X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Adiós a un mito del fútbol

El caos en la Casa Rosada obliga a suspender el velatorio de Maradona

  • El velatorio se convirtió este jueves en un caos en los aledaños de la sede del Gobierno argentino por el enfrentamiento entre Policía y aficionados, en una escalada de tensión que terminó suspendiendo el último adiós al mito fallecido el día anterior
  • La despedida pública a Maradona transcurría sin incidentes pero, con previsión de que la jornada terminara a las 16 horas, comenzaron los nervios: miles de personas aún hacía colas de varios kilómetros para entrar al velatorio y se produjeron entonces los primeros altercados

Publicada el 26/11/2020 a las 12:22 Actualizada el 26/11/2020 a las 21:11

Abre sus puertas la capilla ardiente con los restos de Maradona

Se espera que un millón de personas pasen por el velatorio.

Fotografía de las ofrendas florales, banderas, velas y cartas que adornan a modo de altar un mural con la imagen de Diego Armando Maradona.

EFE

El velatorio de Diego Armando Maradona se convirtió este jueves en un caos en los aledaños de la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino donde se celebrada el homenaje, por el enfrentamiento entre Policía y aficionados, en una escalada de tensión que terminó suspendiendo el último adiós al mito fallecido el día anterior.

La despedida pública a Maradona transcurría sin incidentes pero, con previsión de que la jornada terminara a las 16 horas, comenzaron los nervios. Miles de personas aún hacía colas de varios kilómetros para entrar al velatorio, situado en uno de los salones de Balcarce 50, y se produjeron entonces los primeros altercados.

La Policía comenzó a establecer cortes que aún tendrían tiempo de entrar y comenzó la disputa entre los aficionados y los cuerpos de seguridad en los alrededores de la Plaza de Mayo y zonas aledañas. Según informa TyC, la Policía ha cargado con balas de goma, tanque de agua y gases lacrimógenos. Una parte de la inmensa multitud ha respondido con el lanzamiento de piedras y botellas, en especial en la intersección de Avenida de Mayo con 9 de julio.

Por momentos se decidió que darían tres horas más al velatorio, hasta las 19 horas, pero la creciente situación de caos en las calles y a las puertas de la sede del Gobierno obligó a las autoridades a cerrar la Casa Rosada, con gente intentando colarse por las ventanas y otras puertas, y suspender el velatorio hasta nuevo aviso. Mientras los enfrentamientos continúan, se traza ya el plan de traslado del féretro al cementerio Jardín de Bella Vista.

Su epitafio: "Gracias a la pelota"

Diego Armando Maradona, el Pelusa, nació en una barriada de Lanús (Argentina) en 1960 y falleció, apenas seis décadas después, siendo un dios del fútbol, un genio, para algunos el mejor jugador de la historia, para dar Gracias a la pelota desde su lugar de descanso y poner fin a una vida de excesos, fuera de los terrenos de juego, y de genialidades en el verde. Entrevistándose a sí mismo, en su programa La noche del Diez, aseguró que en su lápida diría: Gracias a la pelota. Gracias a ella, Maradona brilló. Con ella, disfrutó e hizo disfrutar. Sin ella, se fue marchitando por sus otras adicciones, mucho más letales que dar patadas a un balón, sobreviviendo a situaciones límite hasta hoy 25 de noviembre.

Rivalidad con Pelé

Se va un futbolista que no dejó indiferente a nadie. Protagonizó disputas personales, se encaró con varios rivales, y hasta creó una que pudo ser eterna con Pelé, astro brasileño con quien se discutía el ser el mejor de la historia. La rivalidad entre Maradona y Pelé sobrepasó la de Argentina y Brasil, aunque hubo paz últimamente y Pelé, como uno más, lloró la muerte de Diego: "Un día jugaremos juntos en el cielo, amigo", le dedicó O Rei, de 80 años.

En los terrenos de juego, donde la palabra de Maradona era su bota zurda, ahí sí que habló. Suya fue, no obstante, la mano de Dios. El que puede ser gol más importante de su carrera, el que permitió acabar levantando el Mundial de México '86 a Argentina, el segundo tras el de 1978 en casa y el último, lo convirtió "un poco con la cabeza y un poco con la mano de Dios". Esas fueron sus propias palabras. Una mano y un gol, en cuartos ante Inglaterra, clave para llegar a la final y batir a una Alemania que, en la cita de Italia en 1990, se tomaría la revancha en la reedición de aquella final.

150 goles en 300 partidos

Querido y admirado, envidiado y odiado al mismo tiempo por otros, marcó más de 150 goles en algo más de 300 partidos en ligas importantes como la Serie A italiana, siendo Nápoles su segunda casa, o en la Liga española, donde brilló y marcó una breve época en el FC Barcelona y jugó también en el Sevilla FC. Los Ratones Paranoicos, banda de rock de su país, le dedicaron una canción, que bien podría ser un himno, un mandamiento para sus religiosos, un llamamiento a poder ver al Diego para siempre. Ya no podrán verlo en directo, sí en infinidad de vídeos. En Argentina llorarán al héroe del Mundial '86, y en Nápoles se le verá para la eternidad en sus altares callejeros con sus dos Scudettos.

En Barcelona, muchos le seguirán citando cuando quieran ver en él al original de una versión actualizada y mejorada, Leo Messi. Si Maradona fue genio hasta la sepultura, Messi va por el camino. Lleva el 10, como Diego, es zurdo, como el Pelusa, y es extraordinario, como Maradona. Ambos pasaron por Newell's. En todo eso se parecen, sí. Y, además, son queridos y admirados en todo el mundo, no sólo en su Argentina natal.

Pero es el Pelusa quien encarnó la historia más gloriosa del fútbol argentino, saltando de ser pobre como el que más a millonario exuberante e incontrolado como pocos, en una tierra enferma de fútbol que vive por sus iconos y donde no supo controlar su vida. Nadie le llevó a buen puerto y él, siendo su capitán, se hizo naufragar entre excentricidades y salidas de tono.

Orgulloso de sus origen obrero

Nacido el 30 de octubre de 1960 en un suburbio de Lanús, en Buenos Aires, como el quinto hijo de un obrero, Maradona creció en Villa Fiorito, un asentamiento muy humilde. Su carrera comenzó en Argentinos Juniors y luego brilló en Boca, Barcelona y Nápoles. También sumó pasos por Sevilla y Newell's Old Boys. Ahí puso su magia al servicio de la gente. Ahí dejó huella. Fue un delantero atípico, capaz de jugar también en la mediapunta. Bajo y escurridizo, aunque fuerte como para aguantar al rival, pese a todo. Magia pura con el balón pegado a los pies, como con cola. Goles de todo tipo, con trucos sacados de su chistera. Fue mago antes que Dios.

Como técnico, no pudo más que vivir del nombre y apellido. Su carrera en los banquillos no tuvo gloria. Mandiyú, Racing Club y hasta el día de su muerte Gimnasia de La Plata fueron sus clubes dirigidos en Argentina. En los Emiratos Árabes Unidos dirigió a Al-Wasl y Al-Fujairah, y en México tuvo su etapa más longeva, 38 partidos, a los mandos de Dorados de Sinaloa. Pero fue con Argentina donde tuvo el trono más prestigioso, acudió a Sudáfrica en 2010 a comerse el mundo pero ese Mundial, que hubiera sido su doblete y donde cayeron en cuartos –ante Alemania, curiosidades del destino–, se lo llevó España.

Su lado oscuro

Pero la luz de la fama, la que sí tuvo como jugador, atrae a las sombras, y con sus éxitos y halagos recibidos le llegaron también el dopaje y los vicios, y años de adicción a la cocaína clausuraron una carrera singular que lo colocó en el altar de los mejores jugadores de la historia, donde sin duda está y estará.

Las drogas lo tuvieron al borde de la muerte y, ahora que le ha llegado su hora, con cuadro de abstinencia incluido, ya puede escribir en su lápida: Gracias a la pelota. Aunque el mundo del fútbol dirá, Gracias a vos, Diego.

Más contenidos sobre este tema




2 Comentarios
  • kaychs kaychs 27/11/20 10:49

    Con todos mis respetos, viendo y escuchando todo esto pienso que el ser humano cada día es mas gilipollas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Antonio O´Connor Antonio O´Connor 26/11/20 20:14

    Y la policia de Larreta tratando de impedir que el pueblo rinda homenaje a uno de ellos, los Macristas, son veneno hasta la medula

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión