x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Los abusos de la banca

El escrache, una forma de protesta social recuperada

  • Consiste en la acción de un grupo de activistas que se dirige al domicilio o lugar de trabajo de alguien determinado para denunciar un comportamiento
  • La práctica se ha recuperado y crea controversia entre quienes lo defienden como forma de protesta y quienes consideran que debe tener límites

Lucía El Asri
Publicada el 25/03/2013 a las 06:00 Actualizada el 24/03/2013 a las 22:43
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir

El escrache es una forma de protesta social que surge en Argentina y Chile, cuyo objetivo es señalar de forma pública a un político considerado responsable de un problema concreto.

Originariamente el escrache se utilizaba como estrategia de presión durante los regímenes dictatoriales de Pinochet y Videla. Pequeños grupos de varias decenas de personas se acercaban a la vivienda o lugar de trabajo de ciudadanos implicados con desapariciones, crímenes, corrupción..., actos que servían como una forma de denuncia a la impunidad de quienes cometían algún tipo de delito no reconocido.

Concretamente, algunos atribuyen el término a la asociación argentina H.I.J.O.S., Por la Identidad y la Justicia Contra el Olvido y El Silencio, formada por hijos de desaparecidos y víctimas de la dictadura, que revitalizó el movimiento de derechos humanos en el país liderado por las Madres de la Plaza de Mayo. “La lógica es que, si no van a la cárcel, todo el país será su cárcel; si no hay justicia, hay 'escrache'”, decía uno de sus lemas. 

En una entrevista para el periódico El Diagonal, Lucía García, una de las integrantes de la agrupación H.I.J.O.S., declaraba que así surgió el escrache, “les ponemos nombre y apellidos a los genocidas, los señalamos en su casa, para que el barrio les repudie, y apuntamos a generar la condena social, es decir, que cada cual desde su lugar y desde la mínima relación que le toque vivir con esa persona lo repudie. Ya sea no dirigiéndole la palabra, echándolo, levantándose cuando entra a un lugar; esas formas que son, en definitiva, las que todos tenemos a mano para condenarlos”.

Habitualmente un grupo de activistas se dirige al domicilio o lugar de trabajo para denunciar a alguien determinado y, de esta forma, lograr que quienes le rodean (vecinos o compañeros de labor) conozcan las actividades por las que les denuncian. Escrache es una palabra procedente del lenguaje propio del Río de la Plata, que hace referencia a una forma de señalar o poner en evidencia. El diccionario de la Real Academia Española define escrachar como "romper, destruir, aplastar, fotografiar a una persona".

En ocasiones, el escrache llega a la intimidación, acoso e incluso a ciertas acciones violentas contra quien se practica. Actualmente el término se ha recuperado y crea controversia entre aquellos grupos que lo defienden como forma de protesta contra lo que consideran injusticias sociales, y quienes consideran que la presión contra los políticos tiene un límite.

En Twitter puede encontrarse el hashtag
con el mismo nombre 
y comentarios del tipo: “Por qué no voy hacer un escrache, ¿eh? si ellos me mandan al paro, me quitan los ahorros y me dejan sin casa. Es lo mínimo q podemos hacer. #escrache”; “La gente está tan cabreada que paga resignada el precio que supone violar la ley. Ha llegado el estallido social. #Escrache”; o, “Para los amantes del #escrache : Cien tipos agrediendo a uno que fue elegido por cien mil”.

El escrache ha derivado a diversos países. El 24 de febrero de 2013 tres mujeres pertenecientes al grupo feminista FEMEN con el torso descubierto protestaron en Italia contra el expresidente Silvio Berlusconi gritando: ¡Basta Berlusconi, basta Berlusconi!

En 2001 un grupo de manifestantes se dirigieron a la entrada de la emisora de televisión privada griega Antenna, donde lanzaron huevos, y vaciaron el contenido de contenedores de basura delante de la emisora mientras gritaban el lema: “¡Basura para la basura que nos sirve Antenna!”.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.