X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Que gobierne Rajoy pero sin mi voto

Publicada 10/08/2016 a las 06:00 Actualizada 10/08/2016 a las 11:08    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 54

Esta es la consigna. Rajoy, dirigente de un partido imputado hasta la cintura con los hilillos de plastilina de la corrupción, debe gobernar por responsabilidad. Es lo que dice el Partido Popular, también lo considera así Ciudadanos y notables dirigentes socialistas como Guillermo Fernández Vara, Susana Díaz, José Bono o Felipe González. Es lo que dicen las precisas preguntas de las encuestas de Metroscopia y los editoriales de la más nítida voz del poder económico del país. Lo responsable, parece ser, es no intentar alternativas que cuestionen el actual statu quo. El PSOE, dicen voces autorizadas, no puede optar al gobierno so pena de arriesgar la irrelevancia. Ciudadanos debe apoyar a Rajoy, pues facilitaría el gobierno. Y pactar con los nacionalistas es imposible e indeseable, salvo que lo hagan con el PP. Pero, a la vez, nadie quiere pagar el coste de investir al señor que pidió a Luis ser fuerte. En esencia, esta postura a favor de que gobierne Rajoy pero que no encuentra suicida que apoye su investidura, lleva al bloqueo y posiblemente a nuevas elecciones.

Pero ¿cómo es posible que hayamos llegado a esta situación en la que PSOE, Ciudadanos y los nacionalistas parecen asumir un gobierno de Rajoy… pero sin querer pagar el coste de ninguna manera? ¿Desde cuándo es más atractiva la oposición que el gobierno? ¿Cómo es posible que para el propio PP, e incluso para el PSOE, sea más atractivo arriesgar unas terceras elecciones que formar gobierno? Arriesguemos unas claves.

Nadie quiere gobernar hoy

Los partidos saben que, en breve, tendrán que asumir el recrudecimiento de una crisis económica que nunca se fue, incluyendo el coste político de los recortes o multas que vienen desde Europa insistiendo con más austeridad. Se ve indeseable entrar a gobernar con un empeoramiento económico en ciernes sabiendo que te culparán del mismo, que se afirmará sin rubor que sustituir al PP en los mandos de la economía explica el regreso de la crisis. No solo eso, tanto PSOE como Ciudadanos, creen que no hay alternativa a las actuales políticas económicas austeritarias planteadas desde el actual Consejo Europeo alemán. Sea porque piensan que es indeseable presentar batalla en Europa o porque creen que es deseable disciplinar a la población para ser más europeos. Si tiene que ser así, por lo menos que no sean ellos los responsables.

Los partidos de gobierno no quieren gobernar con “inestabilidad” 

Que la próxima legislatura será breve, es algo asumido por todos salvo por Rajoy, que ha hecho de la resistencia política una seña de identidad y que se demostraría rocoso durante cuatro años, gracias a las limitaciones que impone nuestra moción de censura constructiva. Pero esta percepción de la “dificultad” que supone gobernar desde la minoría y el pacto, está también en el corazón del desinterés de parte del PSOE para plantear una alternativa al PP pactando con Podemos: Susana Díaz ya dijo que “con 85 escaños, no se puede gobernar” y dentro del partido se repite que “nos han colocado en la oposición”. No hay tradición, no hay cultura política en España en el ámbito nacional de pacto, de tener que acordar la acción de gobierno o de gobiernos de coalición. Pero esa imposibilidad para gobernar desde la minoría es una barrera cultural: en Barcelona, Ada Colau gobierna con el PSC y necesita pactar cada ley con al menos otros tres partidos. En Valencia, Ximo Puig gobierna junto con Compromís y con el apoyo de Podemos. En otras democracias europeas la política del pacto y la negociación se considera inevitable. Nada hay que haga imposible o terriblemente inestable un gobierno en minoría.

Cultura política patrimonial del Estado

Y es que esta negativa a pactar coaliciones, este planteamiento del “apóyame gratis”, del “gobierno yo y tú apóyame desde fuera”, ese “lo tomas o lo dejas”, revela una concepción profunda de la política, cultural, de práctica política, muy ligada al sistema de partidos tradicional, al poder concentrado en dos partidos que se turnan y tienen derecho a gobernar, interiorizado durante los 40 años de sus gobiernos. Para el PP y para el PSOE, la política nacional siempre ha sido alternarse y, el resto de partidos, solo pueden matizar u obedecer, pero no considerarse iguales. Pactar, salvo detalles con los nacionalistas, es indeseable e incluso humillante. Que un partido plantee que quiere entrar en el gobierno o pida una vicepresidencia, es una afrenta. Tanto es así, que votar en contra de tu investidura con todos los grupos de la cámara menos PSOE y Ciudadanos es percibido, ¡y vendido!, por el PSOE como un apoyo a Rajoy y al PP. Por lo mismo, Rajoy exige que le apoyen “por responsabilidad”, o sea, gratis: En ambas ocasiones se define como “un deber” de los partidos nuevos apoyar los gobiernos de PSOE o PP, como si no hubiera nada que negociar con ellos, definiéndoles como comparsas. Pareciera que el PP y el PSOE entienden que ceder, que pactar, alimentaría la creencia de que votar a Podemos o a Ciudadanos sirve para algo. Por encima de todo, hay que asegurarse de que el partido nuevo que compite por tus votantes se perciba como inútil para vehicular las demandas políticas.

Crisis del sistema de partidos que hay que superar 

Los partidos saben que seguimos en un momento clave, en una crisis del sistema político, y que el sistema de partidos se puede reconstruir con ellos dentro o con ellos fuera. Es por eso que la batalla no es tanto por estas elecciones como por el futuro del partido a 20 ó 30 años. La convicción tanto para el PP como para el PSOE es que si asfixian ahora a Ciudadanos y Podemos, el efecto mecánico del sistema electoral recolocará todo en su lugar con el tiempo, convirtiendo a Ciudadanos en el próximo UPyD y a Podemos en esa “IU algo más fuerte”, que serviría para apoyar (o ni eso) al PSOE de vez en cuando, pero en ningún caso para cuestionar su papel al mando del país. Es por ello que a gran parte del PSOE le interesa que gobierne Rajoy, sí, pero evitando un apoyo que confirmaría el discurso de Podemos. Es por ello que PP exige a Ciudadanos que le apoye a cambio de nada, indicando a su electorado que votar Ciudadanos es inútil. Es por ello que tanto PP como PSOE, en vista de los resultados de las últimas elecciones, no ven con malos ojos unas terceras elecciones que, creen, acabarían de laminar a los nuevos partidos desencantando a todas aquellas personas que se politizaron pensando que la solución eran los nuevos partidos.

Interés de partido por delante del interés público

Porque los partidos que pueden formar gobierno no están pensando en las demandas de la ciudadanía o en las políticas públicas a aplicar. Están buscando, principalmente, el interés del partido y, en el caso de esos dos partidos, el interés de partido hoy no está alineado con las demandas de la ciudadanía, de su electorado o con el beneficio colectivo. Si asumimos que la ciudadanía demanda un gobierno cuanto antes que dé solución, vía políticas, a los problemas existentes, que el interés de los partidos y el interés de la ciudadania no estén alineados solo se puede explicar si estos partidos piensan que: 1) Es imposible solucionar los problemas económicos, pues se deciden en Europa; 2) Es complejo e indeseable gobernar ahora, con el recrudecimiento de la crisis económica y sin mayorías suficientes para imponer tu acción de gobierno; 3) Se les debe un apoyo gratuito, pues son los legítimos propietarios del poder en España; 4) Pactar con los partidos nuevos supondría legitimarles y consolidarles; 5) El riesgo fundamental es perder el papel hegemónico en un sistema de partidos bipartidista; y 6) Las expectativas, en caso de repetición de elecciones, posiblemente les favorezcan.

Lo nuevo no acaba de llegar, lo viejo no acaba de cambiar 

Aunque el interés de los partidos nunca está alineado perfectamente con el de la ciudadanía o sus electorados, que se haya desviado de tal manera hasta ser contrapuestos, muestra que estamos ante una peligrosa anomalía democrática. Hay unas demandas ciudadanas, de gobiernos y de políticas públicas que den solución a la crisis y los partidos hegemónicos mayoritarios están priorizando lineas de actuación directamente opuestas a dicho interés. Más que buscar gobiernos o políticas, están pensando en las siguientes elecciones.

Pero, en realidad, ni es imposible para el PP formar gobierno apoyándose en Ciudadanos y los nacionalistas, ni lo es para el PSOE haciendo lo propio con Podemos y los nacionalistas. Si nada de esto ha sucedido todavía es porque, aunque vivimos ya en un sistema de partidos con un resultado electoral diferente, la cultura política sigue siendo la del sistema de partidos tradicional. Estamos viendo en directo cómo una cultura política, unas tradiciones, usos y valores de actuar en política, ahormados con los años, se imponen a los resultados electorales, hasta tal punto que si los partidos tradicionales se niegan a dar juego político a los nuevos partidos, mientras estos no los superen en escaños y puedan ponerse de acuerdo entre sí, su papel será limitado y el sistema político, en consecuencia, será disfuncional tanto en representatividad como en trasladar el interés ciudadano a las políticas públicas.

Lo nuevo no acaba de llegar y lo viejo no acaba de cambiar. La parte de la ciudadanía que ha perdido con la crisis quiere cambios que los partidos mayoritarios no desean implementar pues supone incorporar a nuevos actores políticos que compiten con ellos. Es preferible que gobierne Rajoy, que ahora no me viene bien hacerlo yo pero, eso sí, que gobierne sin mi voto.

La ciudadanía se merece algo más 

PD: Hay una wild card en todo este bloqueo: Pedro Sánchez. Su supervivencia depende de gobernar. Veamos si su deseo de supervivencia logra imponerse a los deseos de amplias capas de su partido y a sus propios miedos a Podemos.
____________________

Ignacio Paredero
es sociólogo y politólogo
por la Universidad de Salamanca

 
Volver a Luces Rojas

EL AUTOR


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • avilera avilera 14/08/16 13:12

    comparto todo lo que dice el artículo de Ignacio Paredero. En España los políticos, primero tienen que aprender a hacer política, y luego gobernar. Nunca al revés

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • elcaminante elcaminante 11/08/16 19:34

    La sociologia y la politologia al servicio de la falacia partidista.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kikonazo kikonazo 11/08/16 15:12

    Y Rajoy toreando a Rivera Joder. creí que el guapito catalán era más inteligente

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Folgo Folgo 10/08/16 20:41

    Enhorabuena por su análisis tan claro, certero y descriptivo. El sistema antiguo no acaba de concluir y el nuevo aún se debe de consolidar. La mayoría social debe/mos continuar caminando, a ser posible, cada vez más unidos en la dirección más acorde con nuestros intereses. Salud.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Inguru Inguru 10/08/16 20:16

    Estupendo artículo. Aterradora perspectiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alardrey Alardrey 10/08/16 18:36

    Sr. Paredero, su artículo me ha parecido magistral. Claramente descriptivo de la realidad político social que vivimos y que, desafortunadamente nos espera. Gracias. Al menos, tengo claro que la buena reflexión y el buen periodismo está vigente aunque sea para una minoría difícil de derrotar. Ser conscientes de la realidad y no abandonar la lucha son dos condiciones básicas para conseguir que esta sociedad cambie.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Socialista desde 1949 Socialista desde 1949 10/08/16 17:25

    El artículo es bueno y representa la realidad que estamos viviendo, pero no aporta ninguna solución para el futuro. Que sea el PP corrupto o el PSOE capitalista que nos gobierne no cambia la situación de vasallaje a Europa, que nos está hundiendo en la miseria año tras año. Tenemos que ser valientes y mandar a la porra a la Europa insolidaria de Merkel y compañía. La política del austericidio es nuestra ruina. Tenemos que emanciparnos y salir de Europa. Volver a nuestra moneda y buscar un equilibrio en nuestra nación. Tendríamos que devaluar nuestra moneda un 20 % respecto al Euro y restaurar el equilibrio de distribución de la riqueza de hace 6 u 8 años. Imponer 35 horas o menos de trabajo a la semana para que todo el mundo trabaje. Tenemos que hacer un país barato para que lo que produzcamos sea de interés para el resto del mundo. Una devaluación de la moneda implica que tendremos precios competitivos en el mercado exterior. Tenemos que poner aranceles fuertes a los productos que vienen del exterior para que nuestra industria sea competitiva y se pueda desarrollar. Ya vale de productos chinos y de otras procedencias que han arruinado nuestro tejido productivo. Tenemos potencial suficiente para hacer un país productivo y distribuir su riqueza solidariamente. Esto implica que los ricos serán menos ricos, pero  los pobres dejarán de ser pobres y accederán a un bienestar igualatorio para todos. ¿Y la DEUDA con el exterior? Pues no se paga y no pasa nada. Los paises ricos se enfadarán mucho pero no nos invadirán con tanques. Se tendrán que aguantar y a lo mejor con suerte les pagamos un poquito cada año si son buenos con nosotros. No tenemos que tener miedo al capital, lo podemos mandar muy lejos de nosotros para que no nos haga daño. Nosotros tenemos que hacer una política para el pueblo y sólo la izquierda lo puede llevar a cabo. Desde aquí grito con esperanza que un PSOE renovado y socialista de verdad, se una con el resto de la izquierda de España (Ezquerra Republicana, Unidos Podemos y otros) para conseguir un gobierno solidario y justo que nos lleve a la libertad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Socialista desde 1949 Socialista desde 1949 10/08/16 22:36

      Constato que la solución que propongo no os interesa. Es una pena que no sepamos elegir nuestro destino. Mientras siga la política del austericidio que propugna Europa, da igual quién nos gobierne. PP corrupto, PSOE capitalista y Ciudadanos seguirán bajando la cabeza ante las imposiciones que Merkel y sus secuaces nos impongan. No hay solución mientras los españoles no nos rebelemos, seguiremos pobres y cada vez habrá mas desigualdad entre nosotros. ¿Es eso lo que deseáis?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Jaume OY Jaume OY 10/08/16 16:37

    Muy bueno,sin medias tintas;gracias por su columna señor Paredero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • mcn mcn 10/08/16 16:24

    Hablemos con claridad. El análisis es correcto pero obvia un concepto fundamental que sólo se da en España y que conlleva la nula ambición de pacto " a la europea" del PSOE. El PP es digno heredero del franquismo... como fueron numerosos diputados y altos cargos del antiguo régimen. Algunos de sus diputados fundadores  votaron NO la Constitucion. Se imaginan antiguos nazis, o mussolinnianos, o petainistas actualmente en política en Alemania, Italia o Francia? Es imposible en esos países. Pero en España, después de un golpe de estado, una guerra incivil y una dictadura, sus inmediatos actores y descendientes hicieron AP y luego PP. Esa es la anomalía española...con miles de muertos de un bando aún en las cunetas. Si le añades las mentiras, los recortes y la corrupción... Es imposible cualquier pacto del PSOE con esta gente a la usanza europea. El problema añadido es que el PSOE  no limpió el pasado, y por ello es co-responsable en su proporción a donde estamos en cuanto a un estado semi-fallido, democraticamente hablando. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • gomados gomados 10/08/16 17:45

      Perfecto el comentario respecto a las raíces y cultura franquista del PP pero se olvida de la bastarda y sangrienta transición que se nos vendió como modélica y ejemplar y no fue sino entreguismo por parte de la llamada izquierda posible -psoe psp y pce- a los sectores reformistas del franquismo en la linea lampedusiana de cambiar mucho para no cambiar nada. Y de esos lodos estos polvos. Y el PSOE desde entonces ha sido prisionero de ese pacto espúreo. Legitimidad democrática al franquismo a cambio de migajas de poder. Olvido del pasado e impunidad de los asesinos y torturadores. Y por eso estamos como estamos con el tema de la memoria histórica. El felipismo potenció y enriqueció más todavía a los poderes económicos e ideológicos del franquismo a cambio de incluir a insignes psoístas en el club de los poderosos. Puertas giratorias y consejos de administración y cajas de ahorro. A cambio tapar las vergüenzas del monarca franquista y permitir sus pelotazos económicos y amorosos. Permitir que la iglesia católica siguiera con sus privilegios aprobados por la UCD antes de la Constitución española y promover a altos puestos de la policía a insignes torturadores del franquismo. Y las víctimas del franquismo en fosas comunes y cunetas sin ningún tipo de reconocimiento mientras insignes meapilas felipistas viajaban a Roma para bendecir las canonizaciones de los mártires fascistas durante la guerra civil. Y así nos luce. Felipe Gal Natural en su línea de apoyo a los poderosos y canonizado por la caverna mediática como hombre de estado, los Martín Villa y demás purria franquista en fundaciones con los psoístas en defensa de la constitución, Fraga muerto en loor de democracia y santidad. Y la memoria colectiva y sus intentos de rehabilitación de la oposición real al franquismo se convierte en odio y revancha mientras se sigue humillando a las víctimas del franquismo con desprecios y burlas de insignes miembros del PP y se vacía de contenido la ley de Memoria Histórica mientras se subvenciona la Fundación Francisco Franco y el Valle de los Caídos y se hacen homenajes por parte de alcaldes y ministros como el de interior a símbolos franquistas y nazis. Para qué hablar.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • Bacante Bacante 11/08/16 10:51

        Gomados ,  aquí no diga para qué hablar.  Nos recuerda que ese trabajo también está pendiente por hacer,  el de que los españoles conozcan bien su pasado lejano y cercano.  Bien se ocuparon, los demócratas acomodaticios,  de negar el conocimiento de la Historia en las nefastas y chapuceras y sucesivas reformas educativas . Con ese detalle ya quedan retratados. Salud! 

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • mcn mcn 10/08/16 18:25

        No he olvidado todo lo que comenta...por eso he dicho que el PSOE no limpió el pasado...suscribo completamente sus comentarios...no quise hacer un repaso histórico a lo Hugh Thomas, Gabriel Jackson, etc...para evitar un comentario muy extenso...en cualquier celebro que estemos de acuerdo..."Un país sin memoria está condenado a repetir su historia"...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Borriquillo en penumbra Borriquillo en penumbra 10/08/16 15:22

    Brillantísimo análisis.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre