X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Elecciones

Jeremy Corbyn desafía a las expectativas con un regreso a las esencias socialistas

  • El más improbable de los aspirantes al liderazgo ha acabado como el candidato idóneo para devolver a la izquierda a Downing Street
  • Ha demostrado coherencia durante la campaña y capacidad para generar ilusión, al apostar por una sociedad más igualitaria 

infoLibre Publicada 07/06/2017 a las 20:09 Actualizada 07/06/2017 a las 23:45    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn.

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn.

EFE
Jeremy Corbyn  desafía este jueves no solo a la historia, sino a las expectativas de un Partido Laborista que, tras el intento de regicidio del pasado año, se ha resignado a que un veterano que durante décadas había ejercicio como el verso libre de la izquierda británica sea el candidato para los comicios que decidirán quién pilotará el Brexit.

De acuerdo con Europa Press, el adelanto electoral con el que Theresa May sorprendía en abril, cuando su ventaja en las encuestas superaba ampliamente los veinte puntos, alarmó a una formación que todavía suturaba las brechas provocadas por el ascenso del diputado más rebelde de Westminster durante décadas, el mismo que había desafiado la disciplina interna en más de 500 ocasiones.

Voz de la conciencia crítica en los trece años que el Laborismo ostentó el poder, el más improbable de los aspirantes al liderazgo ha acabado como el candidato para devolver a la izquierda a Downing Street. Si al principio ni su propio partido, ni la prensa, lo tomaban en serio, Corbyn ha demostrado una coherencia inexpugnable durante una campaña en la que ha asombrado por su capacidad de generar ilusión, especialmente en comparación a la decepcionante campaña de su rival.

Hijo de pacifistas que se conocieron en una manifestación de apoyo al bando republicano español durante la Guerra Civil, su marcado sentido de filiación política se forjó en el seno de una familia profundamente ideológica.

Su hermano fue un conocido líder del movimiento okupa en Londres en los 60, si bien ambos discrepan en materia de cambio climático, ya que Piers Corbyn, de profesión meteorólogo, rechaza que sea producto de la intervención del hombre.

Sus profundas convicciones lo convirtieron durante años en un forastero en su propia formación. De hecho, cuando en 2015 decidió concurrir a la carrera por relevar a Ed Miliband, lo hizo con el mero propósito de introducir en el debate un perfil anti-austeridad.

Sus opciones eran residuales, pero algo en su discurso de regreso a las raíces socialistas tocó fibra no solo entre las bases, sino entre miles de desencantados con la política, que decidieron unirse al Laborismo para votar por un veterano conocido por su frugalidad, vegetariano, hincha del Arsenal y próximo a causas controvertidas, como el apoyo a los presos del IRA.

El cambio de normas para dar más poder a la militancia, introducido por su antecesor, hizo el resto y Corbyn se convirtió en el jefe de la oposición con menor apoyo entre sus diputados en tiempos modernos. Muchos no le perdonaban su negación de los méritos del Nuevo Laborismo, el movimiento que puso al partido en el poder por primera y única vez desde los 70, pero el líder estaba convencido de haber recibido un claro mandato para imponer una agenda alejada del ideario de Tony Blair.

Su estilo como jefe de la oposición, ajeno a la retórica combativa que dominaba en los últimos años a una cada vez más crispada política británica, incrementó las suspicacias de su capacitación para un cargo que, al norte del
Canal de la Mancha, tiene rango institucional.

Errores estratégicos evitables y su más que templado respaldo a la continuidad en la Unión Europea —siempre había estado considerado un euroescéptico— acabaron por agotar la paciencia de su grupo parlamentario, que el pasado verano, transcurridos diez meses de su inesperado ascenso, le retiró la confianza.

La batalla por su supervivencia se saldó con una victoria aún más arrolladora que la primera, con el apoyo de seis de cada diez militantes, lo que reforzó su legitimidad para reivindicar su regreso a las esencias socialistas, su defensa de la equidad social y un predicamento anti-élites que lleva el sello distintivo de quien ha ejercido durante más de 30 años como verso libre de la política británica.

Casado en tres ocasiones, si algo no se le puede criticar es su falta de coherencia, tanto en la política como en lo personal: se dice que su segundo divorcio fue por la insistencia de su entonces mujer por mandar a su hijo a un centro privado y su programa para el 8 de junio está directamente inspirado en su ADN ideológico, con planteamientos que Blair había relegado al cajón de la memoria por considerarlos material electoral inflamable.

Aunque costosas, sus promesas electorales incluyen una apuesta de esperanza hacia una sociedad más igualitaria y, frente a la humillación anticipada, su campaña ha dinamizado una batalla por el Número 10 que se daba por zanjada. Según él, esta evolución prueba su capacidad de desafiar pronósticos, una suerte que confía se repita mañana, cuando espera que su propuesta pruebe tener en el electorado británico el mismo tirón que entre su legión de seguidores.


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Itsasmir Itsasmir 09/06/17 19:36

    Este resultado da mucho, pero que mucho que pensar aquí en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • juanlo juanlo 09/06/17 10:31

    Uno de los titulares lo dice todo " Corbyn ha demostrado coherencia " . Haber si le da un poquito de esa coherencia al PSOE . La coherencia para el PSOE es " Somos la izquierda pero mantenemos a la ultraderecha " . Lo dicho , aunque solo sea un poquito .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Birth 2 Birth 2 09/06/17 04:20

    Lo importante es que, gane o no gane, ha conseguido dar un bandazo de orientación al partido laborista, y demostrar que esos objetivos tienen clientela comprometida. Su programa, acompañado de su transposición económica, es un programa magnífico. El coste de sus políticas sociales están compensadas con un incremento de impuestos a las grandes riquezas, y a las grandes compañías y al control de la evasión fiscal. Si se considera como "antiguo" y pasado de moda el establecer, por ejemplo, como antes, el acceso a una universidad por razón de capacidad para adquirir conocimientos y no de bolsillo materno/paterno...Theresa May salió a su campaña con el lema: "Strong and Stable". Tuvo que abandonarlo porque se transformó en mofa popular. Se ha demostrado que el fuerte y estable no era ella sino Corbyn, al que ella, y Camerón, ha maltratado y humillado cuanto ha podido en el parlamento y fuera de el.. Por algo se comenta que Corbyn ha conseguido lo que Podemos desearía. Espero que con las buenas relaciones que Podemos mantiene con Corbyn, haya seguido la campaña y aprendido del maestro y su equipo, y Momentum. Claro, que la población es la que es. Supongo que es más fácil cambiar de líder-esa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • individualiberal individualiberal 08/06/17 21:22

    Creo que Corbyn está demasiado anclado en el pasado, alguien como Sadiq Khan el actual alcalde de Londres representa mejor el futuro. Ahora bien si Corbyn gana y se maneja con suficiente soltura estaré encantado de haberme equivocado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Ambón Ambón 09/06/17 08:25

      Si eres individualista y liberal, es normal que no te guste Corbyn que es justo lo contrario, social.

      Afortunadamente parece que a los laboristas, si les gusta volver a lo que fueron y recuperarse de los destrozos causados por las Thacher y los Blair

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • vianero vianero 08/06/17 01:00

    Por la pérdida Albion empieza a amanecer. ¡Ojalá esa Aurora luminosa nos inunde con su halo!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Lunilla Lunilla 09/06/17 17:24

      .....Un 'halo' de esperanza Vianero,  hacaia una sociedd mas igualitaria, dificil de conseguir, mientras gobierne el PP....-puesto que es un partido  franqquista y de extrema derecha, por eso no condena la dictadura, no aplica la Ley de la Memoria Històrica; Se niega a castigar a los torturadores y asesinos de la Dictadura....-Ramon Cotarelo-dixit (tambien)....   Lunilla//

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

Lo más...
 
Opinión
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
  • Muy fan de... Raquel Martos Raquel Martos

    La política de hartura

    Pensando en el 'monotema' del 1-O, me pareció envidiable la imagen de los peces esperando a que amaine el temporal para poder volver a practicar natación y disfrutar de la sal de la vida.
  • La Mirada Internacional Fernando Berlín Fernando Berlín

    Cambiar de interlocutores

    Fernando Berlín explica cómo ve la prensa internacional la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno central.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre