x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Inmigración

Hungría invierte el triple en vallas y controles fronterizos que en acoger a solicitantes de asilo

  • El gasto supera los 100 millones de euros, empleados en controles que incluyen el uso de balas de goma, granadas de gas lacrimógeno y artefactos pirotécnicos
  • Este hecho supone "la criminalización de quienes consiguen abrirse paso y entrar en el país irregularmente", denuncia Amnistía Internacional

infoLibre
Publicada el 08/10/2015 a las 11:50 Actualizada el 08/10/2015 a las 12:32
El gobierno húngaro invirtió más de 100 millones de euros en vallas de concertinas y controles fronterizos para mantener fuera a las personas refugiadas y migrantes, lo que se traduce en un gasto tres veces superior al dedicado en recibir a solicitantes de asilo, según manifestó Amnistía Internacional en un informe publicado este jueves.

El documento, titulado Fenced Out, señala que las medidas adoptadas por Hungría para controlar sus fronteras han violado reiteradamente el derecho internacional. Por ello, Amnistía Internacional pide a la UE que exija al país "rendir cuentas por sus incumplimientos en materia de derechos humanos", y que proteja a los inmigrantes y solicitantes de asilo "creando rutas legales y más seguras antes de que llegue el invierno".

La organización sostiene mediante su informe que Hungría busca quedar aislada de la crisis global y europea de refugiados, y para ello emplea vallas de concertinas y recurre a "la criminalización de quienes consiguen abrirse paso y entrar en el país irregularmente".

Amnistía Internacional denunció la violación de los derechos humanos de estas personas por parte de Hungría, y demandó a los Estados miembros e instituciones la puesta en marcha del mecanismo de prevención previsto en el artículo 7.1 del Tratado de la Unión Europea, que permite al Consejo Europeo advertir a un Estado miembro cuando exista "un riesgo claro de violación grave" del respeto por el Estado de derecho y los derechos humanos.

Los testimonios usados por Amnistía Internaciona para la elaboración del informe, revelan que el Parlamento húngaro ha presentado nuevas leyes que han dado lugar a una "agresiva respuesta que incluye flanquear sus fronteras con soldados y policías autorizados para utilizar balas de goma, granadas de gas lacrimógeno y artefactos pirotécnicos".

Asimismo, a lo largo de la frontera con Croacia han situado vehículos blindados equipados "con ametralladoras, y soldados equipados con armas de fuego del tipo de las utilizadas por las fuerzas especiales", tal y como denunció la organización.
Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión