X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

‘House of Cards’, Pablo Iglesias y el Partido Socialista

Justo Serna | Alejandro Lillo Publicada 28/12/2015 a las 06:00 Actualizada 27/12/2015 a las 19:32    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 67

House of Cards es una serie de televisión: puro entretenimiento, disfrute del público. Pero es también una indagación sobre la forma de hacer política. En concreto, en el Congreso de los Estados Unidos. Está protagonizada por Kevin Spacey y Robin Wright y es una producción de Netflix. En sus distintos capítulos, los responsables nos narran y nos muestran las artimañas, el juego sucio y las canalladas que el congresista demócrata Francis J. Underwood está dispuesto a hacer con tal de alcanzar sus metas. No es un tipejo sin escrúpulos; es un ser astuto y ruin en un mundo de petimetres maquiavélicos, de diablillos ambiciosos.

No podemos olvidar que se trata de una serie de ficción; pero tampoco hay forma de evitar las comparaciones. Lo que urden Frank Underwood y su esposa Claire –todos esos tejemanejes y complejas maniobras de poder– se asemeja en cierto sentido a lo que está sucediendo en la España poselectoral. Especialmente entre los partidos de la izquierda con más representación parlamentaria. Sin duda, habría que preguntarse quién es aquí el Underwood sofisticado y cruel. En fin, nada es comparable al glamour estadounidense de la Casa Blanca y el Capitolio. Pero miren, miren... algo se aprende.

Por un lado tenemos a Podemos y a su líder, Pablo Iglesias, acérrimo seguidor de Juego de Tronos. El miércoles 23 de diciembre, tres días después de las elecciones, Iglesias publicó un artículo en El Huffington Post titulado “A Pedro no le dejan”. Allí procedía a atacar el funcionamiento de nuestra actual democracia al tiempo que, con mucho aspaviento, se extrañaba de que Pedro Sánchez aún no se hubiera puesto en contacto con él para hablar sobre “un gobierno alternativo al de Rajoy”. Mientras trataba de poner en evidencia al Partido Socialista y al señor Sánchez, proponía un “nuevo acuerdo de país”, tendiendo la mano a todas aquellos grupos parlamentarios contrarias a las políticas del PP.

La imagen que con este planteamiento se esfuerza por transmitir Iglesias es la de un político responsable y nada partidista, exclusivamente preocupado por la buena marcha del país ante la parálisis y el inmovilismo de los demás. Se presenta, además, deseoso de mejorar la vida cotidiana de la “gente” (así, la gente en general) a la mayor brevedad posible. La "gente": esa palabra que es habitual en este chico de barrio, como santamente lo califica Antonio García Ferreras.

Sin embargo, mientras Pablo Iglesias afirmaba todo esto, las secciones territoriales de Podemos se dedicaban y se dedican a hacer cuanto podían y pueden para boicotear los gobiernos autonómicos gobernados por la izquierda. ¿Cómo entender esta contradicción o esta aparente contradicción? ¿Acaso es inocencia? ¿Quizá cinismo propio de un chico de barrio?

El 24 de noviembre Podemos votó con el PP y Ciudadanos una enmienda a la totalidad de los presupuestos de la Junta de Extremadura. La iniciativa fue presentada por la formación de Pablo Iglesias, que meses antes había apoyado a los socialistas, traduciéndose esta maniobra en la total paralización del gobierno autonómico: justo lo contrario de aquello que en su artículo dice que está tratando de evitar.

En Aragón sucede algo muy parecido. Podemos, que apoyó la investidura del candidato socialista, se ha negado a negociar cualquier tipo de acuerdo presupuestario. Existen, por tanto, muchas posibilidades de que no se llegue a ningún entendimiento antes del 1 de enero, produciéndose una vez más la parálisis política en otra comunidad autónoma.

Quizá a numerosos simpatizantes de Podemos esta actitud les parezca bien, pues al fin y al cabo el PSOE es un partido viejuno, alejado de la “gente”, únicamente preocupado por perpetuar un sistema caduco y corrupto. Puaj. Sin embargo, la parálisis política que está tratando de provocar el partido de Pablo Iglesias a nivel regional –el gobierno más cercano y que con mayor rapidez puede resolver los problemas de la ciudadanía– no sólo alcanza a gobiernos del PSOE, sino también a otras formaciones políticas progresistas.

En Asturias, por ejemplo, donde los socialistas gobiernan con Izquierda Unida, Podemos presentó dos días después de las pasadas elecciones una nueva enmienda a la totalidad de los presupuestos, votando una vez más con el PP y con Ciudadanos en contra de las iniciativas presentadas por el PSOE e Izquierda Unida. Las políticas de justicia social y de redistribución de la riqueza en Asturias están ahora mismo completamente paralizadas, con el consiguiente enfado de Gaspar Llamazares. Este último, bien dolido, invitó a Podemos, cuyos representantes ni siquiera se sentaron a negociar, a dejarse de chuminadas y a pactar directamente con el Partido Popular.

Terminaremos este recorrido en la Comunidad Valenciana, donde la formación de Pablo Iglesias gobierna en coalición con Compromís (liderado de facto por Mónica Oltra) y con el PSOE. En esta ocasión, Podemos se ha “equivocado” en reiteradas ocasiones en la votación de los presupuestos, apoyando al PP y a Ciudadanos en contra de las medidas de Compromís, el PSOE y el propio gabinete del que Podemos es sostén. Sus “errores” han generado un agujero de más de seis millones de euros en los presupuestos, perjudicando gravemente no sólo al gobierno valenciano, sino también los intereses de Compromís, sus socios en las pasadas elecciones. Esto sucedió dos días después de las generales.

Ante esta situación, el cinismo que demuestra Pablo Iglesias en el artículo citado resulta difícil de superar. ¿Seguro que quiere llegar a un acuerdo con el PSOE? ¿O es acaso la inocencia ejemplar de un chico de barrio? Mientras por un lado se muestra partidario de dialogar y pactar medidas que saquen a España del “inmovilismo” y la “parálisis”, por otro traiciona, uno tras otro, a los gobiernos de izquierdas que no están liderados por su formación.

Si ese es el concepto de lealtad que tiene Podemos, los votantes hemos de sentirnos estupefactos y hasta estafados o engañados. Este tacticismo y este oportunismo no son ejemplos de fair play; tampoco parecen una buena muestra de regeneración democrática o de respeto al adversario político. No lo sabemos con certeza, pero es probable que la ciudadanía asista desconcertada, asombrada, ante estas maniobras orquestadas en la oscuridad.
Con su actitud, Podemos demuestra, contrariamente a lo que afirma en sus declaraciones públicas, muy poco interés por el futuro inmediato de millones de personas, muchas de ellas en una situación desesperada tras años de gobiernos de derechas. En Podemos parecen estar supeditando sus ansias de poder y sus deseos de dañar, superar o desplazar al PSOE a la mejora de la vida del conjunto de la sociedad.

Dados estos antecedentes, ¿qué pueden esperar los socialistas de un acuerdo con Podemos? ¿En qué condiciones puede acudir a pactar Pedro Sánchez con Pablo Iglesias? El líder de Podemos no sólo se lo está poniendo difícil al PSOE, sino que con sus declaraciones provoca las contradicciones que existen en el seno mismo de los socialistas. Es una táctica mayestáticamente leninista: agucemos las contradicciones del rival...

En realidad, tampoco hace falta añadir mucha leña al fuego: a poco que les dejen, los barones y la dama del Partido Socialista se enzarzan en peleas y luchas internas por el poder y la preeminencia. Todos estos varones autonómicos y la señora presidenta que acaban de llamar a capítulo a Pedro Sánchez, y que al parecer quieren destituirlo, demuestran tan poco respeto democrático por las decisiones de sus militantes como Podemos por la de los votantes de izquierda. Pero no hay que echar balones fuera: el conservadurismo de los líderes territoriales del PSOE es estomagante. ¿Para qué vamos a emprender una renovación si la estabilidad de mi patrona y de mi poltrona es prioritaria?

Muchos aún estamos esperando que tomen alguna decisión sorprendente y atrevida que rompa la dinámica previsible a que nos tienen acostumbrados. ¿Hay alguien ahí? El PSOE debe renovarse con profundidad y responsabilidad, optando por un proyecto político sólido, valiente y decididamente progresista. No se trata solo de tomar o conservar el poder, sino de servir estratégica e inteligentemente a los ciudadanos.

Al Dr. Iglesias, doctor en Ciencias Políticas, le basta con tocar dos teclas –muy bien tocadas, por cierto– para destapar las contradicciones, los egos y los huevos revueltos de unos políticos socialistas que no parecen haber entendido lo que está en juego: su credibilidad como partido de izquierdas capaz de mejorar la vida de los españoles.

La actitud de los barones y de la dama socialistas ante Pedro Sánchez durante estos últimos días acaba por darle la razón a Pablo Iglesias: “A Pedro no le dejan”, se titulaba el artículo. Así parece que va a ser. No te fastidia: ahí están ellos y ella para velar por las esencias.

Muchos líderes del PSOE dan la impresión de no haber entendido nada. El triunfo de Podemos, su objetivo explícito, pasa por la fragmentación de los socialistas. Así de claro. Todas estas muestras de fricción interna es oro puro para las aspiraciones del candidato Iglesias. De modo que dejen de hacerle el juego a Podemos, vean House of Cards y piensen bien sus estrategias. La serie es pura ficción, pero se puede aprender mucho de ella. Lo que hoy son 69 escaños, mañana pueden ser 150. Y lo que hoy son 90, mañana puede derrumbarse como un castillo de naipes. Llamen a Francis J.: que sepamos está en plena campaña Underwood 2016. Tiene mucha experiencia.
 
________________________
Justo Serna es profesor de Historia en la Universidad de Valencia
Alejandro Lillo es historiador, doctorando en el Departamento de Historia Contemporánea de la Universidad de Valencia


Volver a Luces Rojas


Hazte socio de infolibre



12 Comentarios
  • M.Mar M.Mar 20/01/16 01:30

    Cualquier artículo que pueda cuestionar algo a Podemos suscita reacciones muy comunes en favor de dicho partido y muy numerosas.  No voy a insistir en los ataques a dicho artículo como "información falsa"  etc. Desde el inicio de Podemos y su germen encabezados por el Sr. Iglesias estamos recibiendo discursos contradictorios y continuos cambios de posición disfrazados por el lenguaje típico de la casta que últimamente es búnker.Retorciendo los significados de las palabras.se evidencia la dificultad que existe para poder pactar con este grupo cosa no nueva con la fagot izada izquierda unida, que eso si no esonden su verdadera ideología. Que bueno seria que la. Izquierda se centre en la consecución de los objetivos que sin duda tienen en común y eviten la continuación de la derecha que  mal venimos soportando. Menos ruido, menos persona limos y gestos mediáticas. Que bueno seria que por parte de todos ejerciéramos autocrítica y no defensas  casi religiosas de los lideres de turno.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juan.g juan.g 30/12/15 09:12

    Entiendo que la opinión, que es lo que son la mayoría de artículos es libre, aquí entra el criterio del que lo lea, los hay que se lo creen todo y pensar que podemos es el malo, o ser totalmente contrario y pensar que el periódico es malo por publicar esta opinión, en fin está claro el criterio de estos que lo leen con un solo punto de vista, por otra parte está claro que podemos tiene que tratar de echar al psoe igual que psoe quiere echar a podemos están en juego unos millones de votantes, y el propio autor en su articulo de opinión intenta hacer que podemos sea el malo y psoe la víctima e aquí el ejemplo de esa manipulación a favor de un partido, el psoe. podemos ha conseguido mover a la izquierda y que mucha gente se interese por la política cosa que el resto de partidos nos estaba alejando cada vez mas para que no nos enteremos de nada y hacer y deshacer a su antojo, 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Angels Angels 30/12/15 06:14

    Sale Pablo Iglesias ¿a quien desprestigia y critica?. Sale Albert Rivera ¿a quien desprestigia y critica? . Sale Mariano Rajoy ¿a quien desprestigia y critica?. Casualmente los tres al mismo politico. ¿Casualidad? lo dudo, estan haciendo politica de socavar. Tremendo, que cuando se muestra y se informa sobre su politica de paralización por la paralización, se lance un ejercito de fieles, para callar las informaciones y no para explicarlas. Es muy extraño que a nadie le extrañe las politicas en los Ayuntamientos de esta formación, de las que solo han salido las anecdotas con gran respeto, sin ninguna critica, sin ninguna transparencia, sin ninguna decisión que mejore la vida de los ciudadanos de sus ciudades, solo estan parcheando y haciendose fotos. Las equivocaciones que hacen perder dinero y tiempo de los contribuyentes...no se cuentan.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • francis1486 francis1486 30/12/15 02:59

    Verguenza de artículo, mintiendo tratando de influenciar a los votantes en contra de Podemos. Este tipo de artículos hace que me replantee mi suscribción en este periódico. Sr Maraña tome nota, no permita este tipo de calumnias en este periódico al que consideo serio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Tribes Tribes 29/12/15 13:52

    Me parece bien el artúclo pues como artículo de opinión que es, es de todo menos objetivo, pero me gustaría que el autor explicara los motivos por los que PODEMOS rechaza o rechazó esos presupuestos en las autonomías gobernadas por el PSOE (Pues lo explican en los plenos), más que nada para que no haya gente que ande perdida y se crea que la gente que está harta de la política vieja está haciendo lo mismo que los anteriores o que todo está controlado por Pablo Iglesias. Quizás de esa forma las personas podamos estar informados sin tener que recurrir nosotros mismos a las fuentes originales a los plenos de ayuntamiento y poder votar objetivamente. Eso es periodismo de altura, que necesitamos mucho de eso en nuestro país. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • laguncar laguncar 30/12/15 01:25

      Como habrás visto en los comentarios, lo que nos ha indignado a una buena parte de nosotros es que nos presenten un artículo "de opinión" en el que "justifican" dos posturas de dos partidos con mentiras, haciendo una exposición de "noticia" y no expresamente argumentando como opinión. Como a mí también me ha llamado la atención lo que decían de Podemos he ido a otras fuentes y he podido comprobar que nada de lo que decían era verdad, incluso hablando de presupuestos autonómicos que al día de hoy ya están aprobados.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • DiegoDD DiegoDD 29/12/15 13:31

    Me he quedado un poco a cuadros cuando he leído el artículo. Como votante de Podemos no podía creer que el partido que sigo desde su formación, estuviera remozando esas maniobras, suerte que acostumbro aparte de leerme los artículos, leer también las opiniones de los lectores que muchas veces te abren los ojos, sobre lo que he leído. Efectivamente no es la peineta vez que publican artículos en los que la información no esta del todo contrastada en lo que respecta al partido "del  coletas". Esto hace que plantee la suscripción, en buena de información más imparcial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • viaje_itaca viaje_itaca 29/12/15 10:54

    La transformación de Podemos de un partido de base asamblearia a uno centralizado parece obedecer, al menos en gran parte, a los problemas que dicha estrategia acarrearía para el juego táctico-estratégico propio de la lucha por el poder. Al final, la valoración de la estrategia pasa por cosas como si se considera que el PSOE del gato de González, de OTAN de entrada no, de Zp tras pasar un tiempo en el poder o de UE sí o sí puede servir para unas ideas progresivas y si la estrategia de democracia participativa puede, por su camino más lento, conducir a buen fin. Pero no se puede considerar al PSOE inocente de nada. ¿Por qué nunca arregló la obviamente injusta ley electoral, que favorece ante todo al PP, a ellos les facilita ser segundos y machaca injustamente a IU. Juegos de tronos y Houses of cards hay en todas partes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Plateado53 Plateado53 29/12/15 06:35

    Me gustaria sincera,emte que tanto estos Profesores como a Pablo Iglesias, estuvieran en un programa de television para escuchar logicamente a la otra parte.  Las estrategias Politicas NO deben NUNCA Perjudicar al pueblo ni a  las Organizaciones que trabajan para el. Ahora, en cada Problema existe siempre varias maneras de ver las cosas yo puedo Valorar una Naranja por: su color, su sabor, su tamaño o si esta colgada o en un Frutero z al mismo tiempo decir que no me gusta nada las Naranjas asi que no tengo nada que decir. Me supongo que estos Profesores que escriben que no Conoyco intuzo que tienen como minimo 45 añitos o mas, que son del PP o PSOE z que quieren que España no se Rompa. Claro yo tampoco pero una España Empobrecida y sin una Verdadera Democracia ni para leches. Tengo un Hijo con dos niños que trabaja todo el dia por 500€ al mes sin Ayuda ni nada bueno si Caritas le ayuda.  Tenemos Muchos Politicos Ricos que no saben lo que es no tener un Plato de comer por las Noches y que Gastan en Restaurantes mas que 3 Familias juntas ganan en 1 Mes. En que Pais estamos?  IU lleva muchos años en Politica y si esta donde esta no es Casualidad, pues pienso que le tocan a otros estar a la misma Altura y creo que sera muy Pronto. Besitos Doctores

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • gabije gabije 29/12/15 02:29

    Perdón se me olvidada, no creo que artículos cono este sean para darse de baja de INFO!IBRE lo que hay que hacer es rebatirlos con comentarios tan acertados como unos cuantos que he leído.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mcn mcn 28/12/15 23:51

    Creo que la jugada de Podemos está clara...por eso salieron los primeros después del 20D...con sus líneas rojas...para que tampoco pueda formarse gobierno progresista...y nuevas elecciones...que ganará con mayoría PP + Cs.....y Podemos líder de la oposición... Para poder foguearse...y asaltar el poder más adelante después de fagocitar al PSOE....como acierte me habré ganado un puesto de guionista en House of Cards...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Lunilla Lunilla 29/12/15 00:16

      La jugada estarà para tì clara: pero en si mismo la expresion  hacer una "jugada" significa algo turbio,  sucio,inmoral...quieres mas...?   y por lo regular no sale  bien...la gente termina no  "fiandose" de los marrulleros y tahures.  Molete

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.