X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Digitalización y trabajo: hay que ponerse las pilas

Publicada 06/02/2017 a las 06:00 Actualizada 04/02/2017 a las 20:23    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 15

Desde hace un tiempo es común leer o escuchar noticias que hablan de los efectos que va a producir la digitalización de la producción sobre el trabajo. O mejor sería decir de los efectos que ya está produciendo la digitalización de la producción sobre el trabajo, porque lo que algunos llaman la cuarta revolución industrial no está por venir, sino plenamente instalada ya en nuestras empresas y en nuestras vidas.

Sin embargo, España, como siempre nos sucede cuando de revoluciones se trata, parece ir por detrás de los acontecimientos. Es verdad que tenemos una Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2013-2020 que incluye, entre sus prioridades en materia de investigación, la del avance en la economía y la sociedad digitales. Pero nuestros resultados en progreso de digitalización son más bien mediocres. Según el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI), nuestro país ocupa el puesto número 15 de los países de la Unión Europea en avance digital. Estamos por debajo de la media europea en conectividad (puesto número 18), en capital humano formado en digitalización (puesto número 18) y en uso de internet (puesto número 21); y por encima de ella en integración de tecnología digital (puesto número 14) y –sorprendentemente- en servicios públicos digitales, donde ocupamos un destacado puesto número 5. Pese a ello, la propia Unión Europea nos recuerda nuestras carencias: “España presenta debilidades del lado de la demanda, con niveles bajos de competencia digitales (sólo el 54% de los españoles posee competencias digitales básicas) y uso de internet”.

Para cambiar este estado de cosas se necesita una estrategia, pero también inversión en I+D y ciencia. Y ahí sí que fallamos estrepitosamente. Entre los Objetivos Europa 2020 la Unión Europea ha incluido situar la inversión en I+D en un 3% del PIB. Pero España está muy lejos de esa cifra. Según datos de la OCDE, la inversión en I+D en nuestro país en 2015 fue de un 1,2% del PIB, mientras que la media de los países de la Unión Europea fue de un 1,9% del PIB y la medida de inversión de los países de la OCDE de un 2,4%. Es decir, nos separan 0,7 puntos de PIB de la inversión en I+D de los países de la Unión Europea y estamos muy por debajo de la inversión que realizan países como Reino Unido (1,7), Francia (2,3), Alemania (2,8) o Suecia (3,2). Peor aún, resulta que nuestra inversión en I+D ha ido empeorando según iba avanzando la crisis. De acuerdo con los datos de la Fundación COTEC para la innovación, en los años previos a la crisis la inversión en I+D crecía a tasas superiores a las de Alemania, Francia, Italia o el Reino Unido, de modo que en 2008 nuestra inversión alcanzó el 1,35% del PIB, a sólo 0,45 puntos de la media de la Unión Europea. A partir de ahí la inversión en I+D empezó a caer como consecuencia de los sucesivos recortes del gasto público y todavía sigue cayendo, de forma que hoy invertimos en ello poco más de 12 mil millones de euros.

Este último dato evidencia que la crisis ha sido una oportunidad perdida para cambiar el modelo de crecimiento económico.

Durante la crisis y ya antes de entrar en ella dijimos y escuchamos una y mil veces que había que cambiar el patrón de crecimiento de nuestro país, basado hasta entonces en la hipertrofia del sector de la construcción y en la expansión de actividades de escaso valor añadido, que no fueron ajenas al crecimiento de la precariedad en el empleo y las altas tasas de abandono prematuro de la educación. Dijimos y escuchamos una y mil veces que había que apostar por la ciencia, por la innovación y por actividades de alto valor añadido, para que a su vez pudiera transformarse el mercado de trabajo y mejorar los resultados de nuestro sistema educativo. Tuvimos una ley de economía sostenible de la que ya nadie se acuerda y ahora tenemos una estrategia para avanzar en ciencia, tecnología e innovación. Pero mientras todo esto sucede, en lugar de planificar el crecimiento de nuestra inversión en I+D para que ese cambio se fuera produciendo y, pese a la crisis y sus secuelas, dejáramos atrás los errores del pasado, hemos ido haciendo justamente lo contrario, recortando más y más nuestra inversión en todo aquello que decíamos deseable. Y el efecto de esta retórica hueca bien puede ser que estemos saliendo de la crisis por la misma puerta que entramos y que no hayamos corregido ni una sola de las disfunciones que ya estaban presentes en nuestro modelo económico desde antes de ella.

Una de esas disfunciones es la escasa formación de buena parte de nuestra fuerza de trabajo, la otra nuestra (dramática) propensión a tener altas tasas de desempleo, incluso cuando la economía está creciendo a un ritmo elevado. Si algo parece seguro con el avance de la digitalización es que se va a producir una fuerte caída del empleo. Es verdad que nadie sabe con exactitud cuántos empleos van a perderse en nuestro país. Estudios recientes abonan la tesis de que cerca del 55% de los actuales puestos de trabajo pueden ser automatizados y, por tanto, perdidos por los trabajadores que hoy los ocupan. Pero sea cual sea la estimación que se realice, hay dos verdades insoslayables: que se van a perder muchos puestos de trabajo y que va a cambiar la configuración de los nuevos que puedan crearse a consecuencia del proceso de digitalización de la producción. Y la pregunta es ¿estamos preparados para ambas contingencias? Creo sinceramente que no. Nos falta un modelo de formación que prepare a los trabajadores para los cambios que van a producirse y un sistema que permita reparar el desempleo tecnológico que de seguro va a producirse.

Ya dije antes que, según la valoración realizada por la UE, España está por debajo de la media en preparación de su fuerza de trabajo para afrontar el proceso de digitalización y que una de nuestras principales debilidades es que únicamente el 54% de nuestra población posee competencias digitales básicas. En Alemania esta cifra se eleva hasta el 66% de la población, hasta el 67% en Reino Unido o hasta el 72% en Holanda. Tampoco estamos en buena posición en relación con los trabajadores especialistas en tecnologías. Sólo un 3,1% de nuestros trabajadores tienen esa especialidad, mientras en Alemania son el 3,7% de su fuerza de trabajo, en Reino Unido el 4,9% o en Holanda –y son solo algunos ejemplo- el 5%.

A ello debemos sumar el bajo nivel de estudios de una parte muy importante de nuestra población activa. De acuerdo con los datos del 4º trimestre de la EPA, casi el 38% de nuestra fuerza de trabajo, y estoy hablando de más de 8,5 millones de personas, no tiene siquiera la educación secundaria obligatoria. El 34% de las personas que hoy ocupan un puesto de trabajo, esto es, más de 6,2 millones de personas, están en la misma situación. Pero lo peor es que el 54% de las personas que están en este momento en situación de desempleo, más de 2,2 millones de personas, tampoco alcanzan siquiera la educación secundaria obligatoria.

Pues bien, ante estos datos creo que no cabe duda de que no estamos en absoluto preparados en materia de formación para la que se avecina con el progreso de la digitalización. Debemos incrementar el número de personas con competencias digitales básicas, como nos recomienda la UE, pero también el número de especialistas en tecnología e iniciar un proceso de reconversión profesional “brutal” de millones de trabajadores, especialmente de los desempleados si no queremos perderlos para siempre para nuestro mercado de trabajo. Esto exige, para empezar, que las propias empresas se pongan las pilas. Un reciente informe de Siemens nos avisa de que sólo el 38% de las empresas españolas tienen una estrategia digital formalizada y de que el 20% de nuestras empresas no realizan ninguna formación en materia digital para sus trabajadores. Más aún, en el 62% de las empresas que han organizado alguna formación en este ámbito, menos del 40% de sus trabajadores han recibido algún curso. Así que, si las empresas españolas no quieren perder este tren, deben empezar a pensar que, sin trabajadores adaptados a los cambios que deben realizarse en sus procesos productivos, no ganarán competitividad alguna.

Pero también debemos ponernos las pilas en el campo de las políticas públicas. Nos va en ello ser un país moderno, con una economía digital dinámica y competitiva, que genera oportunidades de buen empleo para un número importante de personas, y no los empleos precarios y de bajos salarios que, según algunos relevantes “pensadores” de la CEOE, es lo único a lo que podemos aspirar. Pero también nos va en ello ser un país con menos perdedores y menos bipolar. Una de las consecuencias de la digitalización será que todos aquellos que no tengan capacidad de adaptarse a las nuevas maneras de trabajar que ya empiezan a apuntarse (hábiles, en constante transformación, donde la imprevisión es una regla y hay una estrecha colaboración con las máquinas) quedarán relegados del proceso productivo. Serán los perdedores de la digitalización por no haber podido adaptarse a ella. Y ninguna sociedad debiera convivir alegremente con esta pérdida.

Al contrario, es necesario desde ya planificar y financiar una estrategia de formación para el empleo que permita iniciarse en formación digital a millones de trabajadores y mejorar y actualizar continuamente la que ya poseen todos los demás. Para ello deben incrementarse sustancialmente las inversiones en políticas activas de empleo (que hoy apenas alcanzar el 0,6% del PIB) y dirigir los objetivos de las mismas –si no en exclusiva, casi en exclusiva- al desarrollo de esta estrategia de formación en competencia digital. Todavía más: debe de cambiarse de raíz nuestro modelo de formación para el empleo, cuya reciente reforma no ha producido más efecto, por las continuas impugnaciones de las convocatorias, que la parálisis de un sistema que ya era de por sí bastante ineficiente. Y debe pensarse mejor la articulación institucional de la política de empleo. No quiero decir con ello que el actual reparto de competencias entre Estado y comunidades autónomas deba alterarse por completo, pero sí que, en desafíos como el que está por venir en materia de reconversión profesional de nuestra fuerza de trabajo, las constantes fricciones entre ambos en materia competencial no ayudan en nada. Una idea al respecto: quizá la experiencia de los Jobcenters alemanes que, previa reforma constitucional por su parte, combinan en una misma institución competencias de varias administraciones públicas pudiera servirnos para salvar esta dificultad.

Aún así, aunque fuéramos capaces como país de poner en marcha una estrategia de formación como la que necesitamos, siempre habrá quien no pueda tener empleo. Lo ha habido siempre, pero ahora se sumarán que muchos empleos van a perderse y que muy probablemente, al menos en el inicio de esta transición tecnológica, la creación de nuevos empleos no alcanzará para reemplazar la mayoría de los perdidos. En un país con altas tasas de desempleo como el nuestro, esto puede tener un efecto más que dramático, dado que puede abocar a la pobreza a grandes capas de nuestra población. De ahí que debamos plantearnos qué medidas vamos a tomar como sociedad para evitar un importante incremento de hogares sin rentas procedentes del trabajo. Y no sólo por justicia, sino también por eficiencia, dado que los hogares sin renta son hogares, entre otros efectos negativos, sin consumo. No estoy avanzando (al menos de momento) la idea de la necesidad de una renta básica para todos los ciudadanos, aunque en casi todos los debates sobre los efectos de la digitalización termina saliendo la misma como una forma de repartir la riqueza en sociedades donde apenas se necesiten el trabajo para producirla.

Pero sí que, ante la contingencia más que evidente de que la digitalización incrementará nuestra tasa ya de por sí alta de desempleo, debemos empezar a pensar en la necesidad de una fuente de rentas para todas las personas que el avance de la tecnología va a dejar sin trabajo. El Congreso de los Diputados acaba de aprobar la toma en consideración de una iniciativa legislativa popular presentada por CC.OO. y UGT para garantizar una prestación de ingresos mínimos a todos los hogares sin rentas. No sé si esta es una respuesta netamente coyuntural para reparar los efectos de una crisis económica que no acaba de terminar o puede convertirse en una respuesta estructural ante la falta de rentas provocada por la falta de empleos. Sea como fuere, que vamos a necesitar un plan para proveer de rentas ante la falta de empleos es algo meridianamente claro. Y también que en esto tenemos que ponernos las pilas.
_________________

* Luz Rodríguez es profesora de Derecho del Trabajo en la UCLM y academic visitor en la Universidad de Cambridge
LA AUTORA


Hazte socio de infolibre



14 Comentarios
  • leandro leandro 13/02/17 19:50

    Es un panorama tenebroso porque tal y como algunos pretenden que será la realidad laboral , se acaba la industria por la deslocalización y en este terruño no se apoya la creación de nueva industria apoyada en desarrollo tecnológico propio o extraño y el sector servicios cada vez da sueldos más míseros . De lo digital viven cuatro , de la ingeniería cinco y otros sectores serán barridos por las máquinas , así que o se impone el tributo a las corporaciones o hambre , miseria y muerte .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • tieri tieri 12/02/17 18:45

    Buen articulo, es verdad que hay que ponerse las pilas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jordipg jordipg 10/02/17 16:37

    Un buen rosario de lugares comunes sin haber mirado, a lo que parece, ni una estadística. ¿Hay más o menos empleo en Reino Unido o Alemania que antes de la robotizacion, digitalización o como se la quiera llamar? Pues hay bastante más y no todo, ni la mayoría, es precario. ¿Qué sucede en los paises escandinavos? ¿Qué en Hungría y Turquía? Pues que hay bastante más empleo. Por tanto, no se pretenda hacer una situación general lo que es propio de las carencias de el economia española.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • kalikatos kalikatos 06/02/17 19:39

    Para ponernos las pilas. El PSOE, ha apoyado y mantiene en el gobierno al PP. Es una lastima, que este matiz, no lo tenga en cuenta, y los años que nos va a costar darle la vuelta atrás , y los perjuicios que vamos a tener por esta gran decisión en el nombre de España, pero no de los españoles, para que cuando se camine hacia ella, esté vendido todo el país. Lo de los robots, empecemos porque paguen los impuestos que le corresponden, en proporción con lo que pagan los asalariados, las grandes empresas, liberales, autónomos, rentistas, etc., y después empecemos a hablar de futuro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txako txako 06/02/17 11:24

    Mientras el modelo liberal siga predominando estamos jodidos.La solución es que los robot paguen altos impuestos para asi poder poner una renta universal que permita vivir discretamente a la gente que no tenga trabajo. Pero esto no trata de política española sino europea e internacional. Si un país pone impuestos a los robot y el resto no... La solución pasa por soluciones radicales como "El país que no grabe al menos un 30% la producción de los robot bloqueo comercial europeo." y habría que convencer a los estados juntitos también diciéndole a Trump que los robot que no pagan impuestos son islamitas (yahabitas cepada?).Lo de la colectividad no es solo a nivel domestico muchos de nuestros clientes no podemos ofrecerles SAAS (el programa de gestión empresarial instado en un centro de datos para que accedan por Internet y con recursos compartidos con otros clientes para abaratar) por que su linea no permite trabajar con fluidez atraes de ella.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Delgiot Delgiot 06/02/17 09:58

    Supongo que lo que usted llama digitalización se refiere en realidad a la automatización de procesos. Si sólo se refiere al ámbito digital, se queda usted corta, ya que la automatización abarca todos los ámbitos posibles, no sólo los informáticos. Y es inevitable. Es lógico ver que España está a la cola: sólo hay que mirar la pirámide poblacional para ver que España es un país envejecido. Que gran parte de la población no sepa nada sobre medios informáticos es normal, pero ya le prevengo que eso está cambiando conforme se perpetra el cambio generacional. Es cuestión de tiempo. Un problema muy grave es el acceso a las redes de comunicación: en España existe un monopolio encubierto entre las principales ISP, las cuales pactan precios y ralentizan la evolución del producto, lo que origina unos precios altísimos y que los ciudadanos vean el acceso a internet como un lujo y no como un servicio básico. Para mi sí es un servicio básico, pues es acceso a la información y un ciudadano informado vale por dos. En cuanto a la pérdida de empleo: es inevitable si seguimos con las vías económicas actuales. Se generarán nuevos tipos de empleo, pero serán insuficientes para cubrir la demanda actual. Se hace necesaria pues una renta básica y no hay que verla como un lujo: con un modelo económico basado en el consumo no puedes dejar que la mayor parte de tu población no pueda comprar tus productos, pues perdemos todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 06/02/17 09:54

    «… debemos empezar a pensar en la necesidad de una fuente de rentas para todas las personas que el avance de la tecnología va a dejar sin trabajo.» También me parece a mí que el avance de la tecnología va a prescindir de muchísimos puestos de trabajo, lo cual veo como un gran adelanto para la Humanidad. ¡Que trabajen las máquinas! Que se reparta entre todas las personas el trabajo que quede para los humanos. Y nos quedará por resolver ¡el eterno problema!: ¿quién se queda con el rendimiento económico de esos robots, de esas máquinas que trabajan «solas» y producen cada vez más productos y más económicamente? Mientras no consigamos «socializar» lo que producimos los humanos, ¡y respetando nuestro planeta!, siempre estaremos en conflicto. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Copito Copito 06/02/17 11:27

      Exactamente, pienso lo mismo !

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 06/02/17 09:42

    Hay que ponerse las plias supone, en mi opinión:1.Pensar en la formación continua y en el reciclado de los trabajadores para que sus capacidades se adapten al progreso científico-técnico... que es lo que se va a hacer en los demás países. ¿Problema?. El sistema educativo y social español (del que alguna responsabilidad tendrá el PSOE) ha fabricado más de dos millones de NINIS.... Si la solución pasa por darle a este tipo de personas una renta básica garantizada... es algo muy, pero que muy, discutible.2.Hay que pensar en como financiarlo... de donde sacar el dinero... partiendo de la base de que tenemos una deuda pública gigantesca y que si suben los tipos de interés (que subirán porque la inflación comienza a moverse), eso va a penalizar gravemente el capítulo de gastos de presupuesto.... Entre eso y el incremento en pensiones y en dependencia.... chungo lo tenemos... y se habla muy poco del asunto.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 06/02/17 12:43

      Que se reciclen los empresarios, que en el caso de los españoles, muchos de ellos siguen anclados en el siglo XIX. Que se eduquen, que se modernicen, que dejen de ser tan buitres, tan explotadores, que repartan los beneficios cuando los haya, que viajen un poquito, que cambien de casa cada dos por tres, que hagan millones de cursos de formación, que se pongan las pilas y que se enteren de que tratan con personas-trabajadores que tienen familia, que quieren vivir la vida y no vivir para trabajar todo el santo día.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • cepeda cepeda 07/02/17 10:19

        1.En el mundo de las empresas y de los mercados... no hay derechos adquiridos... por bien que lo hagas en un momento, si dejas de ser competitivo... mueres. Las empresas no pueden perder dinero y acumular deudas... como hacen los ESTADOS porque nadie las financia.2.Para hablar de estos temas... conviene tener ciertos conocimientos... y si además de la teoría se acumula algo de práctica... mejor que mejo.3.Puestos a decir yo te podría decir a ti que en lugar de poner a parir a los empresarios... que practicaras con tu ejemplo y que arriesgando tú dinero y el de tú familia... crearas una empresa con buenos puestos de trabajo bien pagados... y que contribuyeras con impuestos y con cotizaciones a la SS... para ayudar a mantener el estado del bienestar... SE PREDICA MEJOR DESDE EL EJEMPLO....Sancho.... lo otro, lo de haced lo que yo os digo y no hagáis lo que yo hago.... lo han monopolizado los curas en nuestro país... desde hace siglos...4.La única forma de que la gente viva mejor y tenga trabajo... es que gente como tú, por ejemplo, arriesgue su dinero y cree empresas y empleos para ellos... así que ANIMO que puedes solucionarle los problemas a algunas personas que seguro que te estarán agradecidas y no te considerarán explotador... sino todo lo contrario... un benefactor...

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 06/02/17 09:11

    Ya,ya, ya, todo esto esta muy bien, y se podría denominar "lo negativo", pero y la Liga de Fútbol que tenemos, con los mejores jugadores y mayores fichas, eso no vale nada ????. Que sabrán estos alemanes, holandeses (que no saben ni discutir...!!), etc,etc, de la vida, la vida está para vivirla y sin tanta "digitialiaziación o como se llame, mejor". Ahora en serio, no debemos perder comba, pero al igual que en otros procesos de reindustrialización pasados, se debería buscar una salida para tantos y tantos trabajadores que se encuentran fuera del circuito y que ya no se incorporarán, por mucho que sea conveniente. Para tener acceso a la digitalización hace falta una situación economica que en muchos casos no existe ni se la espera.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • erajr erajr 06/02/17 06:30

    La conversión del mundo laboral a esa tan anunciada revolución 4.0 podrá ser cualquiera que se decida que sea. Damos por sentadas toda una serie de consecuencias como si no hubiese alternativa posible. Aceptamos la pérdida incuestionable de trabajos como si no hubiese otra solución. Parece que nos limitamos a reproducir el mensaje de las élites en lugar de advertir que el cambio se puede hacer controladamente, por ejemplo si el poder público toma las riendas del mismo.. En este sentido Tony Atkinson en su libro "Desigualdad, que puede hacerse" habla de la importancia que el sector público sea el que decida que hacer en ese sentido, reemplazando al sector privado en esa tarea. Si no se hace así, ya intuimos lo que va a suceder, no? Acerca de la renta básica, ¿no resulta curioso que sean ahora  los millonarios de Silicon Valley los que la propongan y ya la estén probando en California? ¿Se han dado cuenta que es necesaria para que continuemos consumiendo sus productos?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Sancho Sancho 06/02/17 12:37

      Interesante su comentario. Y alejado, en mi opinión, de esa idea de "ponerse las pilas" que tanto me suena a "haz lo que dicen los jefes". Su comentario me gusta porque se aleja de ese pensamiento tan de..."esclavos", si me permite la expresión. En cuanto lo que comenta y las otras opciones de producción, estoy de acuerdo. pero es algo por lo que habrá que luchar muchísimo. Por cierto, lo de las máquinas que ocuparán los puestos de trabajo de hoy, no es algo con lo que esté de acuerdo...Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0



Lo más...
 
Opinión
  • Muros sin Fronteras Ramón Lobo Ramón Lobo

    La Internacional del Odio

    La mayoría de los atentados yihadistas en Europa los han cometido ciudadanos europeos. Las propuestas de cerrar las fronteras son inútiles. Es un hagamos algo porque no sabemos qué hacer. Son inútiles porque los terroristas no vienen de fuera, están dentro, han nacido aquí.
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    Sin garantías no hay democracia

    La democracia, compleja y resbaladiza como ella sola, puede nombrarse y apellidarse de muchas maneras, pero todas tienen un elemento común: la articulación de un sistema de poderes y contrapoderes que actúan como garantía.
  • Cobarde con causa Juan Herrera Juan Herrera

    El wéstern, género de Trump

    El día que Trump, Kim-Jong-un o Maduro no hacen un duelo de pistoleros tuiteros, en el telediario hay un sheriff corrupto o un juez prevaricador.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre