x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Beirut

Ascienden a 137 los muertos y a más de 5.000 los heridos por las explosiones en el puerto de Beirut

  • No hay causa confirmada, pero la principal hipótesis señala al estallido de un almacén de nitrato de amonio debido a las deficiencias en la seguridad
  • Cruz Roja advierte que el número de muertos seguirá subiendo, porque las labores de rescate avanzan despacio
  • El ministro de  Sanidad de Líbano ha expresado su temor a que se disparen los casos de covid-19 en el país como consecuencia de la explosión

infoLibre
Publicada el 06/08/2020 a las 09:17 Actualizada el 06/08/2020 a las 13:30
Daños materiales tras la explosión en el puerto de Beirut, Líbano

Daños materiales tras la explosión en el puerto de Beirut, Líbano

EFE

Al menos 137 personas han muerto y más de 5.000 han resultado heridas a causa de las explosiones registradas el martes en el puerto de la capital de Líbano, según ha confirmado el ministro de Sanidad, Hamad Hasán, quien ha resaltado que decenas siguen aún desaparecidas, según han recogido los medios libaneses.

Los trabajos de búsqueda y rescate de supervivientes han continuado a lo largo de la madrugada del miércoles pero con mayor lentitud debido a los continuos cortes de electricidad ocasionados por las explosiones, según informa Europa Press. Voluntarios de la Cruz Roja libanesa consultados por DPA asumen que el número de personas fallecidas subirá porque la retirada de escombros avanza muy lentamente.

Los vídeos que circulan en redes sociales muestran una fuerte explosión que dio lugar a una gran columna de humo, tras lo cual se produjo una segunda deflagración de mayor potencia. Las sacudidas pudieron sentirse en las ciudades de Tiro y Sidón e incluso en Chipre, a 240 kilómetros.

 
 

Ante la situación, el Gobierno ha decretado el estado de emergencia durante dos semanas en la ciudad, mientras que la ministra de Información, Manal Abdel Samad, ha confirmado la creación de una comisión de investigación que presentará sus conclusiones en el plazo de cinco días.

Asimismo, ha manifestado que el estado de emergencia en Beirut, que ha sido declarado también zona de desastre, podrá ser prorrogado en caso de que las autoridades lo consideren necesario, según ha informado la agencia estatal libanesa de noticias, NNA.

Por otra parte, ha desvelado que el Ejecutivo ha prometido importar la cantidad de maíz que se encontraba almacenada en el puerto, principal punto de entrada y salida de alimentos y materiales en el país, tras su destrucción a causa de las explosiones.

Sin causa confirmada

Las causas de las explosiones aún se desconocen, si bien los medios locales han informado de que se produjeron en una zona donde hay almacenes con explosivos. En estos momentos, la principal hipótesis es que las 2.750 toneladas de nitrato de amonio acumuladas en uno de ellos estallaron por las precarias condiciones de seguridad en el lugar.

El director de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, ha explicado que en el puerto se guardan los explosivos incautados por las autoridades portuarias de Beirut desde hace años, aunque ha insistido en esperar a las conclusiones de la investigación antes de adelantar causas.

A este respecto, el gobernador de Beirut, Maruán Abud, ha revelado este miércoles en MTV que había un informe de 2014 que alertaba sobre la posibilidad de que se produjera un accidente de este tipo en el puerto.

El primer ministro, Hasán Diab, ha confirmado la hipótesis del accidente y ha reiterado que es "inaceptable" que hubiera 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas desde hace seis años en uno de estos almacenes, tras lo que ha reclamado "las mayores penas" para los responsables.

Las autoridades han ordenado poner bajo arresto domiciliario a los directivos de la Autoridad Portuaria de Beirut. El ministro del Interior, Mohamed Fahmi, ha explicado que dicha medida se ceñirá por el momento a las personas que desempeñaban altos cargos en el puerto.

Más de 300.000 personas sin hogar

Tanto el puerto como los barrios cercanos han quedado devastados. Las imágenes publicadas por la prensa libanesa muestran un enorme agujero en el lugar, mientras que los edificios aledaños han quedados destrozados. El Palacio de Baabda, sede de la Presidencia, también ha sufrido daños.

El gobernador de Beirut ha contado que más de 300.000 personas se han quedado sin hogar. Según él, las autoridades trabajan para proporcionarles agua, comida y refugio. Además, ha valorado los daños materiales entre 3.000 y 5.000 millones de dólares, "quizá más".

Las fuerzas de seguridad han tenido que acordonar la zona cero para evitar que las familias se acerquen a buscar desparecidos, que los residentes vuelvan a sus casas y para impedir saqueos.  Un militar, citado por DPA, ha contado que solo han retirado algunos cascotes. "Tememos que algunos de los edificios dañados se caigan, por eso estamos pidiendo a la gente que se aleje", ha dicho un operario de protección civil.

Sin embargo, muchas personas se resisten a abandonar el lugar donde creen que podrían estar sus seres queridos. "Esperaré aquí, no me voy a ir. Mi hermano trabajaba en el puerto y no hemos sabido nada de él desde las explosiones", ha explicado a DPA una mujer identificada como Fátima.

Así, Hasán ha descrito la situación como "una catástrofe en todo el sentido de la palabra", admitiendo que muchos heridos aún no han podido recibir atención porque los servicios sanitarios están desbordados tanto en Beirut como en sus alrededores.

Petición de ayuda

Las autoridades han pedido ayuda internacional y los primeros envíos han comenzado a llegar. Qatar y Kuwait han anunciado el envío de insumos médicos, mientras que Egipto y Jordania se han mostrado dispuestos a ayudar. Irán, ha dicho su ministro de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, "está totalmente preparado para entregar ayuda de cualquier forma necesaria".

Fuera de Oriente Próximo, Rusia enviará cinco aviones con personal sanitario, socorristas y un hospital de campaña y el presidente francés, Emmanuel Macron, ha avanzado que especialistas en protección civil y "toneladas de material médico" llegarán a Beirut "lo antes posible". Otros países europeos, como Alemania, Bélgica, Países Bajos y República Checa, también llevarán ayuda.

Desde Estados Unidos, el secretario de Estado, Mike Pompeo, ha hablado por teléfono con el ex primer ministro libanés Saad Hariri para trasladarle sus condolencias y le ha asegurado que Washington está preparado para enviar ayuda, según la oficina de Hariri, citada por Naharnet.

El secretario general de la ONU, António Guterres, que ha trasladado sus "profundas condolencias", ha recordado que "Naciones Unidas sigue comprometida con apoyar a Líbano en estos momentos difíciles".

"Lo que más necesitamos ahora mismo son hospitales de campaña en distintas zonas de Beirut", ha indicado Hasán. Los hospitales capitalinos ya habían llegado el miércoles al límite de su capacidad obligando a trasladar a algunos pacientes a otras ciudades.

En este contexto, el ministro de Sanidad ha expresado su temor a que los contagios de coronavirus se disparen en Líbano, que ya ha contabilizado 5.417 personas contagiadas y 68 fallecidas por el covid-19, según recoge la agencia de noticias libanesa NNA.

Macron: "Líbano no está solo"

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha llegado este jueves a Beirut con el propósito de movilizar la ayuda internacional hacia Líbano tras las explosiones que tuvieron lugar el martes por la tarde en la zona portuaria.

"Líbano no está solo", ha escrito Macron en Twitter, tanto en francés como en árabe, nada más aterrizar en la capital libanesa, según ha confirmado el Palacio del Eliseo, citado por la prensa gala.

"He venido a dar un testimonio de apoyo, de amistad, de solidaridad fraternal con el pueblo libanés", ha dicho en sus primeras declaraciones a la prensa. En este sentido, ha avanzado que en los próximos días movilizará recursos adicionales desde Francia. Además, ha avanzado que pretende movilizar la ayuda "a nivel europeo". "Quiero organizar la cooperación europea y, más ampliamente, la cooperación internacional" hacia Líbano, ha apostillado.

Su iniciativa ha sido criticada desde la izquierda francesa, que lo ve como "una injerencia en la vida política de Líbano". "Líbano no es un protectorado francés", ha escrito en Twitter el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon.

Mélenchon ya manifestó el miércoles que, aunque "el envío de material de socorro a Líbano es algo bueno", con su visita oficial Macron se arriesga a "molestar y desorganizar". Además, le pidió que fuera "inclusivo" a la hora de reunirse con los actores políticos del país.

Israel niega cualquier culpa

Por su parte, fuentes oficiales israelíes han negado cualquier vínculo del país con lo sucedido, que ha tenido lugar en medio del incremento de las tensiones entre Israel y el partido-milicia chií Hezbolá.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha trasladado sus condolencias al pueblo libanés por la "gran catástrofe" y ha dicho que su Gobierno está "preparado para dar asistencia humanitaria a Líbano, como seres humanos a seres humanos".

"Lo hemos hecho en el pasado", ha manifestado, antes de añadir que Israel ha dado en el pasado ayuda a Siria e Irán. "Es nuestra forma de hacerlo. Distinguimos entre los regímenes y la gente", ha zanjado, según The Times of Israel.

Hezbolá ha expresado su "profundo pesar por esta tragedia nacional" y ha hecho un llamamiento a todas las fuerzas políticas de Líbano a "unirse para superar las consecuencias de esta dura prueba". Además, ha dicho que movilizará "todas sus capacidades" para ayudar a los libaneses que lo necesiten.

Crisis económica

Las explosiones han tenido lugar en un momento en el que país atraviesa una grave crisis económica —la peor desde la guerra civil (1975-1990)— y se teme que la destrucción ocasionada por las mismas impacten directamente en la importación de alimentos y otros productos básicos.

En este sentido, el Consejo Supremo de Defensa ordenó el martes la importación del trigo perdido a causa de las explosiones y que se lleven a cabo preparativos para que el puerto de Trípoli pueda llevar a cabo las actividades de importación y exportación.

Por su parte, el Banco Mundial ha expresado su pesar por la "devastadora escala de los daños y la destrucción" y se ha mostrado dispuesto a apoyar las labores de análisis de daños y el desarrollo de un plan de reconstrucción "ajustado a los estándares internacionales".

"El BM está también preparado para compartir lecciones y experiencias de todo el mundo en la gestión de la recuperación tras los desastres y los procesos de reconstrucción", ha dicho el organismo en un comunicado.

En el mismo, se ha mostrado abierto a "participar activamente" en una plataforma internacional para "movilizar apoyo financiero público y privado para apoyar la reconstrucción", antes de expresar su disposición a "reprogramar los recursos existentes y explorar una financiación adicional para reconstruir las vidas y los sustentos de las personas impactadas por este desastre".

Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




 
Opinión