x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Los idus de agosto

‘5 cámaras rotas’ (2011)

Publicada el 12/08/2013 a las 06:00 Actualizada el 12/08/2013 a las 00:01
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

5 cámaras rotas

'5 cámaras rotas'.

Director: Emad Burnat, Guy Davidi
Edición: Véronique Lagoarde-Ségot, Guy Davidi


Cuando tu casa se transforma en zona militar de la noche a la mañana,  tus vídeos domésticos se convierten en un documental político. Emad Burnat es un realizador autodidacta que al grabar la resistencia de su familia estaba también captando la oposición colectiva, materiales difíciles de separar en un testimonio personal sobre el conflicto palestino-israelí.


El nacimiento del cuarto hijo de Burnat, Gibreel, coincide con la construcción de un nuevo asentamiento judío próximo a Bil'in, Cisjordania, que se ve cercado por una nueva valla. Así, el niño crece como testigo de la resistencia palestina que filma Burnat a través de sus cinco (y hasta seis) cámaras. Las protestas son un enfrentamiento constante con el ejército pero las imágenes de Burnat, a diferencia de las cámaras internacionales, se detienen también en la cotidianidad de un conflicto que no parece tener fin. Con el montaje final, el director busca dar sentido a los años tras las cámaras.


El israelí Guy Davidi se sumó a la codirección del proyecto cuatro años después de que Emad Burnat consiguiese su primera cámara. Con este proyecto Burnat fue el primer palestino nominado al Oscar a la mejor película documental pero al llegar a Los Ángeles fue retenido por los agentes de inmigración que cuestionaban sus motivos para viajar a EEUU. A pesar de todas las dificultades su proyecto logró distribución internacional.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

Lo más...
 
Opinión