X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

El descrédito de la razón

Publicada 13/03/2017 a las 06:00 Actualizada 12/03/2017 a las 19:05    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 14

(Todos) los niños tienen pene y (todas) las niñas tienen vulva. Esta es la afirmación transfóbica que recorría Madrid a principios de marzo, una provocación deliberada de una organización que buscaba respuestas viscerales para responder desde el victimismo, una pura estrategia de la alt-rigth. Es difícil desenmarañar todas las contradicciones pero este caso concreto no es más que un ejemplo de algo más grande, algo que lleva un tiempo fraguándose en nuestras sociedades: el descrédito de la razón.

Partamos de no estigmatizar los sentimientos. Estos son imprescindibles, necesarios. Y, no lo olvidemos, surgen en base a hechos. De la misma manera que la rabia contra la campaña transfóbica surge del sentimiento de protección hacia los menores transexuales, el enfado contra las élites políticas o el odio racista contra los inmigrantes, judíos, musulmanes o LGTB+, surge de hechos concretos, como son la crisis, la globalización o la desigualdad. Y si: aunque esos hechos no tengan o incluso no deban implicar esas reacciones, pues las reacciones emocionales suelen ser poco meditadas y lógicas, analizar los hechos de fondo pueden ayudarnos a entender si hay algo que ha activado esa reacción.

Que la crisis económica ha hecho saltar por los aires la confianza en el sistema económico y político y sus élites es una obviedad. En las democracias occidentales en las que el contrato social se ha roto por la vía de la desigualdad y el paro, el aumento de las figuras o partidos anti establishment, que canalizan la rabia y el descontento con el funcionamiento actual de las democracias es indiscutible: Brexit, Trump, Referéndum Italiano, Referéndum Colombiano… son apenas unos pocos ejemplos en un clima de entreguerras anti establishment y anti élites, un clima en el que  los partidos neo fascistas están en alza en Francia, Alemania, Austria, Grecia e incluso han llegado al poder vía Trump en EEUU. Pero el descrédito no ha alcanzado solo a las democracias liberales, el descrédito ha acabado afectando a la razón como herramienta guía para obtener los mejores resultados para nuestras sociedades. Y esto no es cosa menor o, como diría el filósofo y pensador Mariano Rajoy, es cosa mayor.

Durante mucho tiempo, el consenso liberal se presentó a si mismo como la razón y la moderación, como el sentido común Mariano, la lógica inevitable, como aquello deseable, la mejor opción, la mejor solución, la que proporciona políticas sensatas y viables que mejoran la vida de la gente por la vía del consenso y el acuerdo del que el actual reparto de roles entre PP y PSOE es uno de sus cúlmenes. Este consenso no solo argumentaba desde la lógica o moderación: se presentaba como lo razonable, lógico o moderado. Pero, ¿era moderada la legislación española de desahucios? ¿Era lógico reformar la constitución sin contar con todos los actores sociales? ¿Era razonable un euro sin transferencias entre estados que armonizase una zona monetaria de por si no óptima? ¿Es neutra o técnica la postura ordoliberal a favor de bancos centrales fuertes e independientes que se centran en contener la inflación?

Los planteamientos liberales consiguieron capturar ese espacio simbólico de centralidad, del sentido común y de la lógica, los lugares de producción académica y técnica y definir como lo deseable sus políticas presentes a un lado y al otro del eje izquierda y derecha. Elementos como la lógica empresarial frente al estado, el estado mínimo, los bancos centrales independientes, la obsesión inflacionaria, la limitación del poder sindical, la rebaja fiscal, la desregulación financiera, la emisión de moneda como inflacionaria, los empresarios como 'job creators' o la deriva hacia la desregulación laboral infinita no se discutían. De hecho, lograron establecer, sobre todo a nivel conceptual e internacional, un consenso blindado a través de un aparataje lógico, el individualismo metodológico, el actor racional, impermeable a la crítica: el homo economicus, la racionalidad como egoísmo, que todos actuamos por egoísmo y cualquier acto se puede definir como egoísta o calculado, hasta tal punto que tal lógica no puede ser falsada. La pseudo ciencia de Milton Friedman en estado puro, acompañada de una estructura matemática que intencionadamente o no, ofusca y dificulta la comprensión, para transmitir autoridad técnica, que por su propia lógica no puede cuestionar los supuestos “racionales” en los que actúa y convierte la lógica individualista en una lógica circular y una profecía autocumplida.

La consecuencia de este verdadero abuso de la razón, de la lógica, lo académico y lo técnico en nombre y defensa de unas políticas concretas, ideológicas, no ha podido ser más catastrófico cuando estas políticas han fracasado y las élites que las han promovido se niegan a reconocerlo. Al vender como lo racional ideología neoliberal u ordoliberal y políticas estropeadas, el descrédito de esas políticas ha tenido la virtud de contagiarse y de desacreditar a la propia razón. Como las políticas que fallan eran presentadas como lógicas, razonables y moderadas, irónicamente, la lógica dice que el problema solo puede ser la lógica misma, la propia razón y la propia moderación. Llega un momento en que la gente no sabe que quiere, no sabe por qué lo quiere, no tiene pruebas o argumentos o argumentos razonables para refutar a los que han capturado la lógica y la razón, la academia y los centros de producción de conocimiento y razón; pero aunque no pueden refutarles o contradecirles con argumentos sólidos, saben lo que no quieren, no quieren esto que tenemos y creen que las elites les engañan en su beneficio, de hecho,  lo saben por experiencia propia y lo vehiculan a través de lo que tienen más cerca: los sentimientos de rabia, frustración, enfado y desánimo, críticos con un sistema que no está dando soluciones, que se canaliza a través de partidos anti establishment.

¿Es irracional que alguien que ha estudiado un doctorado y se encuentra en el paro o con una precariedad galopante considere que estas políticas y este sistema económico no le benefician?  ¿Es irracional que los jóvenes forzados a emigrar consideren estas políticas como no viables y los argumentos racionales / técnicos como engaños? Lo irracional seria lo contrario. Lo irracional sería pensar que las personas iban a aguantar indefinidamente la contradicción entre el “éxito” en la teoría de las razonables propuestas liberales y su experiencia personal en la práctica del fracaso de esas propuestas tan “lógicas”.

Pues bien, ya estamos aquí. En nombre de unas políticas que han beneficiado solo a determinadas élites, en nombre de políticas cuya efectividad los hechos han refutado una y otra vez, hemos desacreditado ante el público la herramienta fundamental para abordar la realidad: la razón, el conocimiento técnico y la ciencia. Hemos gastado la moneda racional y técnica hasta que ya no vale nada. Y ahora ¿qué? ¿Habrá que esperar a que la irracionalidad demuestre su cara más oscura o estamos a tiempo de que los supuestamente racionales liberales, esas élites que controlan el poder supuestamente desde la razón, cedan y reformen en profundidad el actual sistema?

La verdad, soy pesimista. Me temo que estas élites no han aprendido la lección. Justamente es su incapacidad de cambiar y ceder lo que atestigua de la manera más cruda su absoluta irracionalidad.
 
Volver a Luces Rojas
   


Hazte socio de infolibre



13 Comentarios
  • logicayrazon logicayrazon 14/03/17 00:52

    Sr. Paredero, con todos mis respetos a lo portadores del noble y heraldico apellido paredero, Ud. hace honor a su apellido, una parida tras otra: 1° mezcla judios, musulmanes y LGTBI. Podrìa haber metido a los chinos, ya de paso....Que curioso estos se libran del odio, porque serà si cada vez hay mas. 2°parida la culpa de los neoliberales75, antes del neoliberalismo estuvo la social democracia . Ambos se han alternado para gloria de las elites. La experiencia cotidiana de la gente ha sido machacada por la razòn de los mass- media siempre contolados por las elites.En esto le doy la razon las elites no aprenden la lecciòn y acabaran matando a D. Trump.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 13/03/17 22:57

    Es interesante el análisis que realiza el articulista, pero me da la impresión de que es equivocado. A mi modo de entender esta deriva irracional de tantos ciudadanos no aparece en época reciente, a raíz de la crisis económica, aunque no niego que ésta haya contribuido a acelerar el proceso. Cualquiera que haya seguido el devenir de los partidos de derecha, de sus medios de comunicación y de sus votantes habrá observado una radicalización progresiva durante las últimas décadas. La derecha se ha servido de elementos muy simples e irracionales para ir ganando adeptos (y no perder ninguno). Esto ha sido así aquí, en España, como en otros países de Occidente, cada uno con sus matices, de ahí las diferencias, pero en el fondo el proceso ha sido extraordinariamente similar. En EE.UU. el votante del P. Republicano se transformó en seguidor del Tea Party y la Fox, para acabar votando a Trump, que no es más que el mismo discurso, pero todavía más extremista y sectario. Aquí del “moderado” Aznar que pacta con Pujol en su primera legislatura se pasa al Aznar que planta sus zapatos en la mesa del rancho de Texas de Bush (y no hablemos del Aznar de hoy día). De ese ciudadano que votó masivamente a Felipe Glez en el 82 se pasa al que otorga la mayoría absoluta a Aznar en el 2000. Comparen los medios de comunicación de entonces, con una derecha que era Luis del Olmo, a la situación actual, con Intereconomía, Jiménez Losantos, Carlos Herrera y tantos otros elementos. ¿Creen ustedes que Aznar hubiera podido convencer a algún votante de Felipe González enseñando a estos personajes? La derecha primero se presentó como moderada y pcoco a poco se ha ido radicalizando, a base de eslóganes sencillos y que no apelan a la razón, sino a los instintos: las banderas (campañas contra los catalanes, la lucha contra ETA, donde poco a poco se introducen ideas de mayor intolerancia), los inmigrantes. Cuando les interesa el PSOE es el diablo, cuando les viene bien electoralmente, es un partido de Estado. Y lo mismo con CiU o con el PNV. Y todos los medios se ponen a su servicio. Comparen lo que decía el PP en los años 90 (o antes la UCD) con lo que dice ahora.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • esfera esfera 13/03/17 22:02

    Creo que la mayoría de la gente sabe al menos lo que no quiere, y en estos momentos de proliferación de la campaña eurofoba, xenofobia, y de extrema derecha o fascista- nacionalista ,en Holanda y. Francia , precisamente lo que no desearíamos :" salir de Herodes y metemos en Pilatos", o al menos eso pienso yo. De acuerdo con el análisis. La corrupción es sistemática. Las élites no van a regenerar el sistema, ya que se están viendo favorecidas y retroalimentarse por la política de austeridad implementada en la UE, la cual está causando el incremento de desempleo y empleo precario, pobreza y la Desigualdad. Despierta pueblo llano, porque el choque de trenes puede ser inminente.Defiende y lucha por el Estado Social, aunque las instituciones europeas sean tibias, se arrodillan y quieran invertir y gastar mayor% en DEFENSA, porque lo exige el boxer-trump, que ha pedido a la prensa que cierre el pico.Si le hacen caso, apaga y vámonos. No sería extraño, el comienzo de una guerra en cualquier caso.Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • noencaja noencaja 13/03/17 19:39

    El asunto es cómo se entiende a la razón. El intento más serio procede de la ilustración. Luego vino la posmodernidad que desistió del intento. Ahora recuperamos la razón para desenmascarar la manipulación y fijar los fines. Quizás el error es confundi racionalida con pensamiento único. Pero si renunciamos a ella nos condenamos a la barbarie. Kant, Marx, la teoría crítica, Zizek,etc.,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio-Gil Antonio-Gil 13/03/17 18:18

    Google me ha ayudado a encontrar algún tratamiento de RACIONALISMO OLIGÁRQUICO (que es, me parece, el asunto o tema del artículo que comentamos unos y otros). Y leo: "Lucien Lévy-Briihl (i857'i939) fue unclásico de la antropología que podemosllamar pseudopositivista, la cual establecía 'a priori' una serie de dicotomías oantinomias paralelas: un adulto vs.niño, varón vs. mujer, normal vs.loco, primitivo vs. moderno, civilizadovs. salvaje, occidental vs. exótico,élite vs. masa, etc. El polo positivo de esas oposiciones circunscribía unespacio muy estrecho, mientras que elnegativo acumulaba e identificaba inescrupulosamentelos elementos más heterogéneos.Las antinomias implicaban unapolaridad valorativa (razón vs. irracionalidad),que era también jerárquica.Aquélla era una antropología dualista queaceptaba como «natural» un dimorfismo:al estereotipo del 'homo sapiens' se oponíael de 'homo credulus'. Como aquelpensamiento hacía de la razón el privilegiode una minoría, muy bien pudiéramosllamarlo RACIONALISMO OLIGÁRQUICO".(Lluís V. ARACIL fIrma la recensión a J. Cazeneuve, La mentalidad arcaica, 1967, de la que forma parte el texto citado. Lluís V. Aracil ha trado el tema-asunto RACIONALISMO OLIGÁRQUICO en su DIR LA REALITAT, 1983. Me parece que no ha perdido actualidad.)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/03/17 12:27

    Mi comentario refiere un arlo de A. Cepeda, sobre el texto 'Sin miedo' del periodista Jorge Ramos, en el que se puede concluir: 'si, soy un periodista que hace preguntas. Eso es todo' Bien, parafraseando al ínclito, soy una lectora que hace preguntas. Eso es todo. Creo haber comprendido el 'Descrédito de la razón ' que nos propone a reflexión I. Paredero, desde la humilde atención de una ciudadana de a pie; no doctoranda/ no doctora; jubilada, a mayor abundamiento. Comparto las reflexiones de Paco Arbillaga por cuanto, participo como miembro activo de la 'humanidad' que enarbola como principal; así como el 3, de Sikl Road refiriendo la imposibilidad manifiesta -en la situación real- al 'pretender que una parte pueda convencer a la otra mediante razonamientos' El amigo Cepeda, en su comentario 2, nos enfrenta a lo inminente/sorprendente que puede devenir... Y, reiterando mis preguntas: ¿por qué no va a ser posible otra sociedad? Si, es posible. Pero, en lugar de aceptar la miseria económica, abriéndole la puerta al 'populismo' como el pirulí a las puertas de un colegio; afrontemos nuestra responsabilidad en la solución. Desde la definición del problemas y la convergencia de tod@s en la accion/oposición. Tod@s estamos compelidos en la acción resolutoria, los perjudicados somos/seremos todos, si optamos por persistir en la dejación de funciones. Aprendamos a pescar para defender nuestro sustento y el de nuestra prole; pero, el erario publico, sustanciado por todos, debe reflejar en los presupuestos las partidas necesarias para educacion/sanidad/dependencia. ¡DEFENDAMOSLO! No debemos aceptar, cual mansos, desantender lo público, para beneficiar lo privado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 13/03/17 13:10

      «… ¿por qué no va a ser posible otra sociedad? Si, es posible. Pero, en lugar de aceptar la miseria económica, abriéndole la puerta al 'populismo' como el pirulí a las puertas de un colegio; afrontemos nuestra responsabilidad en la solución. Desde la definición del problemas y la convergencia de tod@s en la accion/oposición.» Así de sencillo; aunque me pregunto si de verdad la gente quiere otra sociedad. Irreligionproletaria: ¡con cada comentario que haces más te identifico con tu nick! ¡Ánimo, luchadora! Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • estovamal estovamal 13/03/17 12:09

    Siempre he pensado que la política, en todas sus atribuciones y campos, es la actividad social menos propicia para su estudio desde el pensamiento racional, y mucho menos, desde la Matemática.                            Y según eso, es decir, en mi opinión, cualquier reflexión sobre la irracionalidad o racionalidad de actuaciones políticas concretas, corre el riesgo de generar frustración, lo que no es muy recomendable. (Confieso que caigo frecuentemente en él).  O, en el mejor de los casos, deslizarnos por el mundo de la ficción, siempre más llevadero.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • itnas itnas 13/03/17 10:30

    Estimado secretario general, temo que tu artículo contiene un problema relacionado con la exposición diáfana de lo que tratas de exponer. Un artículo en un periódico generalista no puede ser escrito en el modo 'redacción de tesis doctoral' (por cierto, las tesis doctorales en general se dice que 'se hacen', no que 'se estudian') si de lo que se trata es de llegar a un público más allá de los miembros del tribunal de tesis. Permíteme que, adelantándote que el comentario #3 de 'Silk Road' me ha parecido muy a tener en cuenta por su sutileza intelectual, pueda llamarte la atención sobre tu argumentación nuclear: el descrédito de la razón. Basas dicho descrédito en el nacimiento del 'homo economicus' con una estructura matemática que ofusca la comprensión de la teoría subyacente. Permíteme decirte que si la matemática ofusca es que verosímilmente suceden dos cosas, una que el ofuscado no entiende la matemática, y/o dos que la teoría es una hipótesis fuera del dominio matemático. La Matemática puede ofuscar sólo cuando se la trata de introducir a martillazos para dar soporte a una hipótesis empírica. De aquí que la consecuencia que citas sobre el descrédito de la misma razón no me parezca válida: si no se emplea correctamente el procedimiento racional, entonces no puede ponerse en entredicho el procedimiento en sí mismo. Finalmente, ¿es serio creer que a esas élites que citas les importa la razón? ¿O más bien les importa su razón? Sin duda, le educación no sesgada es la herramienta que temen y en donde debería incidirse.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • itnas itnas 13/03/17 14:28

      No me gustaría dejar pasar la ocasión de, al mismo tiempo que hacer crítica espero que constructiva en mi comentario #4, felicitar al autor del artículo por su intento de desenmascarar la voracidad neoliberal. Mi felicitación se une a su condición de secretario general local de un partido político que tiene como objetivo el cambio real de esta sociedad, por tanto miembro activo de esa parte de gente que, con su contribución efectiva, muestra su compromiso empírico con la lucha por conseguir otra sociedad, más ética y racional. Un ejemplo de este tipo de gentes que analizan y actúan puede verse aquí: http://www.eldiario.es/tribunaabierta/Trama-trama_6_621597851.html. Y, en esa tendencia, me parece digno de resaltar el comentario #5. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Silk Road Silk Road 13/03/17 09:50

    No creo que sea un problema de razonamientos. Tan racionales son las élites al defender un sistema que les beneficia como el doctor en paro al rechazarlo. Los hechos nos han demostrado repetidamente que es inútil pretender que una parte pueda convencer a la otra mediante razonamientos. No se trata de una cuestión de razón, sino de ética. Hay que soñar un sistema distinto que no esté basado en la libre competencia sino en la libre cooperación. Tampoco basado en la lucha de clases sino en la convivencia pacífica y en la tolerancia.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Laila Laila 13/03/17 21:09

      Pienso como tú, el ser humano solo puede avanzar por cooperación. ¡Cuánto daño ha hecho la teoría pseudocientífica de Darwin! Promovida en su tiempo por las élites anglosajonas que así daban un barniz supuestamente científico a su elitismo desgarrador, y a la que pronto se adhierieron las élites de los demás sitios, nos ha acabado llevando a donde estamos. /// En realidad, a estas élites dañinas y depredadoras habría que llamarlas por su nombre: psicópatas. A la vista de los resultados, se puede decir que no tienen empatía ni conciencia humana alguna. No soy cristiana pero me gusta una cosa que dijo su Jesucristo: por sus frutos los conoceréis. Y efectivamente, esos frutos estamos viendo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • cepeda cepeda 13/03/17 09:25

    1.¿Otra vez con la misma tontería?. XD.2.La regla es que todos los niños tienen pene y todas las niñas vulvas PERO que toda regla tiene sus excepciones.... y por tanto algunos niños y niñas tienen algo diferente... pero no por ello son menos seres humanos ni deben tener menos derechos... son la excepción.... igual que los GENIOS que también son la excepción dentro de la regla general.3.¿Qué pensará el ejército que Erdogán tiene dentro de la UE, y cuyas credenciales presentó este fin de semana.... de este asunto?. ¿Pensáis que le preocupa mucho el tema o que tiene dudas en relación a este asunto, a la política de género, al feminismo, a los lobbies gay, bi, trans?.4.¿Qué pensará sobre lo mismo el lobby argelino-marroquí... que no tardará mucho en repetir "hazaña" y en presentar sus credenciales para decir.... aquí estamos... y esto es lo que pensamos y queremos...5.Algunos pueden seguir haciéndose trampas en el solitario todo lo que quieran PERO no les va a servir de nada... EL FUTURO YA ESTÁ AQUÍ, se ha presentado este fin de semana.... y parece que ha pillado a muchos durmiendo.... No tardarán en despertarse ante la nueva realidad.... VAN A FLIPAR....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Seis días para evitar el destrozo del 155

    El decreto del 155 (duro, para nada light) quizás logre restaurar la legalidad en Cataluña a corto plazo, pero es prácticamente imposible que consiga recuperar la convivencia democrática rota por un nacionalismo excluyente y un electoralismo conservador implacable. Al contrario.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Dialogar, ¿entre quién?

    Habrá que buscar una verdad alternativa y transitoria, un relato y un poder que le devuelvan la dignidad a la política y al ser humano. No podemos prescindir de la ilusión, no podemos normalizar la catástrofe.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Será demasiado tarde

    Ahora, ante los fuegos del norte, nos echamos las manos a la cabeza, pero llevamos décadas de maltrato ciudadano, de egoísmo de especie y de pésima gestión política.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre