X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de voz

Un problema para cada solución

Publicada 10/05/2013 a las 19:40 Actualizada 10/05/2013 a las 22:22    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 4

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al personal que se aleje del “trazo grueso” en las declaraciones sobre el aborto, “porque es un debate –ha dicho– en el que se mezclan muchas cosas y muchas opiniones”. Obvio. En eso consiste un debate, en la contraposición de datos, argumentos y opiniones. Lo que intenta esquivar la vicepresidenta es precisamente el trazo más grueso de este asunto: el hecho de que el debate surge por la decisión del Gobierno, a través del ministro de Justicia, de retroceder a la legislación de 1985 en materia de interrupción del embarazo.

Puede que se trate de la segunda de las conocidas “Diez estrategias de manipulación mediática” identificadas por el lingüista y filósofo Noam Chomsky: “Crear problemas y después ofrecer soluciones”. Primero se sitúan los focos sobre un supuesto problema, exista o no, con el fin de provocar una reacción social, a la cual se ofrece luego una “solución” para el problema creado.

No existía en España una inquietud generalizada por la legislación de plazos sobre el aborto aprobada en la anterior legislatura. Iba en la línea de la que regula el derecho a la interrupción del embarazo en la mayoría de los países avanzados. Pero el PP, en su estrategia para acceder al poder en 2011, no se conformó con el harakiri que el propio Gobierno socialista se hizo en materia de política económica. Mariano Rajoy en persona anunció que cuando llegara al Gobierno no sólo solucionaría el paro sino que también eliminaría la asignatura de Educación para la Ciudadanía o derogaría la Ley del Aborto. Se trataba de captar el voto centrista de los cabreados o decepcionados con Zapatero y también de los sectores más ultraconservadores, jaleados desde la Iglesia católica sin descanso. En expresión castiza del Lazarillo de Tormes, “maldita la gota que se desperdicie”.

Quién ha creado el debate

Aunque el programa electoral del PP fue en materia de aborto tan ambiguo como en otras muchas, lo cierto es que el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, no perdió un minuto en desprenderse de ese aura supuestamente progresista del que presumió durante años, con la ayuda inestimable del grupo Prisa. Fue llegar al Gobierno e intentar ir siempre un par de pasos por delante a la hora de proponer las leyes más reaccionarias del Ejecutivo, como si quisiera ganarse el aplauso de quienes desconfiaban de su pedigrí conservador.

Sorprende (o no tanto) que ahora la vicepresidenta o Mariano Rajoy pretendan “poner calma” en el debate sobre el aborto. Quien lo ha azuzado trabaja a sus órdenes. Quizás en su día no esperaban que la reacción social ante el recorte de derechos a la mujer o la vuelta a la criminalización de los médicos fuera tan intensa como hoy lo es. Que algunos sectores del propio PP, aunque lo digan en voz baja, no comulgan con medidas inspiradas por la Iglesia o por el Opus Dei, tampoco es nuevo.

Así que hay más motivos para pensar en la inspiración definida por Chomsky que en casualidades o sorpresas. Primero se anuncia que se impedirá el aborto en menores sin autorización de los padres; después que se anulará la ley de plazos; luego que ni siquiera la malformación del feto permitirá el aborto legal... Y ahora reclama la vicepresidenta “más sensibilidad” y un “debate sereno, con argumentos jurídicos y serios”. Nada de comparar el aborto con el nazismo. O decir que las mujeres que más abortan son las que tienen menos estudios. ¡Por favor! Seamos serios. Una vez creado el debate, o sea el problema, es la hora de soluciones “sensatas”.

Queda abierta una incógnita similar a la del aplazamiento de la ley Wert. Tras el debate provocado y la sonora respuesta social, habrá que comprobar en qué quedan unas reformas que quizás pretendan colarse como sensatas o moderadas rebajando simplemente alguno de los puntos más extremos.



Hazte socio de infolibre



4 Comentarios
  • JOSEMAR JOSEMAR 16/05/13 06:55

    Aun cuando la mona se viste de seda , mona queda.Por el poder se hace cualquier cosa en el PP, pero cuando llega la hora, cada mochuelo a su olivo.De casta le viene al galgo, ha sido , es y será,un trepa, ambicioso y falso demócrata.........................pero tiempo al tiempo......................morirá con sus propias armas

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Luisorro Luisorro 15/05/13 20:29

    El progresista Gallardón, se ha retratado con los temas ABORTO y TASAS JUDICIALES. Si a partir de ahora engaña a alguien, es por que alguien quiere dejarse engañar. Además de su supuesta progresía, no debemos olvidar en cuantos miles de millones de euros en números rojos ha dejado el Ayuntamiento de Madrid.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Belley Belley 11/05/13 09:12

    De acuerdo en todo, hasta en las comas. Este gobierno no sólo es una pandilla de corruptos; son también lo más rancio y casposo que jamás haya parido madre (todo mi respeto para ellas, que no son responsables de haber parido semejante prole).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Calabazon Calabazon 11/05/13 00:41

    No puedo estar más de acuerdo con este artículo. El PP, siempre, trata de crear problemas donde no los hay para luego, jugando con la ignorancia u olvidos de la ciudadanía, echar un paso atrás pero siempre dando dos pasos adelante en sus posiciones ideológicas. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • Buzón de Voz Jesús Maraña Jesús Maraña

    Seis días para evitar el destrozo del 155

    El decreto del 155 (duro, para nada light) quizás logre restaurar la legalidad en Cataluña a corto plazo, pero es prácticamente imposible que consiga recuperar la convivencia democrática rota por un nacionalismo excluyente y un electoralismo conservador implacable. Al contrario.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Dialogar, ¿entre quién?

    Habrá que buscar una verdad alternativa y transitoria, un relato y un poder que le devuelvan la dignidad a la política y al ser humano. No podemos prescindir de la ilusión, no podemos normalizar la catástrofe.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    Será demasiado tarde

    Ahora, ante los fuegos del norte, nos echamos las manos a la cabeza, pero llevamos décadas de maltrato ciudadano, de egoísmo de especie y de pésima gestión política.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre