x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Guerra Bosnia

Europa hace penitencia en los 25 años de la matanza de Srebrenica, el gran "fracaso" de la comunidad internacional

  • Un recorrido por la "herida abierta" en el corazón de Europa, marcada por el dolor, el silencio y la impunidad
  • Los dos máximos responsables, Karadzic y Mladic, fueron condenados a cadena perpetua, pero decenas de implicados han escapado impunes

  • Las autoridades serbias, por su parte, siguen manteniendo su negativa a reconocer la masacre de Srebrenica como un genocidio

Publicada el 11/07/2020 a las 13:18 Actualizada el 11/07/2020 a las 13:55
Dos mujeres bosnias musulmanas visitan las tumbas en el cementerio y memorial de Potocari, en Srebrenica, durante el acto de conmemoración de los 25 años de la matanza.

Dos mujeres bosnias musulmanas visitan las tumbas en el cementerio y memorial de Potocari, en Srebrenica, durante el acto de conmemoración de los 25 años de la matanza.

EFE

El 11 de julio de 1995 comenzó en el municipio de Srebrenica, en Bosnia y Herzegovina, lo que la Historia ha conocido como la mayor masacre en suelo europeo desde la II Guerra Mundial: la ejecución sumaria de más de 8.300 civiles musulmanes bosnios o bosniacos, hombres y niños, a manos de las fuerzas de la llamada República Srpska, la entidad serbia dentro de Bosnia, emergida a partir de la compleja realidad de las Guerras de Yugoslavia, según informa Europa Press.

La masacre de Srebrenica fue tanto una atrocidad como un fracaso absoluto de la comunidad internacional. En un mensaje conmemorativo esta semana, el secretario general de la ONU, António Guterres, reconoció sin paliativos que tanto Naciones Unidas como la comunidad internacional "le fallaron al pueblo de Srebrenica". "Como dijo el antiguo secretario general Kofi Annan, este fracaso nos perseguirá para siempre", añadió Guterres sobre lo que la Comisión Europea describió también esta semana como "una herida abierta en el corazón de Europa".

La ex embajadora de Alemania en Montenegro, Gudrun Steinacker, lo considera también "un fracaso de Europa" y, en términos generales, la culminación de "cuatro años de guerra y limpieza étnica, campos de concentración, expulsiones en masa y violaciones colectivas" en Bosnia-Herzegovina, "que podrían haber incitado a prevenir lo que ocurrió", explica a Deutsche-Welle.

Un cuarto de siglo después, el desarrollo de los acontecimientos arroja un resultado esquivo. Los dos máximos responsables de la matanza, el líder político de los serbobosnios Radovan Karadzic y el ejecutor directo de la operación, el comandante Ratko Mladic, fueron condenados a cadena perpetua. Sin embargo, son solo la punta del iceberg. Decenas de implicados han escapado impunes mientras las autoridades serbias, por su parte, siguen manteniendo su negativa a reconocer la masacre de Srebrenica como un genocidio.

El antecedente inmediato de la masacre es la declaración de independencia de la República de Bosnia y Herzegovina en 1991 y su posterior reconocimiento internacional mayoritario por parte de la comunidad internacional durante el mes de abril de 1992, en uno de los primeros episodios de la descomposición de la antigua Yugoslavia: la guerra civil que allí ocurrió, entre 1992 y 1995.

Karadzic justificó su operación en la amenaza que, según testificaría años después, representaban los bosniacos, con el entonces presidente de Bosnia Alija Izetbegovic a la cabeza, a quien acusó de formar un "consejo secreto de defensa" con la intención de aniquilar a la población serbia.

También Mladic usó al Partido Musulmán de Acción Democrática de Bosnia liderado por Izetbegovic (fallecido en 2003) como motivo del ataque contra Srebrenica. Según palabras del abogado del comandante, Branko Lukic, las autoridades de la República Srpska consideraban al mandatario como un fanático absolutamente convencido de la imposibilidad de la paz entre la fe islámica y las instituciones sociales y políticas no islámicas.

Sin embargo, los motivos de Karadzic y Mladic, a juicio de los supervivientes, se remontaban siglos antes. Los mensajes enviados por el comandante a sus fuerzas llamaban a la venganza histórica por la derrota sufrida por el príncipe serbio Lazar en la batalla de Kosovo, hacía más de 600 años, a manos de los musulmanes otomanos.

Solo un año después de Srebrenica, Karadzic escribió las siguientes líneas: "El guerrero serbio lucha contra los turcos desde Kosovo hasta hoy. Es la misma lucha épica por sobrevivir, por la vida, que siempre está amenazada por el mismo enemigo: el turco, que desde 1389 no ha permitido a los serbios vivir en paz", según documentos recogidos por la cadena alemana Deutsche Welle.

La matanza

Los serbios comenzaron la planificación estratégica de la masacre en marzo de 1995. Para entonces, llevaban meses asediando la llamada "ciudad de la plata", cerca de la frontera con Serbia y declarada en abril de 1993 como "zona segura" por Naciones Unidas, junto a otras poblaciones como Zepa y Gorazde, bajo la supuesta salvaguarda de 400 cascos azules holandeses de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR).

La presencia de las fuerzas de paz no intimidó a las fuerzas serbias, que entraron en la ciudad el 11 de julio de 1995. La población, aterrorizada, se repartió entre los bosques cercanos, a donde huyeron 15.000 bosniacos, y la base holandesa de Potocari, un suburbio de la ciudad, que terminó acogiendo a otros 20.000.

Lo ocurrido a continuación lleva siendo un estigma para la comunidad europea —y para Países Bajos, en particular— que dura un cuarto de siglo. El comandante Mladic citó al jefe del destacamento holandés, Thomas Karremans, en un hotel de Bratunac. El coronel holandés llegó a brindar con Mladic tras acordar con él que le dejaran salir a él y a sus hombres del cuartel. En ese momento, miles de bosniacos quedaron a merced de los militares serbobosnios. El 12 de julio, las fuerzas de Mladic entraron en el cuartel general de los cascos azules con el pretexto de trasladar a los refugiados a zona bajo control bosnio.

Las consecuencias de este "traspaso de competencias" fueron atroces. Unos 8.100 varones fueron ejecutados por los militares serbios, junto a temibles fuerzas paramilitares como Los Escorpiones —fundados por el jefe de los servicios de seguridad serbios, Jovica Stanisic— en los días siguientes en Srebrenica y alrededores. Las mujeres y las niñas fueron trasladadas, tras arduas negociaciones con la ONU, a territorio bosniaco.

Sin embargo, para entonces las fuerzas serbias habían perpetrado una campaña de violación en masa como parte de su política de limpieza étnica. El trauma de las supervivientes y la impunidad de sus violadores ha dificultado la estimación de las cifras, que oscilan entre 20.000 y 50.000 mujeres.

Consecuencias

Karadzic y Mladic fueron condenados a cadena perpetua por el tribunal de Naciones Unidas en La Haya hace sólo unos años, después de una larga fuga, al igual que otros cómplices. Sin embargo, y como apuntan los diferentes grupos dedicados a preservar la memoria de las víctimas, la mayoría de los perpetradores siguen aún en libertad. De hecho, muchos han huido a Serbia y viven allí sin ningún tipo de preocupaciones.

Y los bosniacos no olvidan. En 2015, el entonces primer ministro serbio y ahora presidente, Aleksandar Vucic, tuvo que salir a toda prisa del Memorial de Potocari, el habitual lugar de conmemoración de la masacre, al recibir pedradas de los asistentes al 20º aniversario de la matanza tras reiterar que el "99,9% de los serbios" no participaron en esta atrocidad.

Si bien el Gobierno holandés dimitió en 2002 por la publicación de un informe crítico con la actuación de las fuerzas de paz, Karremans, por su parte, nunca fue juzgado, a pesar de que fue captado en vídeo brindando con Mladic antes de abandonar a su suerte a los bosniacos.

En 2007, el Tribunal de Distrito de La Haya declaró a Países Bajos culpable de entregar a más de 300 civiles en un dictamen especialmente duro con los efectivos holandeses. "Debieron prever que las 300 personas entregadas a los serbios serían asesinadas", según el tribunal.

No conviene olvidar otro aspecto importante de las consecuencias de la matanza de Srebrenica: su impacto en el Derecho Internacional. La masacre fue el detonante de la iniciativa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para crear el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY), con un mandato sobre genocidio, crímenes contra la Humanidad y crímenes de guerra, y el organismo responsable de las condenas a Mladic y Karadzic

Más contenidos sobre este tema




13 Comentarios
  • Fortunato Fortunato 12/07/20 12:43

    La conducta de los holandeses no ha sido debidamente reprochada.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Grobledam Grobledam 12/07/20 11:17

    Unos pueden opinar que los blancos eran los buenos; otros que lo eran los coloraos y algunos dirán que los malos malísimos eran los amarillos. Cada uno con sus banderas, sus protohistorias, sus venganzas y sus signos raciales....entresaco del artículo los siguientes textos: ”Los mensajes enviados por el comandante a sus fuerzas llamaban a la venganza histórica por la derrota sufrida por el príncipe serbio Lazar en la batalla de Kosovo, hacía más de 600 años, a manos de los musulmanes otomanos"...."Es la misma lucha épica por sobrevivir, por la vida, que siempre está amenazada por el mismo enemigo: el turco".
    Muchos cantamos "atruena la razón en marcha...agrupemonos todos en la lucha final...., el género humano es la internacional".
    Los blancos escribirán artículos defendiendo a los blanquitos y los amarillos escribirán comentarios denunciando las mentiras de los blanquitos y justificando las actuaciones violentas de los amarillitos en venganza de los ataques sufridos hace cuatrocientos años. Sustituyan los colores, las citas históricas y los topónimos por los que les suenen y observarán que la música siempre es la misma y las orquestas la siguen tocando.
    Siempre es lo mismo o suena de igual forma, pero los muertos, las masacres y las violaciones no tienen bandera; tienen o tenían brazos, piernas, corazón y orejas como los demás, como todos y todas. Todos nacemos con ellas; las insignias y las banderas nos las endosan después.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • LeTal LeTal 11/07/20 18:24

    Cuando se tiene el compromiso con la verdad, la independencia y la honestidad informativas de las que hace gala InfoLibre defrauda mucho leer un texto como el que se publica aquí, plagado de información 'envasada' por los medios corporativos (que se repite hasta la saciedad prácticamente sin diferencias en todos los medios occidentales) y que da voz únicamente a una de las versiones sobre los luctuosos sucesos que ocurrieron en Srebrenica en 1995. Porque, aunque no les guste a muchos escucharlo, hay otras versiones, como expongo en comentarios anteriores. Y aunque no gusten, es conveniente conocerlas para formarse una opinión sustentada por la información y no por la propaganda de un bando. Un medio como InfoLibre debería esforzarse más cuando trata asuntos polémicos. Por lo menos, para ofrecer a sus lectores la posibilidad de elegir entre esas versiones, y no tratar una de ellas como dogma de fe. Sabemos cómo se las gastan los poderes políticos occidentales cuando se trata de demonizar al enemigo. Sabemos cómo se manipula la opinión pública a través de periodistas que compran las versiones más cercanas o menos complicadas de sostener. Si eso lo sabemos unos simples lectores, ¿no lo saben los periodistas de InfoLibre? No solo es conveniente investigar las andanzas comisionistas de un rey o el comportamiento cuasi criminal de una presidenta de Comunidad con sus ancianos residentes. Si el compromiso es investigar, investiguen también, aunque sea simplemente a través de internet, como hacemos algunos, las informaciones que les ofrecen 'envasadas y listas para publicar' las agencias y medios corporativos cercanos al poder. Porque, como todo lo que tiene intereses ocultos, pueden ser francamente tóxicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • LeTal LeTal 11/07/20 16:08

    No todos los relatos sobre Sbrenica son unánimes respecto a lo que ocurrió en Sbrenica. El general portugués Carlos Martins Branco, que ocupó durante esa guerra el puesto de Jefe Adjunto de Misión de los observadores militares de la ONU en Croacia y Bosnia-Herzegovina (1994-1996), en sus memorias, "La guerra en los Balcanes", cuenta una versión diferente de lo que ocurrió en el área de Srebrenica desde julio de 1995: https://southfront.org/no-genocide-srebrenica/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    1

    1

    • LeTal LeTal 11/07/20 17:16

      Pero hay más. Cito: 'Muchos de los periodistas que cubrieron Srebrenica y la guerra bosnia aceptaron sin
      rechistar como hechos los pronunciamientos de los gobiernos estadounidense y
      bosnio en lugar de verificar las pruebas de forma independiente. El teniente coronel
      del ejército de EEUU John Sray, que sirvió en el escenario en Bosnia y era experto en
      asuntos militares de los Balcanes, escribió en octubre de 1995 que “muchos
      periodistas, que sin duda trabajan en condiciones peligrosas y miserables… se han
      permitido a sí mismos convertirse en títeres de la estructura propagandística”. Sray
      continuaba:
      “Con frecuencia, esos corresponsables limitan su tiempo en Bosnia a cortas
      estancias y no logran aprehender los auténticos matices en juego en esta guerra.
      Al observar y leer sus informes, demasiado a menudo se saca la impresión de que
      sienten la presión de la competición ante una audiencia de voyeurs en competición
      con sus mimados colegas de los medios sensacionalistas (como los que cubrieron
      el juicio de O.J Simpson) y tratan de reaccionar en función de esa situación. Este
      segmento de los medios considera que la seguridad de sus puestos de trabajo
      depende de conseguir treinta segundos con un buen material de video
      acompañado de adecuados titulares de autoridades musulmanas o de su pueblo.
      Obviamente, el resultado se convierte en algo escabroso que intenta complacer el
      punto de vista bosnio y acaba siendo una información engañosa”108.
      Obviamente, esta caracterización no describe toda la cobertura del conflicto o de los
      asuntos relacionados con Srebrenica, pero sí la persistente perspectiva de los medios
      dominantes y ayuda a explicar por qué ahora, más de quince años después, una
      versión altamente distorsionada de lo que sucedió en Srebenica domina las
      percepciones del público en general y ha ayudado a influir en las decisiones tomadas
      acerca del destino de Bosnia, Kosovo y de la misma Serbia.' (Fin de la cita. Del libro 'La masacre de Srebrenica.
      Pruebas, contexto y política'.
      Editores Edward S. Herman y Phillip Corwin)

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      3

      1

      • Larrauri Larrauri 12/07/20 15:03

        Me parece importante que cualquier información vaya precedida de investigación y contraste documental sea del tema que sea.Violar mujeres y matar a hombres desarmados desarmados no admite justificación ni matices y tampoco desmenmbrarlos y meterlos en fosas comunes. Le aconsejo que lea sobre el adiestramiento y "ritos de paso" de las fuerzas especiales que perpetraron esta atrocidad. Con el tiempo han pasado ha formar parte de mafias, se han convertido en sicarios, ciberdelincuentes y traficantes de armas...unos angelitos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 12/07/20 15:43

          natos

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

      • LeTal LeTal 11/07/20 17:33

        Los autores del libro citado son dos indiscutibles autoridades fuera de toda sospecha. Philip Corwin era en 1995 el funcionario civil de mayor rango de las Naciones Unidas en
        Bosnia-Herzegovina. Edward S. Herman (muerto en 2017) fue un economista y analista de medios de comunicación, especializado en medios corporativos. Escribió, junto a Noam Chomsky, 'Los guardianes de la libertad' (Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media), sobre el consenso fabricado por los medios de comunicación en sociedades democráticas. El libro es tremendamente interesante y honesto, y refleja la enorme manipulación que la opinión pública occidental ha sufrido en todo lo concerniente a los lamentables sucesos de Srebrenica.

        Para el que pueda estar interesado, pongo el enlace al PDF del libro recién citado: https://docplayer.es/13953544-La-masacre-de-srebrenica-pruebas-contexto-y-politica.html.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        1

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/07/20 17:51

          Muchas gracias.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • CinicoRadical CinicoRadical 11/07/20 14:08

    No están todos,sin duda.Faltan los del otro lado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/07/20 16:55

      "...debía empezar la región del enclave de Srebrenica. Una sandalia de niño se balanceada levemente a mis pies. 《¿No irás a poner en duda también la masacre de Srebrenica?》 dijo S, cuando le conté esto después de mi regreso. 《No》, dije, 《Pero en relación con este asunto me gustaría preguntar como se explica una masacre así, cometida, se dice, a los ojos de la opinión pública mundial, y encima después de tres años de guerra, cuando, como se dice, la totalidad de los partidos, incluso los perros de la guerra se habían cansado se matar, y además, cometida como se dice, a modo de ejecución organizada, sistemática, programada con mucha antelación.》 Por qué una matanza así, de miles de personas? ¿Cuál fué el móvil? ¿Para qué? ¿Y por qué, en lugar de una investigación exhaustiva de las causas (《psicópatas》 no es suficiente,lo único que hay, una vez más, es la mera venta de hechos, y aparentes hechos, una venta pingüe, determinada por el mercado?
      ...
      ¿Qué clase de periodismo es ése en el que, una semana más tarde, los serbios de Sarajevo que, en virtud del convenio, pasaron a estar bajo el poder del Estado musulmán -Aquí el Spiegel, de repente, cambia la bajeza de su lenguaje, habitual en el sector, por el tono bíblico- 《se ven estafados en su sueldo de Judas》? (a lo que luego el inevitable "experto en los Balcanes" de Le Monde, de un modo inimitable, opinó que allí abajo, 《hoy por hoy, muy pocos tendrían ganas de vivir en regiones donde los legisladores no son los representantes del propio pueblo》 ¿sólo hoy por hoy? ¿Y sólo allí, en los Balcanes?). Ser Spiegel, un espejo de los alemanes, un espejo especial."
      [Un viaje de invierno a los ríos Danubio, Save, Morava y Drina o, Justicia para Serbia. Epílogo. PETER HANDKE, Versión española de Eustaquio Barjau y Susana Yunquera. Alianza Editorial. Suhrkamp Verlag, Frankfurt am Main, 1996.]

      La obra es una joya que guardo como 'oro en paño' junto con el ensayo 'Sobre el cansancio' del Nobel de Literatura de 2019, Peter HANDKE.

      Salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/07/20 17:00

        *el Spiegel*

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        0

        • irreligionproletaria irreligionproletaria 11/07/20 17:06

          La 1a cita del autor en el párrafo transcrito, refiere 'el Spiegel en castellano el artículo; en el párrafo último copiado, lo hace en alemán 'Der Spiegel

          Disculpas, por alguna razón, cada corrección ha necesitado de varios intentos, para lograrlo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

Lo más...
 
Opinión