x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Francia

El Gobierno de Macron asume su responsabilidad en la crisis de los 'chalecos amarillos'

  • Las protestas del cuarto sábado de movilizaciones ha dejado más de 1.700 detenidos y un centenar de heridos
  • El presidente francés se reunirá este lunes con sindicatos y patronal para contener la situación provocada por las protesta
  • Macron rompió su silencio mantenido durante la jornada con un breve mensaje en Twitter para elogiar el trabajo de las fuerzas del orden

Publicada el 09/12/2018 a las 12:16 Actualizada el 09/12/2018 a las 20:45

Saqueos en las principales ciudades francesas durante las movilizaciones

Las protestas de este sábado han dejado más de 1.700 detenidos y un centenar de heridos.

ATLAS
Manifestantes de

Manifestantes de los 'chalecos amarillos' en París

EFE.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, se reunirá este lunes con los principales sindicatos y patronal del país con el objetivo de comunicar su plan de respuesta a la crisis social abierta con el estallido de las manifestaciones de los chalecos amarillos, informaron fuentes oficiales al diario L'Opinion según recoge Europa Press. El mandatario ha convocado a las 10.00 a los cinco sindicatos principales (CGT, CFDT, FO, CFE-CGE y CFTC), así como a las tres grandes asociaciones de empresarios (Medef, CPME y U2P).

El anuncio de esta reunión llega después de que a primera hora del domingo se comunicará que Macron realizaría durante esta semana "importantes anuncios" en respuesta a la crítica situación social que se vive en Francia desde hace un mes con el estallido de las protestas del colectivo de los, mientras desde el Elíseo se comenzaba a reconocer una "falta de comunicación" con los manifestantes y se prometía buscar soluciones concretas.

Poco a poco, diversos responsables del Gobierno francés han avanzado su intención de escuchar a este colectivo, que comenzó denunciando la subida de los impuestos a los carburantes ordenada por el Elíseo como parte de su plan energético, y ha acabado extendiéndose a un malestar generalizado por sus condiciones de vida. "Donde hay odio, hay también una demanda de cariño. El verdadero problema comienza cuando la gente es indiferente", explicó Macron a su equipo el pasado jueves, según declaraciones recogidas por Le Journal du Dimanche, en un tenso encuentro donde una de las personas más cercanas al mandatario, el senador Francois Patriat, líder en la cámara de La República en Marcha, le expresó su temor a que la situación degenerara en un golpe de estado.

Por su parte, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha advertido del "desastre" económico que suponen para la economía las protestas. Le Maire también ha reconocido en una entrevista con cinco de los medios de comunicación más importantes de Francia que esta situación, con cientos y miles de detenidos cada semana supone "una crisis", "una crisis democrática", "una crisis de la nación".

También se ha pronunciado el ministro de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, que ha advertido de la necesidad de proteger la democracia y las instituciones ante las manifestaciones al tiempo que reconoció que el Gobierno francés no empleó el "método" correcto para gestionar la crisis. "Ha llegado el momento de los territorios. No podemos reformar un país desde arriba", ha explicado Le Drian. "Necesitamos del presidente (Emmanuel Macron) palabras contundentes y la renovación del diálogo", ha añadido en declaraciones a Le Monde y RTL.

Por su parte, Macron, de quien los manifestantes piden su dimisión, solo ha aparecido brevemente durante la noche del sábado en redes sociales para elogiar el comportamiento demostrado por las fuerzas del orden. "A todas las fuerzas de la orden movilizadas hoy, gracias por el coraje y la profesionalidad excepcional que han mostrado", ha escrito el presidente galo en Twitter.
 
Más de 1.700 detenidos

Además, este domingo hemos conocido las cifras definitivas que ha dejado la cuarta manifestación de este sábado. Un nuevo balance proporcionado por el Ministerio del Interior francés ha elevado a 1.723 los detenidos en Francia por las protestas de los de los cuales 1.220 se encuentran todavía en dependencias policiales.

Las protestas se concentraron en París, donde miles de manifestantes marcharon por cuarto sábado consecutivo por los Campos Elíseos. Tras unas primeras horas relativamente tranquilas, los enfrentamientos comenzaron en torno al mediodía hasta degenerar en múltiples batallas campales que se prolongaron hasta altas horas de la madrugada y dejaron al menos 200 heridos.
 

"Ha sido mucho más dañina que la del 1 de diciembre", ha reconocido el primer teniente de alcalde de París, Emmanuel Grégoire. "Al haber menos barricadas, ha existido mucha más dispersión, muchos más lugares afectados por la violencia". La alcaldesa, Anne Hidalgo, lamentó la noche del sábado "escenas de caos" en la capital y "daños inconmensurables" para la economía y la imagen de la ciudad.

"Las soluciones deben tener en cuenta la realidad de cada individuo", dijo el domingo por la mañana el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux. "Deben ser casi a medida. La ira, a veces, se manifiesta de forma muy diferente dependiendo del territorio", ha añadido antes de entonar un mea culpa. "Está claro que hemos subestimado la necesidad de hablar con nuestros conciudadanos", ha reconocido, "a la hora de asociarnos para construir soluciones".

Los franceses, en contra de las medidas de Macron

En una encuesta publicada este domingo por Le Journal du Dimanche, los franceses se han mostrado abrumadoramente en contra de las medidas de Macron para transformar la política energética de Francia. Entre las reformas iniciadas por el gobierno, el 85% de los encuestados franceses consideraron negativamente "el aumento de los impuestos sobre los combustibles. Los franceses también rechazaron categóricamente la eliminación del llamado "impuesto sobre la riqueza" o ISF (75%) y el límite de velocidad a 80 km/h en las carreteras secundarias (72%).

Por último, la Secretaría General de Defensa y Seguridad Nacional (SGDSN) ha comenzado a investigar la existencia de cuentas falsas en redes sociales que hayan alimentado las protestas, como apuntaba el diario británico The Times. Según el medio, cientos de estas cuentas, impulsadas por Rusia, amplificaron la magnitud de las manifestaciones con la inclusión de imágenes falsas que nada tenían que ver con las protestas de Francia.
Más contenidos sobre este tema




 
Opinión