x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Cultura

El escritor británico Frederick Forsyth reconoce que trabajó como espía durante 20 años

  • El autor ha revelado esta información en su autobiografía y asegura que fue un acto "voluntario", ya que no cobró honorarios por la actividad
  • Durante dos décadas, Frederick Forsyth trabajó como espía para el servicio de Inteligencia Exterior de Reino Unido, el MI6

infolibre
Publicada el 30/08/2015 a las 20:00 Actualizada el 30/08/2015 a las 20:07
El escritor británico, Frederick Forsyth.

El escritor británico, Frederick Forsyth.

FLICKR
El afamado escritor británico Frederick Forsyth, autor de numerosos best-seller como Chacal u Odessa, reconoció en su autobiografía de próxima publicación que trabajó como espía del servicio de Inteligencia Exterior de Reino Unido, el MI6, durante dos décadas.

El escritor confirma así las sospechas de muchos de sus aficionados a sus novelas de espionaje, distinguidas por su extraordinario realismo.

Sus andanzas como espía comenzaron durante la guerra de Biafra (Nigeria) de 1967 a 1970, cuando agentes de Inteligencia se le acercaron "para ver si podía contar lo que estaba pasando", según relata Forsyth. "El último año de la guerra mandé tanto noticias a los medios como informes adicionales a mi nuevo amigo", explicó.

Forsyth dijo aceptar por el "extraño" interés del MI6 en comprobar si, a diferencia de lo que decía el propio Ministerio de Exteriores de Reino Unido, "estaban muriendo niños a manos de la dictadura de Lagos", según informó la BBC.

Forsyth apunta que no cobró honorarios por ese trabajo. "Se trataba de un acto voluntario en un ambiente que era, por aquel entonces, muy diferente, con la Guerra Fría a todo trapo", ha declarado el escritor, quien sí recibió como contraprestación el beneplácito del MI6 para introducir sus experiencias reales como espía.

"Me decían que les mandara las páginas para que las aprobaran o las censuraran. Por lo general, la respuesta era '¡OK, Freddie!", recordó el novelista.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión