x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Contra la libertad en internet

Publicada el 15/03/2013 a las 06:00 Actualizada el 15/03/2013 a las 06:43
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

O al menos en la misma medida en que otros claman por la libertad en Internet. Porque, ¿la libertad de quién y para qué? ¿La libertad de Twitter para cerrar la cuenta de un tipo que se hace pasar un rato por el papa Francisco? Y si alguien se hace pasar mañana por mí, ¿también clausurarán su cuenta? ¿Quién decide? ¿Quién regula?

Ha llegado el momento de que pidamos, sin que se nos considere por ello trasnochados, intervencionistas o maléficos, que se ponga freno a la efervescencia con que en otro tiempo recibimos la promesa de encontrar en Internet la tierra prometida de la libertad verdadera, una suerte de utopía marxista en la que los ciudadanos podríamos desarrollar el sueño de una sociedad sin clases, en la que la democracia verdadera podría manifestarse por fin sin la intromisión de los poderes dominantes.

No: Internet está convirtiéndose en –es ya, de hecho– un lugar dominado y controlado por un puñado de poderes sin legitimidad pública alguna. Esta semana hemos vuelto a notar los síntomas de ese hecho lamentable. Hace un par de días, lo del papa. El martes, aquí en Washington leo en la primera del New York Times que Google reconoció ante 38 de los Estados Unidos, que había violado el derecho a la intimidad de los ciudadanos cuando utilizó contraseñas, direcciones de email y otra información personal mientras recogía datos para su Street View, un programa –por lo demás maravilloso– que permite mapear calles, ciudades, monumentos y pistas de esquí, por ejemplo. Google ha acordado pagar una multa ridícula (para las cifras que maneja la compañía) de siete millones de dólares, en un acuerdo extrajudicial. Hace poco conocíamos también, gracias al profesor Kosinski y sus colegas del Centro de Psicometría de la Universidad de Cambridge que, con un más del 80 por ciento de precisión, con los datos que incluimos en Facebook cualquiera puede adivinar si somos homosexuales o heterosexuales, si simpatizamos con la izquierda o con la derecha o cuál es nuestro origen étnico. Con algo menos de exactitud, pueden saberlo casi todo de nosotros. Lo llaman “ciencia social computacional” y es, según parece, el eufemismo que se utiliza para cobrar unos 70 euros por la información completa de cada persona que vaya dejando su rastro en la red. Al mismo tiempo, un avispado ya ha anunciado que prohibirá que en su cafetería (cercana a la sede de la compañía en California) nadie entre con las gafas de Google, que permiten básicamente grabar todo lo que sucede alrededor del usuario y colgarlo en tiempo real en la web, sin que nadie se percate.

Hace pocos días que se vende ya el nuevo libro del siempre contestón Evgeny Morozov, To save everything, click here ( algo así como “Para resolverlo todo, haz click aquí”), una magnífica vacuna contra los ciberutópicos que tanto se prodigan, y que se enorgullecen de ese eslogan estúpido, promovido por la propia compañía, que dice que Facebook es una de las mayores naciones del mundo por el número de sus habitantes, sin preguntarse quién gobierna tal nación y con qué legitimidad. También en estos días hemos podido ver qué se esconde detrás de esa reivindicación ingenua de quienes claman por el derecho a bajarse música gratis, leer cualquier cosa gratis o ver películas gratis: los intereses espurios de algunas empresas que se benefician particularmente de ese tráfico y que están interesadas en canalizar hacia ellas el negocio potencial de esos sectores. Lo cuenta Robert Levine en Parásitos, que acaba de aparecer.

Algunos creían que Internet traería la conversación política y social sosegada y equilibrada y lo cierto es que ha reforzado el pandillerismo más primario. Esos mismos creían que restaría poder a las grandes empresas tradicionales, y lo cierto es que lo ha trasladado a un puñado de compañías estadounidenses cuya única diferencia de estilo con las viejas corporaciones es que sus directivos de ahora visten camiseta y calzan zapatillas de deporte. Algunos se apresuraron a anunciarnos la belleza de la movilización horizontal de la gente (“¡Aquí llega la multitud…!: libre, optimista, sin intermediarios, a hacer pacíficamente la revolución”). Y nos hemos encontrado un sofactivismo, como yo traduzco el llamado slacktivism anglosajón, que ni pincha ni corta.

Me manifiesto aquí contra esa libertad en Internet. Esa libertad aparentemente inocua, que está poniendo lo que antes estuvo en manos de poderes legítimos y bajo controles legítimos, en manos de unos pocos tipos que no sabemos quiénes son ni qué traman con nuestros datos o nuestra actividad en la red. Serán muy modernos, irán de libertarios y llevarán zapatillas, pero la vieja y denostada y ajada política debería poner coto a sus ambiciones.
Más contenidos sobre este tema
Etiquetas




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • Natalino Natalino 16/03/13 00:37

    Opino como Josechu. Hace tiempo que no leo comentarios en la prensa digital, salvo los del New York Times. ¿Seremos un país de zotes? No, creo más bien que en España el sistema permite que haya gente que utiliza el espacio de debate para otras cosas, como desahogarse con insultos, descalificaciones personales y prejuicios sin contrastar. Creo que la salida es un moderador con capacidad de filtrar las aportaciones, la libertad amparada en el anonimato arrasa este y cualquier otro foro digital. El que ve que sus burradas no se publican se irá a dar la tabarra a otra parte.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    0

    • angeles  g angeles g 19/03/13 00:57

      Eso sí que es coherencia no lees comentarios en la prensa digital, pero los escribes.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • Natalino Natalino 19/03/13 22:46

        Bien visto. Salvo que tampoco los escribía, he sido un lector pasivo hasta ahora. Me animó ver el tono de las intervenciones y el deseo de que en infolibre se pueda debatir argumentando. Un saludo

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • josechu josechu 15/03/13 17:47

    Hablas de una cuestion en la que tienes toda la razón. pero te voy a plantear otra. El primer o segundo día de infolibre en funcionamiento se me ocurrió participar con un comentario sobre la película de Almodovar, a lo mejor lo puedes ver todavía. Criticaba a un comentario de alguien que decía que Almodóva era amigo de Bono, y de los altos cargo soialistas de la region, y que por eso hacía cine. Se me ocurrió plantear que pensaba que esto de infolibre iba a ser de gente con un poquito más de nivel de lo que se ve por otras webs, no en plan elitista, sino en plan más racional. Pues inmediatamente hubo alguien que mentó la libertad hasta para decir idioteces. Alabando la labor del moderador porque por lo menos no había censurado el comentario falaz del odiador profesional de Almodóvar. Se me han quitado las ganas de comentar más. Estamos en la línea del país, que salvando a cuatro, no dice más que tonterias trufadas de insultos y comentarios basureros, incluidos algunos políticos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • rauccio rauccio 18/03/13 15:28

      He tenido una experiencia parecida a la tuya. Hay demasiadas personas que utilizan los espacios de opinión para insultar y mentir sin avergonzarse. En el caso de Pedro Almodóvar al que considero un gran director, sus películas se ven en todo el mundo, ha ganado un Oscar se ha visto durante estos días atacado sin piedad y sin argumentos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • seldon851 seldon851 15/03/13 12:39

    Estoy de acuerdo en que existía un cierto "ciberutopismo". Internet no es perfecto. Sin embargo tengo que decir, que la red no ha dado todo lo que tiene que dar.  Tiene mucho que ofrecer en la democracia que queremos mañana. Y dada la baja calidad de los legisladores que tenemos hoy día, y el conocido interés de EEUU de legislar por nosotros, es normal que reaccionemos con miedo y llevándonos las manos a la cabeza ante cada acción de estos seres políticos. A la realidad me remito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • vicoposa vicoposa 15/03/13 09:56

    Toda la razón, no sólo en internet, la clave está en esa vieja frase casi olvidada y que a veces nos ha llegado a resultar hasta reaccionaria: ¿libertad de qúién y para qué?. Es una prueba más de que no toda libertad es positiva. Salud y res publica

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • seldon851 seldon851 15/03/13 12:51

      Pues estamos en un momento donde precisamente se empieza a recortar esa libertad o libertinaje. Y lo está haciendo el ministro Wert, nada menos. Internet, es como la calle. Si bajas a la calle, te puedes encontrar hoy mismo al amor de tu vida y también te pueden robar la cartera. Lo que está claro, es que no me imagino muchos movimientos sociales que se están dando ahora, sin internet, muchos de ellos incumplen algunas leyes. Según la ambigua LPI en vigor, ahora mismo podemos buscarle las tres patas al gato y cerrar/bloquear INFOLIBRE.es por vía administrativa, es poco probable, pero ahí está. Internet es joven y aunque nosotros vivamos con ella, hay que recordar que su implantación y su uso avanzado es todavía escaso, existe mucha población excluída, y luego está la apatía tradicional de los españoles por la política, cosa que es tema aparte y que poco a poco va cambiando. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.