x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

La cortina de humo del fondo de reserva

Stuart Medina Miltimore
Publicada el 28/03/2016 a las 06:00 Actualizada el 27/03/2016 a las 16:37
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En la campaña de las elecciones generales de diciembre de 2015 se produjo un debate entre el presidente Rajoy y el candidato Sánchez. En un momento de tensión dramática el socialista, sosteniendo en sus manos un gráfico que mostraba la evolución del fondo de reserva de la Seguridad Social, le recriminó al conservador: “Fíjese en lo que ha pasado: en tan sólo cuatro años usted ha esquilmado la mitad de la hucha de las pensiones, del ahorro de los pensionistas”. El comentario es muy revelador sobre creencias muy asentadas incluso entre políticos que se dicen progresistas. Demuestra una pobre comprensión sobre la función del ahorro macroeconómico, que se asimila al ahorro individual. El líder del PSOE asumía que se pueden pagar las pensiones del futuro con ahorro del presente. Sin embargo, pretender que un fondo de reserva va a pagar las pensiones del futuro es tan absurdo como decir que, si guardamos un huevo de cada docena, un pico de la barra de pan, un botón de cada camisa que llevamos puesta o 100 mililitros de cada brik de leche que consumimos cada día, cuando seamos ancianos, podremos consumir esos alimentos y bienes que hemos guardado. Sin embargo sabemos que no es así; consumimos hoy lo que se produce hoy o, como mucho, hace unas semanas. Dentro de 30 años, todo aquel que siga vivo tendrá la oportunidad de consumir aquello que se produzca en ese tiempo. Los bienes y servicios reales no pueden ser devueltos al pasado ni enviados al futuro.

Asegurar que los ancianos puedan percibir una pensión en el futuro no depende de que se haya dotado un fondo de reserva en el pasado, sino de que haya excedentes reales obtenidos en ese momento. Los políticos deben entender que se enfrentan a restricciones reales —la disponibilidad de bienes y servicios producidos en la economía real—, no financieras. Si en el futuro la producción no es suficiente para cuidar tanto de los trabajadores como de las personas dependientes, ninguna acumulación de riqueza financiera en el pasado permitirá atender a los ancianos. El problema no estriba en pagar a quien produzca en el futuro con activos financieros de un fondo de reserva, sino en que estos productores puedan ofertar lo suficiente. Es la productividad de los factores (capital y trabajo) la que permite generar excedentes en cuantía suficiente para atender a las personas dependientes después de cubrir las necesidades básicas de trabajadores y empresarios. Si en el futuro la producción real cae, ya porque mengüe el número de trabajadores, ya porque caiga su productividad, puede que no se produzcan excedentes y habrá que elegir entre dejar que sean los trabajadores quienes pasen hambre y privaciones, o que sufran los mayores (u obligar a éstos a seguir trabajando pese a haber superado la edad de jubilación).

Entonces, ¿por qué los políticos se han empeñado en dotar un fondo de reserva? Se trata de una restricción autoimpuesta sobre el gasto público; es decir, obliga al Estado a gastar menos de lo que podría o debería. Este tipo de limitaciones encajan en la misma lógica absurda de las transferencias intergeneracionales. ¿Cuántas veces hemos oído aquello de que el déficit público está dejando una deuda a nuestros hijos? Es absurdo, porque el nivel de impuestos de cada momento no viene determinado por decisiones tomadas en un momento anterior, es una decisión que corresponde al presente. Un déficit pasado ni puede ni tiene que ser pagado por las generaciones futuras. Si el Estado genera una deuda pública, las generaciones futuras recibirán en contrapartida la riqueza financiera neta que añadieron dichos déficit (strictu sensu, quienes recibirán esas rentas serán quienes compraron los títulos de deuda pública o los hijos de éstos), así como las riquezas reales que se hayan generado como consecuencia del efecto de esos déficit sobre la renta nacional en la creación de infraestructuras, educación de la población, niveles de salud mejorados o mejores centros educativos.

En realidad, el fondo de reserva sólo sirve para perpetuar el autoengaño sobre el cual hemos diseñado nuestro sistema de cotizaciones a la Seguridad Social. Hemos creado una ficción institucional según la cual las pensiones se deben pagar con las contribuciones de los trabajadores y de sus empleadores. Sin embargo, es éticamente cuestionable que sean solo éstos quienes coticen a la Seguridad Social. ¿Por qué debe recaer la solidaridad intergeneracional sólo sobre los trabajadores y empresas, y no, por ejemplo, sobre los rentistas? En cualquier caso, resulta evidente que esto no deja de ser una ficción porque, si algún día la caja de la Seguridad Social no fuera suficiente para cubrir las pensiones, el Estado se vería obligado a cubrir el déficit, mientras pueda extraer recursos suficientes de la economía.

Volviendo al fondo de reserva tan apreciado por Pedro Sánchez, a 31 de diciembre de 2014 acumulaba un saldo de 41.634.178.156,72 euros, pero, antes de que nos emocionemos al conocer la existencia de este tesoro, advirtamos de que está íntegramente invertido en títulos de deuda emitidos por el Estado español. Es decir, se trata de dinero que el Estado ha sacado de su bolsillo izquierdo para meterlo en el derecho. Por tanto, la capacidad de pagar pensiones de jubilación con este fondo en el futuro dependerá únicamente de la que tenga nuestro Estado en el futuro de apartar producción real; es decir, de imponer tributos a la población para que una parte de sus rentas se transfiera a los ancianos. Si el Estado hubiera invertido estos fondos en emisiones de países extranjeros que están experimentando actualmente un crecimiento acelerado de su población laboral y de su economía, como Brasil o México, quizás podríamos felicitar a nuestros políticos por su astucia. En este caso podríamos captar parte de la producción real de estos países en el futuro y destinarla al consumo de nuestros ancianos. Sin embargo, en su diseño actual, entendemos que lo mejor que se puede hacer con la hucha de las pensiones es vaciarla y tirarla al fondo del mar para que Pedro Sánchez no la vuelva a encontrar.

Entender el problema de los excedentes reales nos ayuda a comprender el problema de las pensiones al que nos enfrentamos. Es de Perogrullo decir que, para que haya excedentes, tiene que haber producción, y para que haya producción tiene que haber gente trabajando. Pero éste es el quid de la cuestión. La demografía española se ha convertido en una seria amenaza a la sostenibilidad de las pensiones y al crecimiento de nuestra economía. España ha empezado ya a perder habitantes en 2015 al superar por primera vez las defunciones al número de nacimientos. Según un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), “si se mantuvieran las tendencias demográficas actuales, España perdería un millón de habitantes en los próximos 15 años y 5,6 millones en los próximos 50 años”.

La pérdida de población se ve agravada por el concomitante envejecimiento de la población. Según el mismo estudio del INE citado anteriormente, “el porcentaje de población mayor de 65 años, que actualmente se sitúa en el 18,2%, pasaría a ser el 24,9% en 2029 y el 38,7% en 2064”. Las claves del declive demográfico español es la acelerada caída en el número de nacimientos, fenómeno que será cada vez más acusado a partir de 2040. En esa década, lustros de baja fecundidad, zapa y mina de la demografía española, se cobrarán su pieza y provocarán una crisis acelerada, porque el número de mujeres en edad fértil caerá en 1,9 millones dentro de 15 años y en 4,3 millones dentro de 50 años. Aunque subieran las tasas de fecundidad, probablemente los nacimientos serían insuficientes para compensar el creciente número de defunciones.

La caída de la fecundidad se debe al retraso en la maternidad, actualmente situada en 32,7 años y que se acercará a los 33 años, y a la caída de la fecundidad por mujer en edad fértil, que se proyecta en 1,22 hijos por mujer en edad fértil para 2064. Podríamos compensar la caída de la natalidad con inmigración como hicimos durante la burbuja inmobiliaria, pero la falta de oportunidades profesionales resta atractivo a nuestro país para los extranjeros.

Las cohortes nacidas en el llamado baby boom español de los años 60 y 70 del siglo pasado deberían caer presas del pánico. No es fácil explicar cómo podrán acceder a una pensión decente cuando dentro de 20 años existan menos de dos personas en edad de trabajar por cada persona dependiente. En el año 2029 la tasa de dependencia será casi de 0,6 (no llegará ni a dos trabajadores por dependiente) y en 2064 casi de 1 a 1. Con tal tasa de dependencia haría falta una población laboral extraordinariamente productiva. Teniendo en cuenta que uno de esos dos trabajadores habrá pasado la mitad de su vida en situaciones de desempleo y precariedad, sospechamos que sus capacidades productivas estarán mermadas, si no es que se ha convertido él mismo en dependiente víctima de una profunda depresión. El coste para la sociedad de haber maltratado a generaciones de jóvenes con contratos de trabajo precarios y situaciones de desempleo prolongado es la imposibilidad de asegurar el reemplazo generacional y el pago de las pensiones.
 


Volver a Luces Rojas
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

26 Comentarios
  • JoséPérez JoséPérez 21/07/16 00:07

    Cuanto PPERO vestido de periodista anda suelto por este nefasto pais

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JoséPérez JoséPérez 21/07/16 00:05

    He leído chorradas a manta, pero como la de este sujeto nunca en mi punta vida

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio Basanta Antonio Basanta 31/03/16 14:13

    El comentarista tiene algunos errores (intencionados) de magnitud: Adjudica a Pedro Sánchez creencias que estoy seguro que el comentarista no se cree, aunque las diga, que tenga. Cuando en el debate electoral,  Sanchez dice la frase "Usted ha esquilmado el fondo de pensiones público" el comentarista le atribuye a Sanchez desconocimiento que por supuesto no tiene. Simplemente era un debate electoral en el que necesitaba visualizar que el Señor Rajoy que presume de haber salvado a España de la quiebra, se había gastado dinero de los fondos de pensiones generados en el Gobierno de Zapatero para pagar las pagas extras de las pensiones, amén de haber aumentado la deuda pública (dinero gastado de antemano) en un 40% de 700.000 millones a 1 billón.  Era una visualización electoral, es decir intento de convencer a posibles votantes. Venía a decir: Ha gastado dinero que no teníamos, en orden de 300.000 millones de euros mas la pagas extras de los fondos de ahorro anteriores al PP y aun así habia aumentado la pobreza, el paro, los trabajos basura, etc. Por eso supongo que Stuart usa a Pedro Sanchez en su argumentación, en el sentido de pinventarse a alguien como desconcedor de un tema, para propagar sus verdades, pero supongo que no se creerá lo que dice en serio. Lo demás una argumentación teoretica, sin más, casi de 2º de economicas, con verdades, medias verdades y otros argumentos a su favor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jorgeplaza jorgeplaza 28/03/16 23:15

    La solución es obvia: si va ha haber dos jubilados por activo y eliminamos a un jubilado, la proporción pasa a ser 1:1, que ya está mucho mejor; pero si eliminamos a los dos jubilados, la mejoría es tal que el porvenir nos vuelve a sonreir. Hay que exterminar sistemáticamente a todo aquel (o aquella, que ellas aguantan más) que tenga la osadía de seguir vivo a los 70. Las pelis de la National Geographic y la BBC nos han enseñado que un poderoso león que tenga la desgracia de romperse una pata dura vivo un par de noches: se le ponen fosforescentes los ojos (me dicen mis hijos que no, que son las cámaras de visión nocturna, pero da igual) y llega una jauría de hienas (hembras todas, lo siento) y se lo zampa. Eso, todo un león macho, con su melenaza y todo, y total por haberse roto una pata, así que de llegar a viejo, ni hablamos. O sea, que que la BBC demuestra un día sí y otro también que exterminar ancianitos es sumamamente ecológico: el vejestorio es una anomalía del ecosistema que consume una barbaridad de medicamentos (6 ó 7 grajeas de distintos colores varias veces al día, en promedio) y se empeña en cobrar la pensión y viajar con el IMSERSO a Benidorm en cuanto se le deja mínimamente suelto. No puede ser: la higiene de la Naturaleza, siempre tan sabia, y el saneamiento de las cuentas del Estado lo exigen: acabemos con los abuelos antes de que sea demasiado tarde.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • VanFanel157 VanFanel157 28/03/16 23:49

      Cual es el objetivo de nuestros esfuerzos diarios? Mejorar nuestra calidad de vida, incluida la etapa de vejez, la cual todos tenemos derecho a disfrutar, o conseguir un nuevo modelo de móvil, un coche mas potente, o esperar a la siguiente película de hollywood? Recursos hay de sobras, y gente para desarrollarlos también, no creo que la solución sea "exterminar" sistemáticamente a la población anciana...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • jorgeplaza jorgeplaza 30/03/16 06:16

        No se ponga usted tan serio, hombre. ¿Sabe usted qué palabra define una "expresión que da a entender algo contrario o diferente de lo que se dice, generalmente como burla disimulada"? Exactamente: ironía. Además, el que suscribe tiene casi 63 añitos y no está particularmente interesado en que la apliquen la "solución definitiva" que, por otra parte, sí es una manera de aliviar las cargas sociales y de transferir recursos a los jóvenes: una manera que es ilegal por ahora, pero que sería efectiva siempre. Efectiva y ecológica, no lo olvidemos. Muy ecológica.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • cuco cuco 28/03/16 20:57

    Por lo visto la solucion para todo es crecer. Si ahora hay un numero de ancianos la solucion es que haya mas jovenes, cuando esos jovenes sean ancianos se necesitaran todavia mas jovenes y asi cada vez mas. Sinceramente no veo el beneficio a crecer y crecer. Debo de ser algo cortito

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Jose Jose 29/03/16 14:24

      Ese es el engaño en el que estamos. La huida hacia adelante de crecer sin fin. En un mundo globalizado no tiene sentido hablar de problema demográfico referido a falta de jovenes. La Tierra está sobrepoblada. Sin embargo podría haber sustento y bienestar para todos. Sabemos perfectamente por qué no es así. No seamos hipócritas, la solución no la encontraremos en la macroeconomía.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 28/03/16 20:40

    El primer problema "demográfico" es tener 5 millones de personas en el paro y sin crear riqueza. El segundo problema "demográfico" es que muchos de esos 5 millones de parados... no tienen ninguna formación así que si es difícil que consigan trabajo... el que su trabajo tenga alto (o medio) valor añadido es.... simplemente imposible. El tercer problema "demográfico" es que si se quiere superar el bache de falta de nacimientos importando inmigrantes SIN FORMACIÓN y con gravísimas dificultades de integración... lo único que se consigue, como se está viendo, es intentar apagar el fuego con gasolina... Si quieres resolver tus problemas... haz reformas estructurales para que las familias españolas vuelvan a tener hijos... como los han tenido a lo largo de su historia... 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Macrons Macrons 29/03/16 10:14

      2 de 2.- continuación: es decir, si se hace NO en función de que su rendimiento sea mayor que el coste de los intereses de la deuda asumida para cubrirla, sino en función de la revalorización ESPERADA del valor adquirido, entonces el aumento de la deuda no supone aumento proporcional del PIB y la deuda constituye una burbuja, que una vez pinchada, hace que los valores de los bienes adquiridos de desplomen, mientras las deudas permanecen inalteradas. Si entonces (ya materializada la crisis) se aplican políticas de devaluación salarial para aumentar la competitividad y favorecer las exportaciones, se logrará devaluar los precios mientras se aumenta la gravedad del endeudamiento (deflación de la deuda) al tiempo que debilitando el poder adquisitivo, se impacta el consumo, componente principal de la demanda agregada. Sí, ya sé que los economistas neoclásicos en sus esquemas tan simplistas como equivocados, no tienen en cuenta adecuadamente, ni el dinero ni el sistema financiero, ni el desequilibrio ni la dinámica en el tiempo, pero los econofísicos, basándonos en trabajos de economistas no-neoclásicos, si los contemplamos, porque son actores fundamentales. Ahora mismo deberían subirse los salarios y aumentar el gasto público rentable, aumentando drásticamente los impuestos al 10% de los que más tienen. Pero se están aplicando precisamente las políticas contrarias y así nos va. Pero por favor, que no nos vengan después con milongas ideológicas infundadas.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Macrons Macrons 29/03/16 10:14

      1 de 2.-De 2010 a 2015 más de un millón de inmigrantes han retornado a sus países de origen (aprox. 1 de cada 5) a los que hay que sumar más de 310.000 españoles que han tenido que abandonar España por falta de perspectivas laborales, lo que ocasiona dadas las actuales condiciones del mercado de trabajo (que son determinantes) y teniendo en cuenta el balance actual de nacimientos y fallecimientos, que la tasa de población de nuestro país descienda en más de 300 personas día. Está constatado con suficientes datos empíricos (sí, ya sé que los economistas tienden a ignorar completamente la realidad que contradice su ideología) que los inmigrantes de media suman apreciablemente más a la riqueza y crecimiento de la economía real del país al que emigran de lo que detraen. El problema real es el que Ud. cita, esos 5 millones de personas en paro, que no son extranjeros, porque actualmente somos 46.624.382, de los que solo 4.729.644 son foráneos y muchos con excelente formación. Mientras Ud. ve la inmigración como problema, yo la veo como parte de la solución, pero se hace imprescindible cambiar el rumbo seguido por la política europea, que está empeorando, no solo la situación en la zona, sino la economía global (todo ello lo adelantaban los modelos) El problema no es el aumento total de la deuda, sino su aumento total en relación con el PIB y ese aumento desbocado ha sido causado con inversiones que no se traducen en creación de riqueza en la economía real (es decir, en aumento adecuado del PIB) porque son especulativas. Si una inversión es tipo Ponzi, Continua.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Campurriano Campurriano 28/03/16 18:38

    Según el periodista el dinero es como las lechugas, que se marchita. No sé si me parece un buen símil. En cualquier caso, el gobierno español podía hacer como el noruego, que con su hucha de las pensiones ha hecho un fondo de inversión con el que cada año multiplica el dinero. Es decir, cada año tienen más dinero en esa hucha sin costarle más ni al Estado ni a los contribuyentes. Eso no se puede hacer aquí?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Paviqui Paviqui 28/03/16 17:55

    Mis padres ahorraron cuando pudieron. Con ese dinero en su vejez pudimos contratar a alguien para que les cuidara cuando no podiamos los hijos . Por ejemplo estar con ellos en el hospital por las noches, por el dia nos turnabamos los hijos. Decir que el dinero ahorrado, como dice usted  del fondo de las pensiones, no sirvio para el futuro, como poco me parece pero que muy temerario.  Por otra parte, que las pensiones van a estar en peligro por el descenso demográfico es muy atrevido. Si el gobierno levanta la mano en las fronteras, en poco tiempo tenemos en España cientos  de milesde inmigrantes, y ademas jovenes. El problema es que no hay trabajo para todo el mundo. Por eso los gobiernos deberian repartirlo con trabajo social, mas cuidadores de minusvalidos , mas medicos, mas profesores,  etec, etec. Relea usted a Rickind "' El fin del trabajo"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Macrons Macrons 28/03/16 14:44

    Proyectar las tendencias demográficas o de envejecimiento actual de España (o cualquier otro país) al futuro es una gran falacia, muy común en los economistas neoclásicos, que tienden a interpretar el futuro partiendo de las condiciones de mercado actuales, olvidando completamente la incertidumbre futura. Si se cambiaran completamente las políticas y como requiere una crisis como la actual, en que el problema principal a que se enfrenta España y Europa (además de ser un problema globalizado) es la deflación de la deuda, lo que se debería imponer sería subir drásticamente la masa salarial y combatir las desigualdades, a lo que contribuiría subir los impuestos de los más ricos por encima del 75% (en situaciones de emergencia ya se aplico con excelentes resultados: en Francia y Alemania de 1940 a 1980 del 50% al 70%. En Alemania del 1947 al 1949 más del 90%. Gran Bretaña (del 41 al 52) y posteriormente del 1974 al 1978 el 98%) atacando al mismo tiempo paraísos fiscales y economía sumergida e impidiendo que el sector financiero continúe hundiendo la economía con sus esquemas Ponzi. Reactivada la economía con medidas como las anteriores, que redujeran sustancialmente el endeudamiento, al tiempo que dejaran libres recursos para potenciar la inversión productiva generadora de crecimiento y empleo estable y bien remunerado, podrían entrar miles de emigrantes que resolvieran el problema demográfico y de envejecimiento de la población. El problema actual del mundo considerado globalmente es de exceso de población joven, no de envejecimiento poblacional. http://www.nytimes.com/2016/03/06/sunday-review/the-world-has-a-problem-too-many-young-people.html?ref=world&_r=0 La queja de Pedro Sánchez venía a cuento para demostrar la nefasta gestión de la crisis que Rajoy comparte con los líderes europeos, aunque desafortunadamente, tampoco los economistas neoclásicos del PSOE se apartan sustancialmente de ellas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • laguncar laguncar 28/03/16 19:32

      Gracias por tus ideas tan claras y pedagógicas, como siempre. He echado en falta en el artículo y supongo que en tus esquemas lo das por supuesto, el problema añadido de este país con la emigración de esa ingente cantidad de jóvenes, muchos de ellos o la mayoría, extraordinariamente preparados, a otros países. ¿Dónde entran  en esta ecuación? Necesitamos la vuelta de nuestros jóvenes.  

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Macrons Macrons 28/03/16 20:16

        Muchas gracias por su comentario. Efectivamente, es de la máxima urgencia contener la hemorragia de savia joven, magníficamente preparada que se ve forzada a emigrar para poder seguir investigando y otros muchos simplemente para ganarse la vida. Las políticas que se están aplicando a nivel europeo son totalmente contraproducentes, porque no solo limitan el gasto público en un momento en que el sector privado (por estar fuertemente endeudado) no puede tomar el relevo, sino que al mismo tiempo pretenden que la solución es reducir los salarios para aumentar la competitividad y mejorar así las exportaciones. Olvidan que el consumo es un factor mucho más importante de la demanda agregada (del 55% al 75%) que el sector exterior, que además, a nivel global es un factor necesariamente neutro, pues lo que unos mejoran es a costa de lo que otros pierden. Pero es que además, por tratarse de una crisis de deflación de la deuda (generada por un monstruoso endeudamiento privado alimentado el sector financiero mediante esquemas Ponzi) la bajada de salarios induce bajada de precios y redunda en aumento del endeudamiento, empeorando la situación. Ni siquiera las masivas inyecciones de liquidez a tipo cero y el cobrar a los bancos por depositar dinero en el BCE (para tratar de obligar a conceder créditos) logra contrarrestar la demencial política seguida por los líderes europeos, bajo la dirección alemana, que sigue sin rectificar, a pesar de ser más que evidente que una crisis que no supieron adelantar no hace sino empeorar (como no cabía esperar otra cosa) con la medicina aplicada. Se hace preciso un cambio urgente de dirección. Las medidas monetarias serían mucho más efectivas si el dinero cedido por el BCE fuera directamente a las manos de las clases medias y menos favorecidas, porque redundaría en aumento del consumo y activaría la demanda agregada y con ella el crecimiento y el empleo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • pacoluque pacoluque 28/03/16 14:43

    No sé si ha oido hablar de épocas de "vacas gordas y vacas flacas". Creía que era un sistema de garantías para determinados momentos. Debo de entender que entonces Rajoy lo hace perfectamentamente, metiendo la mano para lo que le ha parecido en dicha caja (que no es la B), incluido sufragar bancos, etc. Por cierto el art. es de Warren Mosler, James K. Galbreith, hijo del conocido John K. Galbraith, solo lo prologa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.