podría producirse tras las inminentes elecciones generales. En la misma línea preventiva se enmarca la reciente propuesta de reforma de una institución contramayoritaria como el Tribunal Constitucional para ampliar su poder político con la intención de utilizarlo en defensa de las posiciones políticas del Partido Popular independientemente de quien gane o pierda las próximas elecciones. Por otro lado, las declaraciones antidemocráticas de Esperanza Aguirre en Madrid o la mala educación de Rita Barberá tras perder la Alcaldía de Valencia no son una buena señal de lo que puede hacer el Partido Popular si una coalición de perdedores, el mantra favorito del PP, consigue un acuerdo parlamentario para dejar a los conservadores sin el Gobierno nacional, algo que no se puede descartar en estos momentos si nos atenemos a las predicciones electorales de la mayoría de las casas demoscópicas y a los pactos que ya han puesto en marcha los partidos de izquierda en distintos municipios y comunidades autónomas.

La democracia actual es más frágil que en 2004, con un mayor descontento hacia su funcionamiento, un mayor descrédito y desconfianza hacia las instituciones y un odio ampliamente extendido hacia su clase política. La deslegitimación de los resultados electorales o de la normalidad que representa la “coalición de perdedores” en el marco de nuestra democracia parlamentaria resulta mucho más peligrosa ahora que entonces. Insultar en estos momentos a los ciudadanos por el sentido de su voto, anulando su capacidad o negando la racionalidad de su comportamiento, dinamitaría todos los puentes que se necesitan para la ineludible reconstrucción de nuestro marco de convivencia política que necesitará de un amplio consenso en el que tendrán que estar por fuerza los ganadores y los perdedores de las próximas elecciones generales.

_________________

Braulio Gómez es investigador en Ciencia Política en la Universidad de Deusto. Es autor del libro 'O controlo político dos procesos constituientes' (Impresa de Ciencias Sociais, 2010), coautor de 'La calidad de la democracia en España' (Ariel, 2011) y de 'La encuesta deliberativa' (CIS, 2009). Es el director del 'Regional Manifestos Project'


Volver a Luces Rojas
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • mrosa mrosa 14/09/15 20:32

    Los que votan a esta gente no leerán este artículo. Esa es la desgracia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 14/09/15 18:33

    Desgraciadamente, no me parece que vayamos a poder comprobarlo porque, o mucho cambian las cosas, o el PP volverá a ganar las generales. Sólo queda por ver si con mayoría simple o absoluta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jaca1930 Jaca1930 14/09/15 13:26

    Los hijos y nietos políticos de Franco no conocen más democracia que una formal en la que la sumisión hacia ellos se materialice en las urnas, de forma que les de cobertura para aplicar el ¡zas en toda la boca! a quién discrepe. Si para ello hay que mentir, manipular, descalificar, tergiversar, lanzar insidias etc., no importa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 14/09/15 10:03

    Bueno, si hay una parte significativa de españoles que mantiene su apoyo a semejante banda y no desaparecen de las instituciones, o que los han sostenido tras el aznarazo, tenemos un gravísimo problema de convivencia obligada con cafres (me remito al sentido original del término, no a la etnia)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • LosCristos LosCristos 14/09/15 08:42

    A mi no me dan miedo, lo que me dan es asco esta panda de sinvergüenzas que no ha echo nada más que enredar y enredar. Los casos de corrupción apestan y ahí están tan campantes y tranquilos, nos están dando una lección de democracia que es una pena. La Esperanza se ha vuelto un esperpento y si tuviera lo que hay que tener se encerraba en su casa y no salía a la calle en un año, pero eso sí que rinda la cuentas primero y devuelva todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Macrons Macrons 14/09/15 07:41

    La salida de España de una dictadura prolongada acarrea consecuencias. La democracia requiere madurez. Los últimos tiempos no han contribuido.  Debates en medios públicos (tipo La Clave), asociaciones vecinales, palpitación sindical... de la transición que iban por el buen camino. La falta de madurez democrática es evidente. No somos una democracia equiparable a las democracias de nuestro entorno. Se permite que un presidente mande un SMS a un presunto corrupto en prisión pidiéndole que sea fuerte y continúe al frente de la nación. Muchos en el poder confunden la delegación para gestionar lo público, con el derecho a apropiarse de lo gestionado. Se vulnera flagrantemente la división de poderes (legislativo, judicial y ejecutivo) Afortunadamente, los funcionarios públicos son profesionales y en su mayoría honrados, pero las élites de los partidos políticos dejan mucho que desear. Así las cosas es natural que no renuncien a lo que consideran su cortijo de muy buena gana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Hasta cuándo? Hasta cuándo? 14/09/15 07:41

    Me ha gustado su artículo porque nos recuerda comportamientos que, de cara a las próximas generales, no deberíamos olvidar para actuar en consecuencia si fuera necesario. Sr. Gómez, la verdad es que dan miedo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.