x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Luces Rojas

Lecturas de agosto, del Cardenal de Retz a Márkaris

Publicada el 15/08/2019 a las 06:00 Actualizada el 15/08/2019 a las 11:40
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Entre mis reconocidas manías tengo la de corregir el lugar común que atribuye al gran Lichtenberg, el maestro de los aforismos, la conocida máxima "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto". En efecto, se encuentra en las Memorias de un rival de Mazarino, el cardenal de Retz, Jean-François-Paul de Gondi, publicadas más de un siglo antes, en 1675. Y lo más interesante es lo que se suele omitir, pues Retz la concluye así: "y es en ese momento en el que salen de su letargo, pero con convulsiones".

Pues bien, en cierto modo encuentro un rastro de la advertencia de Retz en la última novela que he leído de Petros Márkaris, Universidad para asesinos, en la que el comisario Kostas Jaritos, superviviente a su colega siciliano Montalbano, ha de habérselas con un caso muy particular. Sin incurrir en spoilers, sólo diré que esta vez Jaritos se enfrenta a unos asesinatos que tienen en común que sus víctimas son antiguos profesores universitarios que han dejado las aulas para ejercer en la política con altos cargos institucionales. En mi propio descargo añadiré que he recomendado la novela a buen número de amigos, pese a que el primero de los crímenes afecta a un antiguo profesor de Filosofía del Derecho que ha dejado las aulas para asumir un alto cargo (espero que esto tampoco se tome como una incitación).

El rubrum de todo el relato es el hartazgo de los asesinos (porque los crímenes parecen obedecer a una conspiración que involucra a varios autores; posiblemente a un grupo justiciero o incluso, quién sabe, a una célula terrorista, antisistema), ante lo que consideran una irresponsabilidad, el abandono de las aulas de las Universidades públicas, agravado por el contexto de la crisis económica que ha depauperado a la clase media griega más que en ningún otro país europeo. Márkaris ha sabido describir en sus últimas novelas ese demoledor impacto cultural, económico, social y político. Y aunque en esta última la reacción de rechazo, la cólera que posee a los sufridos ciudadanos griegos desemboque en hybris, en el exceso criminal, la metáfora es muy clara. Muchos griegos, cuenta Márkaris en la huella del cardenal de Retz, han perdido el respeto, se enfadan y algunos de ellos reaccionan con violencia ante las élites que, a su vez, han perdido el sentido de la decencia y actúan de forma desvergonzada.

La falta de respeto ante la clase política se activa ante su inacción (que llega a parecer indiferencia) ante el deterioro palpable, cotidiano, de los servicios que son, que deben ser el objetivo prioritario de la acción política, tal y como ha contribuido a configurarla la hoy denostada socialdemocracia europea. Por cierto, ese modelo que fustigan modernos opinadores, tan agudos en sus ironías sobre la obsolescencia de los dinosaurios socialdemócratas como muy frecuentemente incapaces de ofrecer alternativas que convenzan a la mayoría de los ciudadanos, y no al círculo de privilegiados opinadores. La rabia y el hartazgo, no nos equivoquemos, comienza cuando se percibe cómo la sanidad pública y universal, la enseñanza pública y gratuita desde la primera edad al nivel universitario y la formación profesional, las pensiones dignas, las condiciones iguales de trabajo para mujeres y hombres, el acceso a la vivienda y tantos otros objetivos políticos en que se concreta el ideal de igual libertad, se degradan, porque se ha preferido invertir el dinero de todos en otros objetivos, en aras de la competitividad, la emprendiduría y otros mantras y mandatos (eso sí, supuestamente racionales, los únicos racionales) del mercado todopoderoso.

Por eso, no hay ningún antisistema tan eficaz como los supuestos servidores públicos (qué apropiado es el término inglés que describe a los denostados funcionarios, civil service) que usan el sistema en su propio beneficio, y sobre todo a la élite política, a los que parecen olvidar la lección de Weber: la representación de lo público propia de la legalidad formal racional del Estado moderno y de su burocracia exige asumir como propios los intereses de todos, lo que se concreta ante todo en un primer mandato que deben ejecutar: asegurar esos objetivos para todos. Al olvidarlo y aparecer enredados en disputas que poco tienen que ver con lo que preocupa a los ciudadanos de carne y hueso, que los eligen –nos eligen– para trabajar en cumplir el programa que votaron, hacen dejación de esa tarea, quizá la más noble, que es la política, que no merece ni la crispación ni la porquería que contribuyen a arrojar sobre ella.

Por eso quizá, junto a la novela de Márkaris sugeriría a nuestros representantes políticos como lecturas de agosto y en todo caso para antes del 23 de septiembre, el Dar(se) cuenta del filósofo Manuel Cruz, que apela a dos esfuerzos que son exigibles a todos los que no quieran abdicar del alma de ciudadanos para ser simplemente clientes, como advirtiera premonitoriamente Ferguson al explorar la evolución de mercado y asamblea como espacios de lo público. Pero, desde luego, lo son de modo muy específico a todos quienes tienen, tenemos, la condición de representantes de los ciudadanos. Se refiere Cruz a la exigencia de consciencia, de tratar de comprender –“date cuenta de lo que estás haciendo”–, pero también a la de responsabilidad –“tendrás que dar cuenta de las consecuencias de tus actos”–. Creo que no es difícil convenir en que, como ya disponen algunas Constituciones más recientes,  la ampliación y el refuerzo de los instrumentos y mecanismos institucionales para que la segunda no se reduzca a la cita electoral (no hablo, claro, de responsabilidades jurídicas), es clave para la salud democrática.

Es decir, que algunos deben, debemos, trabajar en este agosto.

 
Volver a Luces Rojas
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

3 Comentarios
  • elcapitantan elcapitantan 16/08/19 18:16

    Es curioso que cite la novela negra "Universidad para asesinos" de Markaris, haciendo hincapie en que las víctimas son antiguos profesores universitarios que han dejado las aulas para ejercer en la política como altos cargos institucionales , lo que es considerado por los asesinos como " una irresponsabilidad, el abandono de las aulas de las Universidades públicas".

    Por otro lado habla de que "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto".

    Y en tercer lugar cita al filosofo Manuel Cruz, pero no dice que este catedratico de Filosofia Contemporanea en la Universidad de Barcelona es el Presidente del Senado Español, es decir, forma parte de esas elites politicas........

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 18/08/19 22:22

      He tenido tiempo de leer 'Universidad para asesinos' citado por el Profesor de Lucas, de la serie 'Kostas Jaritos' de Petros Márkaris.

      Su comentario incide en señalar la referencia al citado texto, como 'curiosidad'

      Son limitados los comentarios respecto de 'Lecturas...' y yo me declaro adicta en grado patológico a leer, todo...bueno, casi.

      He señalado 2 páginas del texto: (261)
      - "...Cuando entré en la universidad como joven estudiante, viví esa situación de primera mano. Mis profesores me trataban desde el prestigio que le otorgaban sus cátedras y con la autoridad que les conferían sus conocimientos. Nunca dejaban de marcar las distancias que nos separaban. No le voy a decir que me gustaba, porque no me gustaba en absoluto. Pero, al mismo tiempo, cualquier elogio de su parte era para mí como maná caido del cielo. Así que puede imaginarse el júbilo de un funcionario administrativo cuando uno de los profesores descendía a su nivel y le dirigía la palabra. Puede que la distancia más corta entre dos puntos sea en ocasiones una curva, señor comisario, pero el camino mas corto hacia el respeto es siempre la distancia."

      "El profesor le ha hablado del respeto. Yo le hablaré de la admiración... las dedicatorias no se deben al respeto, sino a la admiración."

      (323) "-¡Nos han traicionado, Lambros!
      - ¿A mí me vas a hablar de traiciones? Me pasé media vida buscando traidores entre mis camaradas. El miedo a la traición es el camino mas seguro para ver traidores por todas partes... Te diré algo más. En nuestros tiempos, tanto vosotros como nosotros ejecutábamos a los traidores. Pero así murieron también muchos inocentes..."

      Elcapitantan, colijo los párrafos recogidos, consecuentes a su comentario.

      Salu2.

      Salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/08/19 13:30

    "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto...y es en ese momento en el que salen de su letargo, pero con convulsiones". (Jean-François-Paul de Gondi, Cardenal de Retz, 1675)

    Con convulsiones o sin ellas, a ver si hay suerte y, querido Profesor, tiene usted razón, al iniciar con la máxima 'completa' del Cardenal de Retz/enunciado aforismo de Lichtenberg.

    Sus artículos son el 'aperitivo' de lecturas suculentas. Anoche lo leí, pero necesitaba 'tener presentes' las 'Memorias del Cardenal de Retz'... La 'fronda/sublevación' francesa durante la regencia de Ana de Austria, hasta la mayoría de edad de Luis XIV...

    Dada su aficción a las máximas, copio una de La Rochefoucauld:
    '493. Diríase que los hombres no se encuentran aún suficientes defectos: aumentan todavia su número mediante ciertas cualidades singulares con las que afectan adornarse, y las cultivan con tanto cuidado que acaban al fin por volverse defectos naturales que ya no está en su mano corregir."

    Petros Márkaris y su 'Universidad para asesinos' es una lectura pendiente:
    'Ayer ejecutamos a Aristotelis Arjontidis por alta traición. Igual que Kléarjos Rapsanis, Arjontidis traicionó el sagrado cometido del Maestro. Sacrificó a sus alumnos y les privó de sus conocimientos para entrar en política y ser secretario de Estado...'

    Está bien colocado en mis lecturas, pero 'descanso' con Ian McEwan, ' Amsterdam' la libertad de Molly Lane y los cuatro personajes masculinos de su vida, proceden en mi momento vital.

    He leído las páginas que publica la editorial (ED Libros),del texto del Profesor Manuel Cruz, 'Dar(se) cuenta' Imprescindible.

    ¡¡¡ Alguno de ustedes...da mucho trabajo, todo el año!!!

    Muchas Gracias,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.