X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Elecciones Estados Unidos

EE UU, un país acobardado

  • El miedo ha sido la principal motivación de los votantes de Clinton y Trump
  • El capitalismo salvaje y globalizado ha desvanecido la esperanza que encarnó Obama

Publicada 08/11/2016 a las 06:00 Actualizada 08/11/2016 a las 21:10    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 23

Un peaton pasa junto a un cartel con el mensaje 'Vota hoy o reza para ma?ana' a las afueras de una iglesia en Boston, en Massachusetts.

Un peatón pasa junto a un cartel con el mensaje 'Vota hoy o reza para mañana' a las afueras de una iglesia en Boston, en Massachusetts.

EFE
Hace ocho años, la mayoría de los estadounidenses que votó a favor de Barack Obama lo hizo impulsada por un sentimiento de esperanza: su país podía ser mucho mejor que el escenario de guerras absurdas, recesión económica y retroceso de libertades y derechos en que se había convertido bajo la presidencia de Georges W. Bush. Aquella esperanza se expresaba con la electrizante fórmula del Yes We Can. Esta vez, en el primer martes después del primer lunes de noviembre de 2016, los norteamericanos que han votado a Hillary Clinton o Donald Trump han compartido el miedo como principal motivación. El hogar de los valientes (Home ot the Brave) de su himno nacional es ahora un país acobardado.

Los votantes de Clinton han expresado principalmente su temor a que ganara Trump, el candidato a la presidencia de Estados Unidos más racista, machista y excéntrico en muchísimo tiempo. Salvo por el hecho de poder convertirse en Madam President, la primera mujer al frente de la Casa Blanca, Clinton ha despertado pocas ilusiones. Ni tan siquiera a sus partidarios se les escapa que es una profesional de la politiquería y el juego marrullero de Washington descrito en la serie House Of Cards, una buena amiga de Wall Street de la que la gran mayoría que trabaja duro y gana poco no debe esperar gran cosa. Eso sí, Clinton es previsible. Su principal virtud es que resulta difícil imaginar que haga demasiadas locuras, salvo, por supuesto, aquellas que puedan convenir al establishment.

Por su parte, los votantes de Trump han manifestado su temor a que sigan llegando a Estados Unidos inmigrantes latinos, a que por sus calles los musulmanes caminen en libertad, a que esa competencia desleal llamada libre comercio cierre nuevas fábricas en su país, a que las mujeres, los homosexuales y las minorías raciales terminen conquistando los derechos que los equiparen al varón blanco cabreado. Aunque sus soluciones sean tan falsas como las de Hitler cuando prometía que Alemania recuperaría su grandeza una vez desembarazada de los judíos, a Trump hay que reconocerle que ha sabido verbalizar los problemas y las angustias reales de muchos de sus compatriotas. Una en concreto debería llamar la atención de los partidos del establishment en Estados Unidos y en todas partes: el capitalismo salvaje y globalizado daña a millones de personas de las clases populares y medias de Occidente.

Fuera de Estados Unidos existen un montón de mitos sobre este gran país. Por ejemplo, el de que está muy unido. Esta leyenda procede del patrioterismo con que los norteamericanos reaccionan cuando el presidente de turno les propone una guerra en el extranjero. Pero la sociedad estadounidense siempre ha estado interiormente muy dividida; no son estos comicios de 2016 su primer episodio de manifiesta fractura. Viví personalmente la provocada en las elecciones del año 2000 (Gore frente a Bush) cuando los dos candidatos a la Casa Blanca se proclamaron vencedores y el contencioso tuvo que saldarse con una discutidísima resolución del Tribunal Supremo. Aquel embrollo sucedía a otro amargo episodio que también había cubierto como corresponsal en Washington: la guerra civil cultural vivida bajo la presidencia de Clinton, de la que el caso Lewinsky fue la expresión más conocida universalmente. Pero antes, recuérdese, se habían producido desgarros como Nixon y Watergate, la guerra de Vietnam, el asesinato de dos hermanos Kennedy y Martin Luther King, los disturbios raciales, la caza de brujas del macartismo, el gansterismo y la prohibición del alcohol… “América nunca fue inocente”, dice el escritor James Ellroy. En su Guerra Civil por la abolición de la esclavitud (1861-1865, los tiempos de nuestros tatarabuelos) murieron un millón de personas.

Tampoco es este el primer período en que la primera potencia occidental se ve agobiada por una oleada de aprensión. En su serie televisiva La historia no contada de Estados Unidos, Oliver Stone explica muy bien cómo tras la valentía de Franklin D. Roosevelt (“a lo único que debemos temer es al miedo en sí mismo”), determinados intereses políticos y económicos utilizaron la Guerra Fría para instalar el desasosiego permanente en el corazón de la sociedad norteamericana. Miedo a los rusos, a los comunistas, al apocalipsis nuclear, a la invasión marciana, a las epidemias, a los meteoritos… Miedo ahora a los musulmanes, los hispanos, los chinos… La presidencia de George W. Bush se declinó sobre tres temores: la brutalidad del 11-S, el huracán Katrina y la caída de Lehman Brothers.

La invasión de Irak fue el intento de Bush y el complejo militar-industrial que representaba (el denunciado por Eisenshower en 1961) por reafirmar el poderío estadounidense ante sí mismos y ante todos los demás. Pero se convirtió un colosal fracaso. La mayor máquina de guerra de todos los tiempos no pudo con la insurgencia iraquí y dejó Oriente Próximo hecho unos zorros, hasta el punto de propiciar la aparición del ominoso ISIS o Daesh. Irak no consagró la hegemonía unilateral de Estados Unidos con que soñaban los neoconservadores y el mundo pasó a ser multipolar, con China, Rusia, India y otros en papeles protagonistas.

Obama encarnó el penúltimo despertar del Estados Unidos valiente y optimista de sus Padres Fundadores (el último hasta la fecha ha sido el expresado por la malograda candidatura presidencial de Bernie Sanders). Pero Obama no pudo cumplir muchas de sus promesas; no le dejaron cumplirlas. La recuperación económica que supo propiciar no se tradujo en auténticos empleos estables y bien pagados. Las desigualdades entre los muy ricos (el 1% denunciado por el movimiento Occupy Wall Street) y el resto de la población se acentuaron estos últimos años. Estados Unidos no se metió en nuevas guerras, y esto debe agradecérsele, pero siguió viviendo con el temor al yihadismo. Y a los mercados estadounidenses continuaron llegando más y más productos extranjeros fabricados en condiciones de miseria laboral, ausencia de libertades y desprecio al medio ambiente. La desilusión empañó inexorablemente el Yes We Can.

Este es el contexto en el que los estadounidenses han escogido su próximo presidente. La alternativa era triste: lo malo conocido o lo peor por conocer. De haber podido votar, la mayoría del resto del planeta hubiera optado probablemente por la primera opción. El mundo ya se ha vuelto lo suficientemente loco para añadirle a Trump en la Casa Blanca. Pero, aunque puedan tener consecuencias importantes en la vida de todos nosotros, solo los estadounidenses votan en las elecciones del primer martes después del primer lunes de noviembre. Y a muchos el hastío y el miedo les han impulsado paradójicamente a votar a favor del abismo, de lo imprevisible, del borrón y cuenta nueva. Veremos si son más que los que han votado movilizados por el temor a Trump.

En cualquier caso, con Clinton o con Trump, lo que todos debemos temer ahora es el miedo de los estadounidenses.

EL AUTOR
Relacionados


Hazte socio de infolibre



18 Comentarios
  • John P John P 09/11/16 18:24

    llevo dos decadas viviendo en USA y creo que el analisis de Javier y de Ramon Lobo describen bien la situacion. La derrota comenzo en las primarias democratas y las jugadas tipo "House of Cards" contra Sanders.Y lo mas grave no es que gane Trump, es que se acabo la division de poderes, Congreso, Senado, y en breve el Supremo en el mismo bando.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 09/11/16 13:23

    1.Los norteamericanos no son nada paletos... son prácticos y no les gusta que les chuleen la pasta. 2.Ahora han elegido a otro para que CAMBIE LA POLÍTICA... y eso es lo que hará Trump desde enero. 3.Algunos descubrirán entonces que otra política si que era posible... de verdad. 4.Mientras los "paletos" han buscado una alternativa al choriceo "liberal", los listos y progresistas se empeñan en destruir la nación y en convertir a la mayoría de los ciudadanos en ciudadanos de segunda en su propio país... ¡Serán merluzos!. Ya han tenido dos avisos... PERO lo peor es que están dejando pasar una oportunidad única. 5.Al final serán otros los que hagan el cambio... y la izquierda onanista seguirá cantando a la luna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    0

    • ArktosUrsus ArktosUrsus 09/11/16 18:30

      Discrepo con usted. 1. El sistema educacional estadounidense les convierte en personas de escasas luces y miras cortas. Vamos como aquí y en casi todos los países donde han comprendido que un pueblo inculto es manejable. 2. Un CAMBIO DE POLÍTICA en sí no es suficiente. Por ejemplo Hitler supuso un cambio de política. Y Stalin. El cambio debe ser para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. No exactamente lo que ofrece Trump. 3. Siempre es posible otra (y otras) politica(s). La cuestión es para qué y para quién. Insisto, lo que ofrece Trump no parece para la mayor parte de la ciudadanía. 4. Mala alternativa al choriceo. Alguien que no paga impuestos, que hunde sus empresas, que trata a las mujeres, los no-wasp, los negros y los tostados como seres inferiores, no me parece que sea un prodigio de ejemplo sobre la lucha contra el choriceo y a favor de la convivencia. 5. En esto estoy totalmente de acuerdo con usted. La izquierda no ha hecho un análisis real de cómo ha cambiado el mundo desde que el pensamiento social nació a finales del siglo XIX. Primero no fue capaz de convencer a millones de jóvenes que no tenían que matarse entre sí en guerras que eran en realidad guerras de clase disfrazadas. Después, quizá aturdidos por la magnitud de las dos guerras mundiales, se acomodron (quizá con la excepción de Gramsci aunque no lo tengo claro) en una "socialdemocrada" y estado de bienestar. Y cuando cayó el muro y el capitalismo neoliberal asomó la patita por primera vez (¿Tatcher?) ni supo oponer más que las mismas armas que el capitalismo le había dado (la "socialdemocracia" del estado del bienestar) ni ha sabido evolucionar esas mismas armas, quizá porque no le eran propias. Hace falta un análisis y una reflexión y quizá una nueva ideología. Muchosquizás porque huyo de las certezas a futuro. Pero la certeza del pasado reciente es que en Texas, estado donde hay un altísimo porcentaje de población hispana, ha ganado Trump pese a que ha manifestado su odio y desprecio hacia lo latino. Como no espabilemos, tenemos ultraderecha en una década en toda Europa.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • cepeda cepeda 09/11/16 21:34

        1.No se puede ser la primera potencia del mundo sin una población inteligente y trabajadora. 2.El cambio de política y de polítiocs es condición necesaria... y será suficiente con que el cambio vaya en la buena dirección. Lo que haga Trump a partir de febrero... lo veremos... y los ciudadanos norteamericanos lo juzgarán. Hasta entonces... mirar y ver. En cuanto a Stalin... parece que los rusos lo consideran uno de sus mejores "zares", muy por encima de Gorbi y de Yeltsin... (ya se sabe que los rusos son así de raritos) 3.No es muy difícil... para crear empresas, empleo, riqueza... la base del estado de bienestar... que como es sabido no está pensado para países con un 20% de paro... 4.Afortunadamente son ellos los que van a aguantar a Trump así que es lógico que hayan sido ellos quienes le han elegido. Dentro de 4 años... le harán la auto crítica... y veremos que sale. 5.Estamos de acuerdo. 6.En relación al odio por los hispanos y al hecho de que haya hispanos que lo prefieran... Tema complicado y difícil de despachar en tan poco espacio. Yo, que he vivido bastantes años en la emigración, y que todavía tengo a parte de la familia emigrada... entiendo lo que dice y a qué parte de la inmigración ILEGAL se refiere. Ahora bien, lo que no dicen ni él, ni el resto de sus compatriotas es que si la situación al sur del río grande es la que es... y le aseguro que es tremenda con los mayores índices de violencia y de feminicidos del mundo... es en buena parte debido a un siglo de constantes e ininterrumpidas intervenciones en aquellos países que ha acabado provocando una colección de estados fallidos (Honduras, El Salvador, Guatemala, Haití) y otros que como el mismo México están en camino de serlos.... y sin olvidar que Argentina, Brasil, Colombia y Venezuela... tampoco están muy lejos... Ahora bien este es un tema para hablarlo y discutirlo con muucha calma y con mucho tiempo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Ragnar Ragnar 09/11/16 16:53

      Coincide usted con la opinión de J.M. Aznar. Pura ultraderecha. 

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • cepeda cepeda 09/11/16 17:15

        Aznar coincide conmigo sobre todo en eso de que los paletos han buscado una alternativa al choriceo "liberal"... ¿verdad que si?.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/11/16 16:36

      Que vas a decir tu........!!!!, que "no les gusta que les chuleen la pasta", a ti sí ??, a mi NO. Que pesadito eres !!!!!!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • gerpas gerpas 09/11/16 11:26

    La falsa concepción (sobre todo cultural) de que los USA, son California y New York, además de W.D.C, nos hace olvidar, que la mayor parte de la población son unos paletos de mucho cuidado. En los estados sureños, la mentalidad racista nunca se fue, para qué hablar de los estados del interior o sitios como Texas, encantados con ser el Estado que mayor nivel de ejecuciones anual a nivel interestatal. En España, sucede algo muy similar (prácticamente todo el país vota PP), exceptuando Cataluña, País Vasco y especialmente en las grades ciudades, donde se opta por opciones progresistas. No nos extrañemos de la victoria de Trump, cuando aquí gobierna una opción acusada en mil frentes judiciales, donde se la llega a denominar "organización criminal"

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • AML AML 09/11/16 11:08

    Anteayer Raquel Martos decía "Trump no desentona dentro del elenco de líderes mundiales que parece diseñado por un psicópata". También John Carlin escribió hace poco "El año que vivimos estúpidamente", artículo que habla sobre el Brexit, Colombia.... ¿Rajoy?. En el documental sobre La doctrina del shock se habla del "aislamiento sensorial". Anula la capacidad crítica, nubla la mente y el sujeto se queja de que no puede fantasear. Están ganando la partida. Hay que tomar conciencia y establecer sistemas de contención y oposición.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • roman roman 09/11/16 10:57

    Existen muchos paralelismos entre lo que pasa en usa y lo que está pasando en Europa. Aunque todas las comparaciones hay que relativizlas, los republicanos son al PP como los democratas a los socialistas. La crisis ha llegado para quedarse y la casta, que hasta ahora se alternaba, ya no da una imagen de seguridad a los millones de trabajadores (clase media, aristocracia obrera,...) que sabiendo que sobre ellos recaía el trabajo y alimentar a los ricos, sin embargo vivían aceptable y sus familias tenían futuro. El miedo al extranjero y a que te complique lo que tienes, se da en ambos sitios. Por último, la radicalización seguirá, porque las democracias se debilitarán y será necesario más represión. Si esa represión es apoyada por los ciudadanos, para calmar el miedo, mejor que mejor. A los Sanders, Corbyn, contestatarios italianos, Podemos, Syriza y demás contestatarios progresistas, se les intenta marginal y tratarlos como radicales extremistas o como colaboradores de los reaccionarios si no votan a los democratas o socialistas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/11/16 10:53

    Cuando se camufla la corrupción y los tejemanejes, no suele desembocar en una buena situación. Hillay Clinton debería haber renunciado a presentarse a la presidencia, cuando se destapó los tejemanejes que se realizaron en el partido demócrata en contra de Bernie Sanders, que supuso la dimisión de la presidenta del partido. Bernie Sanders habría ganado de calle las elecciones, sin duda.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • paco arbillaga paco arbillaga 09/11/16 11:20

      Artículo publicado el 16 de marzo de 2016: «Si los demócratas no presentan a Sanders, Trump será presidente - Los demócratas necesitan una estrategia seria y pragmática para vencer a Trump. Una candidatura de Clinton sería desastrosa. Bernie Sanders es su única esperanza», por Nathan J. Robinson ¶ http://ctxt.es/es/20160309/Firmas/4773/Sanders-Trump-primarias-republicanos-democratas-presidenciales-EEUU.htm

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • TOTOFREDO TOTOFREDO 09/11/16 13:18

        Estaba "clarinete", si señor.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • cepeda cepeda 09/11/16 09:46

    Veamos... si resulta que un gran país como China, gracias a que ha aprovechado muy bien las posibilidades de la globalización que pusieron en marcha los "liberales" crece durante 30 años al 10% anual... y sigue hoy creciendo por encima del 7%, mientras aquí en occidente esos mismos liberales nos meten en una crisis financiera que provoca que Europa haya perdido toda una década... en el estancamiento cuando no en la recesión... es normal que ese desequilibrio más pronto que tarde provoque "turbulencias"... y malestar. El modelo "liberal" al que se apuntaron tanto la derecha como la socialdemocracia lleva AÑOS haciendo agua... y en lugar de poner remedio se han dedicado a echar gasolina a base de austericidio económico y descontrol político, interior y exterior, que ha destruido un montón de ESTADOS, ha provocado caos y una riada de inmigración difícil de contener y más aun de integrar... Para los masters del universo es muy fácil fabricar golpes de estado e incluso destruir ESTADOS. Tienen los medios militares para hacerlo y además tienen a la brigada mediática encargada de justificarlo PERO gestionar ese caos no ha resultado tan fácil y sus consecuencias han llegado a todas partes. Yo creo que es hora de empezar a hablar EN SERIO Y CON RIGOR de los graves problemas del siglo XXI (la globalización, las civilizaciones, el cambio climático, las migraciones, el jihadismo... ). Se que es mucho pedir para los que solo están interesados en el regate en corto y en la ganancia rápida PERO a partir de ahora... me temo que no va a haber más remedio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 09/11/16 09:15

    1.Acobardado y muy cabreado... como hemos visto esta noche. Hartos de mentiras, de caos y de que una minoría de privilegiado y su cohorte de "manipuladores especializados" les robe el dinero y les arruine la vida. 2.Algunos dijimos que los "liberales" (con lo ajeno) siempre y en todas partes han dejado la misma herencia y que los desastres que antes se han visto en otras partes del planeta... ahora los empezábamos a ver en "nuestro mundo"... y que era hora de cambiar POLÍTICAS Y POLÍTICOS. 3.Pues bien, en EEUU, la primera potencia, más de 50 millones de ciudadanos parece que se han puesto de acuerdo para hacerlo. 4.Con Trump habrá cambios... y crucemos los dedos que sean para bien. 5.Con Hillary se debería ir el mundo que los Clinton contribuyeron a crear después de la caída del muro... y que ha traído el CAOS actual. 6.No hay más que leer hoy El País, para ver la difícil digestión que van a tener los nuevos tiempos que se avecinan para los que se habían acostumbrado a vivir de PM a costa de los demás. P.D. Lo más grande, y significativo, de la victoria de Trump es que lo ha hecho luchando SOLO contra todos los grandes medios de manipulación de Occidente... y en contra de buena parte de los jerarcas de su propio partido. Un último asunto. Dijo Trump que no quería ser el presidente del mundo ni dirigir el mundo y que quería llegar a acuerdos, buenos acuerdos, con los demás... Cuesta creer algo así viniendo de parte del presidente del imperio de nuestro tiempo PERO si así fuera... sería LA REVOLUCIÓN de nuestro tiempo. Ver para creer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Giputxi Giputxi 09/11/16 09:12

    Un día me despierto con el Brexit, otro con Rajoy en la Moncloa, hoy con Trump en La Casa Blanca, ¿con qué me despertaré mañana?. ¡Sigo teniendo miedo!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • marasme marasme 09/11/16 09:46

      ¿Miedo? Que salga elegido Trump corrobora el egoísmo que reside en el corazón de nuestras sociedades. Pero elegir a Hillary... ¿no era darles un OK? seguid así. Todas esas propuestas son de rechazo a "lo otro" y defensa de lo mío, los que vienen de fuera, los que rezan diferente, los que hablan diferente... preservar "nuestros valores", por rancios, insolidarios y destructivos que sean. // El sistema capitalista tal como funciona es una catástrofe en todos sus aspectos, el mundo es un negocio demencial en mano de mercaderes sin escrúpulos . Lo extraño es que podamos dormir tranquilos. // Si pudiéramos elegir entre la pastilla roja o la azul https://youtu.be/SJrkhNskaUs ...elegiríamos la azul, por si fuera viagra.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Manuel Iradier Manuel Iradier 09/11/16 09:09

    Magnifico articulo Javier, y lo que nos espera puede ser esto: " Visite los EEUU antes de que los EEUU le visite a Ud" Un abrazo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



Lo más...
 
Opinión
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    'Gran Corrupto VIP'

    Hay un roce entre las celebrities de la casa de Soto que sí me preocupa y hasta me escandaliza, sin ser yo militante de la castidad ni nada de eso... Es el roce de negocios que se produce en ese patio tan particular.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Adán y Eva refugiados

    ¿Qué queda después del fracaso de los tratados, después del óxido de las razones? ¿Quién escribe? ¿Quién edifica algo que no vaya a desaparecer en las uñas del mono?
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    España sonámbula con Cataluña

    ¿Qué dice la prensa internacional sobre el independentismo catalán y el papel del Gobierno central?
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre