x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Libertad prensa

Casi la mitad de los periodistas europeos asegura haber recibido presiones de grupos políticos

  • La violencia psicológica, el robo y destrucción de material periodístico o el cyberbullyng son prácticas a las que aseguran enfrentarse los profesionales de la comunicación, según un estudio del Consejo de Europa
  • Turquía es el país más peligroso para la libertad de prensa, encabezando las denuncias por acoso sexual, interferencias de grupos de interés o por violencia física

Publicada el 20/04/2017 a las 18:11 Actualizada el 20/04/2017 a las 19:43
Manifestación a favor de la libertad de prensa.

Manifestación a favor de la libertad de prensa.

E.P.
Casi la mitad de los periodistas europeos –un 43%– afirma haber recibido presiones provenientes de los partidos políticos, según una encuesta publicada este jueves por el Consejo de Europa. 

El estudio, titulado Periodistas bajo presión: Interferencia injustificada, miedo y autocensura en Europa, analiza las diferentes formas de presión y violencia a las que se ven expuestos los profesionales de la comunicación mediante una encuesta realizada a 940 periodistas de 47 países miembros del Consejo de Europa y de Bielorrusia. Los resultados revelan que durante la última década se ha dado un "incremento significativo de diferentes formas de violencia y abuso contra periodistas". Cuatro de cada diez aseguran que estas presiones han sido tan preocupantes que han llegado a afectar no solo a su profesión, sino también a su vida personal.

La violencia psicológica, denunciada por un 69% de los encuestados, es la forma más frecuente de intimidaciones. La humillación, la difamación o el menosprecio son algunas de las prácticas denunciadas en este aspecto. 

Tras esta forma de violencia vendrían el cyberbullyng, del que un 53% de los periodistas asegura haber sido víctima. Le siguen la intimidación proveniente de los grupos de interés –50%–, amenazas con uso de la fuerza –46%–, las interferencias de grupos políticos y los asaltos físicos.

Asimismo, el estudio revela diferencias significativas entre las formas de violencia a las que se ven expuestos los periodistas en función de su género. Mientras que los hombres son atacados con una mayor frecuencia mediante el uso de la fuerza o la intimidación policial, las mujeres tienen que hacer frente al acoso sexual.

Además, dos de cada diez encuestados indicaron que en alguna ocasión vieron que se destruía su material periodístico o incluso cómo se les robaba.

A pesar de esta situación, las víctimas no se sienten protegidos ni creen disponer de los mecanismos necesarios para enfrentarse a estas interferencias –un 35% de los encuestados respalda esta afirmación–.

La consecuencia más directa de sufrir todo este tipo de presiones es la autocensura que los propios periodistas se imponen en su trabajo. De hecho, muchos de ellos reconocen se sienten presionados para presentar sus trabajos de una manera diferente, reteniendo parte de la información que pueda ser más polémica restando importancia o incluso abandonando por completo ciertos temas más controvertidos.

Turquía, un peligro para la libertad de prensa

La encuesta también revela una diferencia significativa dependiendo de la zona geográfica. Turquía, la región del Sur del Cáucaso y Europa del Este se posicionan como los territorios europeos más peligrosos para el libre ejercicio del periodismo. 

El país liderado por Recep Tayyip Erdoğan encabeza el número de denuncias por amenazas con uso de la fuerza incluido –el 69% de las denuncias de este tipo provienen de este país–, acoso sexual, intimidación proveniente tanto de grupos de interés como de grupos políticos y el cyberbulling.

Por otro lado, los asaltos físicos son la práctica más frecuente en el Sur del Cáucaso, mientras que en Europa del Este son frecuentes las denuncias por el robo y la confiscación de material periodístico.
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión