X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




desde la tramoya

Infiltración semántica

Publicada 31/05/2013 a las 06:00 Actualizada 30/05/2013 a las 22:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 2

Cuentan las noticias de estos días que la izquierda europea está peleando “contra la austeridad” impuesta por las autoridades comunitarias. El problema de tal afirmación es que con dificultad puede estar un ciudadano corriente “contra la austeridad”. La austeridad, por definición, es buena: el austero, dice el diccionario, es “severo, rigurosamente ajustado a las normas de la moral”, o también “sobrio, morigerado, sencillo, sin ninguna clase de alardes”. Antónimos de “austero” son disoluto, débil, espectacular, esplendoroso, extremo, licencioso, soberbio, voraz, suntuoso… La austeridad, por lo demás, es una cualidad asociada implícitamente al imaginario conservador.

He aquí un ejemplo de última hora de lo que desde hace años llamamos “infiltración semántica”. Los conservadores han logrado entrar en la semántica de la izquierda, que ha terminado por aceptar el concepto, aunque fuera para negarlo infructuosamente. Tanto es así, que algunos han tenido que inventar términos imposibles, como “austericidio”. Ahora va a resultar que un progresista tendrá que optar por “matar la austeridad” como línea de su programa político. De locos.

Hay abundantes ejemplos de infiltración semántica. Quienes defendemos el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad hablamos con naturalidad de los colectivos, las asociaciones o las manifestaciones “pro vida”. Los conservadores se han infiltrado en nuestra semántica, y explícitamente aceptamos que ellos están “por la vida” y nosotros no. Los nacionalistas se han infiltrado en el lenguaje de sus adversarios y han logrado colocar el “derecho a decidir” para esconder el programa independentista, y han logrado poner así a un partido tan honorable como el PSC en la tesitura de tener que contestar si está o no a favor de algo contra lo que nadie puede estar: “el derecho a decidir”.

Acabo de publicar, con el apoyo de la Fundación Ideas y bajo el sello de Edhasa, el libro Frases como puños, una constatación científica del enorme poder de las palabras en la construcción social de la realidad. Si decimos “funcionario”, “sindicato” o “mercado”, la gente se sitúa en línea con las ideas conservadoras. Pero si decimos “médicos y maestros”, “representantes de los trabajadores” o “especuladores”, el perezoso cerebro humano se acomoda más fácilmente a los postulados típicamente progresistas.

Cuando el lenguaje se ha extendido y ha colonizado una sociedad, y cuando ha logrado infiltrarse en el imaginario del adversario, ya es difícil sacarlo de ahí. Quizá resulte imposible negar ya que estamos en una batalla imposible “contra la austeridad”, y no tengamos más remedio que librarla. Pero los progresistas del mundo harían bien en reconocer que las palabras no son objetos inofensivos y su tratamiento cosas del marketing. No: las palabras son la materia prima de la política y poderosas armas de influencia en el orden social. En las escuelas de negocios, en las iglesias y en los think tanks conservadores, hace mucho tiempo que se aplican en su uso inteligente.


Hazte socio de infolibre



2 Comentarios
  • Tio Gilito Tio Gilito 05/07/13 14:58

    Muy bueno D.Luis, y como todo tiene su origen, en este país se lo debemos al Sr. F. Gonzalez con sus "eufemismos". Y tanto los azules como los rojos reversibles (de azul) vieron la oportunidad en los "planes" de enzeñanza, que han dado lugar a que: los políticos no sepan de conceptos ( y sin mosca), el fracaso escolar, maestros con faltas de ortografía, rótulos en T.V. con faltas ortográficas, amén de diplomáticos, médicos, abogados... Si eliminas el concepto... qué queda?? El ignoricidio?? Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jjosse jjosse 01/06/13 09:34

    Magnífico articulo. Pero, ¿qué podemos hacer para cambiar este estado de cosas? Es cierto que la inmensa mayoría de personal funcionario de este país son médicos, enfermeras y maestros. Sin embargo, para atacar a los empleados publicos, se sigue utilizando el estereotipo colectivo del funcionario de ventanilla y del "vuelva usted mañana". La derecha ha insultado a unos y a otros para justificar sus recortes, pero lo que le interesaba era justificar la destrucción de lo público. También llama externalización a la privatización. Otra infiltración semantica. Gracias por su reflexión.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.