x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
ODS 1 - Pobreza | Objetivo: Sostenibilidad

Reflexiones sobre la pobreza y el desarrollo

Observatorio de la Sostenibilidad
Publicada el 04/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 04/06/2018 a las 19:24
Luchar para superar la pobreza de una sociedad –la riqueza de las naciones y la felicidad de los pueblos– es el principio positivo que inspira a todas las ciencias sociales. De sus estudios resulta que la pobreza es a la vez causa y efecto del subdesarrollo. Y la mejora de los indicadores de pobreza (nota nº1) supone, por el contrario, fortalecer el desarrollo de la sociedad y mejorar la calidad de vida de todos.

Las variaciones de los indices que miden el desarrollo sostenible muestran la correlación de la pobreza con las variables que miden la igualdad, la educación, la sanidad, la igualdad de oportunidades, la inclusión social de los desplazados, la igualdad de género, los cuidados y la erradicación del hambre. Supone el acceso al agua, a la energía, a la vivienda, al disfrute del territorio y a la cultura. Tiene influencia positiva en la gobernanza, en el control del buen gobierno, en la paz social y en la capacidad de cooperación. La disminución de la pobreza es muy positiva para la economía y mejora la producción y el consumo. Además, las formas de erradicar la pobreza son componentes esenciales del I+D+I+i de cada sociedad, ya que el proceso de lucha contra la pobreza conlleva hallazgos de virtudes sociales imprescindibles para escapar de las crisis y superar las catástrofes naturales.

La antítesis de la pobreza es la riqueza, la solvencia y la abundancia, pero "no es más rico quien más tiene sino el que menos necesita". Ello sugiere que la pobreza es relativa. En cualquier medio social con pobreza relativa es frecuente encontrar una alegría de vivir más fuerte y pujante en las clases populares que en otros círculos más pudientes (el mecanísmo/ tira palante/ de la manera / más garbosa y popular, que cantaba Carlos Cano).

Cuando las familias han superado la pobreza y tienen ahorros, la riqueza se acapara para gastarla en la lucha entre intereses contrapuestos (competencia para ascender en la cucaña social o sacar del mercado a los competidores), la acumulación de capital particular para trasmitirlo a las futuras generaciones de herederos, la abundancia en el consumo, el despilfarro y el lujo, y en la lucha por dominar la cultura y el poder.

No parece pues sensato orientar la gobernanza hacia el incremento de la la riqueza de los los más solventes; sino que conviene, para fomentar el desarrollo,  impulsar la gobernanza hacia que todos alcancen a cubrir las necesidades básicas.

En un país en el que se dispongan de servicios públicos suficientes, una vez que se alcanza para cubrir las necesidades básicas –el mínimo vital para que las familias puedan poner en práctica, con su esfuerzo particular, estrategias de desarrollo y ascenso social– las oportunidades de alcanzar un desarrollo sostenible, calidad de vida y oportunidades de alcanzar la felicidad para los individuos se igualan. Este es el modelo virtuoso de desarrollo que se trata de alcanzar.

Los estudios sobre la pobreza muestran que sus efectos sociales no son continuos sino que presentan cambios bruscos. Cuando la pobreza superan un determinado umbral se produce la metástasis y todo el cuerpo social –la economía, la gobernanza y el territorio– se ve invadido por sus secuela: desconfianza, desgobierno, violencia, marginación, contaminación, epidemias, subdesarrollo, etc.

El relato de las situaciones de pobreza social supone describir la miseria. Baroja dice que "lo peor de la miseria no es el sufrimiento que provoca sino que, en torno a ella, se cría la cultura miserable" que educa a ricos y pobres en la desconfianza, el desprecio al otro y en el expolio de lo público y de los recursos naturales.

En las situaciones de miseria se produce la pérdida de la gracia por la vida, que es característica propia de las situaciones de pobreza relativa, y todos se sienten desgraciados. (Nota nº2)

Por ello, la riqueza de la mayoría no debería ser un objetivo sensato que guíe el proceso de desarrollo de los pueblos; sino que el principio virtuoso para buscar el bien común debería ser erradicar la pobreza, pues ello supone desarrollo, progreso social y cuidado del entorno.
 

Nota nº 1.- Los indicadores que utiliza EUROSTAT son:

Tasa AROPE (población en riesgo de pobreza y exclusión)

  • Tasa AROPE después de transferencias sociales  
  • Tasa de privación material severa    
  • Tasa de población que vive en hogares con muy baja intensidad de empleo
  • Porcentaje de población que dedica más del 40% de sus ingresos a costear su vivienda
  • Tasa de población que vive en hogares sin servicios sanitarios y de agua corriente       
  • Tasa de población que vive en hogares con carencias estructurales (urbanización, servicios goteras, humedades…)
  • Porcentaje de población con imposibilidad de acceso a atención medica   
  • Porcentaje de población total que pasa frío          
  • Porcentaje de población con menor poder adquisitivo que pasa frío           
  • Porcentaje de población con mayor poder adquisitivo que pasa frío           
  • Tasa de hacinamiento en hogares


A estos indicadores el OS añade, además:

  • Hogares con dificultades para llegar a fin de mes
  • Hogares con dificultades para afrontar gastos imprevistos
  • Población infantil sometida a privación material severa
  • Renta disponible

Nota nº 2.-  Chéjov, sutil observador de la moralidad social, en su cuento 'Enemigos' termina una discusión entre dos personajes desgraciados (a uno se le ha muerto un hijo y al otro le ha abandonado la mujer) con esta perorata. "Quizás nunca, en su vida entera, ni siquiera delirando, habían dicho tantas cosas injustas, crueles y absurdas. En ambos se hacia sentir con fuerza el egoísmo de los desdichados. Los desgraciados son egoístas, malvados, injustos y menos capaces de comprenderse entre si que los tontos. La desgracia no une, sino que separa a los hombres; incluso, en aquellos casos, en que al parecer los seres humanos deberían estar ligados por un dolor análogo, se cometen muchas más injusticias y crueldades que entre gentes relativamente satisfechas".

Más contenidos sobre este tema




Lo más...
 
Opinión